Eduardo Benet Castellón: poeta mambí de Cienfuegos

El 1ro de julio de 1878 nacía Eduardo Benet Castellón en la urbe portuaria de Cienfuegos. Era hijo de Mercedes y Antonio,un matrimonio con ancestros de raíces francesa e hispana.

La madre le enseñaría las primeras letras. Los Benet Castellón gozaban de suficiente solvencia económica y podían pagar la  educación de Eduardo en el colegio privado San Carlos, de primera y segunda y enseñanza, cuyo director era Félix Valdés Morrillo. En esta época apareció el interés de Benet por el texto escrito, la lectura y una especial afición por la poesía.

Los buenos resultados académicos, el afán de superación y la disciplina caracterizan su vida en la adolescencia. Pronto le atraerían a Eduardo Benet la pesca, la caza, la literatura y los asuntos políticos. Esto último motivado por amigos, cuyos familiares eran patriotas de la Guerra de los Diez Años. En círculos íntimos se involucra en el debate político y muestra simpatía hacia las ideas independentistas delos textos de José Martí y Pérez.

Los padres disponen enviarlo a estudiar a Estados Unidos. En la decisión de los padres de Eduardo parece haber influido también el tío paterno Antonio, un hombre ligado al mundo del azúcar y el comercio con EE.UU. Apenas tiene 15 años  cuando desembarca en Boston y comienza allí estudios de nivel medio superior.

En la confrontación de las realidades políticas que marcan la vida cotidiana en Cuba y Estados Unidos, Benet Castellón va conformado un pensamiento nacionalista de raíz patriótica basado en “los principios de igualdad jurídica, confraternidad étnica y libertad política”, que entenderá mucho mejor al escuchar la prédica de Martí en New York. Pronto se convierte en uno de sus fervientes seguidores, y cuando estalla el alzamiento independentista del 24 de febrero de 1895 busca la manera de llegar a Cuba. En esos afanes los sorprende la muerte de Martí en Dos Ríos. Sin embargo, no cesa en su empeño de tomar las armas y regresa a Cienfuegos a fines de ese año.

El 1ro enero de 1896 sale Eduardo Benet para la manigua con solo 17 años de edad y en contra de la voluntad de la mayoría de sus familiares. Lo incorporan entonces a la multirracial fuerza de la Brigada de Cienfuegos. Vendrán años en que combate bajo las ordenes de los jefes Alfredo Rego, Serafín Sánchez, José Rogelio Castillo, José Braulio Alemán, Alejandro Rodríguez, Rafael Cabrera, José María Rodríguez, Enrique Loynaz del Castillo e Higinio Esquerra. No le resulta fácil al joven, carente de la afición a las armas, estar a la altura de las exigencias militares, pero el cumplimiento del deber patrio lo convirtió en el soldado aguerrido de excelente puntería y voluntad inquebrantable que destaca en la derrota del ejército colonial hispano y que jamás estuvo de acuerdo con la intervención norteamericana en Cuba. Son tiempos en los cuales escribe sus primeras poesías y alcanza el grado de Alférez.

En los años de la República neocolonial se desempeñó como empleado público y destacó por su actitud honesta. Se casó en 1900, según el ritual católico. Comienza entonces a conocérsele en los círculos literarios de Cienfuegos y publica en periódicos y revista sus poemas. Corren años en que polemiza con intelectuales de renombre como Hilarión Cabrisas, Pedro López Dorticos y Agustín Acosta.

Eduardo Benet Castellón enfrentó la corrupción político-administrativa y la represión violenta contra el Partido Independiente de Color. Igualmentese negó a formar parte de los partidos tradicionales en pugnas. Entonces, políticos liberales le cesantearon como tesorero del Ayuntamiento de Cienfuegos, en 1914, y debió marchar a Lajas con su esposa y cuatro hijosen busca de trabajo.

En 1923 publica su libro de poesía De mi Musa. Años después regresaría a Cienfuegos para trabajar en la Aduana hasta su jubilación. En ese tiempo publica Plumas al viento, Del remanso y el ensueño y El sembrador de esperanza. Luego las atrocidades del nazifascismo que condujeron a la Guerra Mundial provocan su repudio, expresado en su texto poético Bandera Blanca. Después vendrán Voces de la cima, El Jardín de la Inocencia y otros siete libros.

Los allegados constataron suacérrima posicióncrítica con los gobiernos corruptos de Menocal, Machado y Batista. Su acendrado patriotismo, en lugar de disminuir con el tiempo, parecía revitalizarse con las injusticias. Fiel a sus ideales el anciano veterano apoya la lucha revolucionaria encabezada por Fidel Castro contra la dictadura batistiana que pisoteó la Constitución de 1940. En su casa conspiraban familiares y amigos de las organizaciones revolucionarias insurreccionales.

Pasados 60 añosde su experiencia insurrecta, a Benet la situación del país parece motivarlo a escribir la novela histórica infantil Birín, llena de referencias autobiográficas a su adolescenciamambisa, que se me antoja un llamado a la lucha revolucionaria en tiempos de tiranía. Dicha novela resultó apreciada con justeza por Cintio Vitier, Fina García Marruz, Agustín Acosta, Bienvenido Rumbaut, Alcides Iznaga y Samuel Feijóo, entre otros escritores,

Arquetipo del veterano mambí partidario de la República “con todos y para el bien de todos”, Eduardo Benet recibe con alegría el triunfo del 1ro de Enero de 1959. Intelectual martiano de firmes principios nacionalistas y patrióticos que goza del reconocimiento popular, apoya las medidas del gobierno revolucionario y rechaza, como Martí y Maceo, la injerencia norteamericana en los asuntos de Cuba.

Permaneció el poeta mambí firme en sus ideales revolucionarios cuando otros flaquearon hasta su fallecimiento,acaecidoel 3 de septiembre de 1965 en Cienfuegos.

*Presidente de la Uneac en Cienfuegos.

Orlando García Martínez

Escritor, historiador y presidente de la filial cienfueguera de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

3 Comentarios en “Eduardo Benet Castellón: poeta mambí de Cienfuegos

  • el 3 julio, 2020 a las 10:36 am
    Permalink

    Qué útil resulta la Historia, contada, narrada y cronicada por los historiadores, no debe faltar un espacio en la prensa para traer a colación nuestras memorias. Seria muy bueno publicar esras investigaciones en nuestras editoriales, gracias Orlandito por tu acucioso trabajo

    Respuesta
  • el 1 julio, 2020 a las 11:49 pm
    Permalink

    Le sugiero a las autoridades de la cultura en la Provincia y en especial al Centro Provincial del Libro, que realicen un esfuerzo por publicar y divulgar la obra poética y literaria de Eduardo Benet Castellón, para que nuestro pueblo, no sólo el pueblo cienfueguero sino el de toda Cuba pueda apreciar la sensibilidad y el patriotismo de su obra, ya que por ejemplo escribió versos a la mujer pinareña, habanera, matancera, villareña, camagueyana y oriental.

    Respuesta
  • el 1 julio, 2020 a las 11:40 pm
    Permalink

    No tuve la dicha de conocer a este ilustre poeta, patriota, revolucionario y martiano al que me unen lazos familiares, pues cuando falleció aún yo no contaba con 4 años de edad, pero he tenido la posibilidad de conocer de su vida y obra poética a través de mi familia, principalmente de esa auténtica cienfueguera que es María Dolores Benet León (Mariloli) y el autor del presente trabajo periodístico Orlando García Martínez ambos protagonistas también de un reportaje del Telecentro Perlavisión de la serie Semilla Nuestra dedicado a este insigne patriota quien fuera Secretario del Ayuntamiento durante la República por más de 20 años, el que desee conocer de su vida y obra le recomiendo ver este documental titulado Estuardo Benet Castellón y la Voz de su Conciencia, e indague en nuestra Biblioteca Provincial sobre su obra poética y literaria.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir