Doscientas perlas para un collar: sentimientos a flor de piel
mié. Jul 17th, 2019

Doscientas perlas para un collar: sentimientos a flor de piel

El libro "Doscientas perlas para un collar" es un canto a la vida y a la historia de esta bella y maravillosa tierra.

El libro "Doscientas perlas para un collar" es un canto a la vida y a la historia de esta bella y maravillosa tierra.

Cienfuegos, ciudad de encantos y de magia, es seductora como pocas. Sus excepcionales valores naturales y patrimoniales emergen como conchas sobre el mar, en el centro sur de Cuba. Dueña absoluta de la gran Bahía de Jagua, definida entre el mar, la montaña y el llano. Su reconocimiento nacional e internacionalmente como la “Perla del Sur” y “La Linda Ciudad del Mar” nos ufanan, a partir de sus grandes atributos urbanos, arquitectónicos y ambientales, simbiosis naturales que armonizan con sus tradiciones y su rico patrimonio intangible, lo cual la convierte por derecho propio en un sitio paradisíaco y de atracciones máximas.

Ella cumple doscientos años, naciendo de esta manera la feliz idea de cantarle a la ciudad, con la poesía y el amor de sus mejores hijos; junto a otros que la han hecho suya se engendra entonces el libro Doscientas perlas para un collar, cual canto a la vida, a la historia de esta bella y maravillosa tierra. Este sueño en forma de poesía que se les regala aquí salda una deuda que no se había podido satisfacer.

A  través de sus sentidas y apasionadas páginas se plasman los sentimientos a flor de piel. Doscientas perlas fueron ensartadas por el concierto de octosílabos que definen un collar, con el mismo azul que envuelve la ciudad y su malecón -muro peculiar, viejo cura de cemento que bendice el casamiento de la tierra con el mar- coronado por su joya más preciada su maravillosa y culta gente, que la enaltece, bendice y protege.

La décima tiene siglos de estar arraigada en la piel de los cubanos, desde los que lucharon por la Independencia, nuestros campesinos y los propios citadinos, hoy nuestro pueblo, formando un todo,  tiende el cantar como hilo conductor de sus sentimientos y deseos; en ella se agolpan e incorporan valores patrióticos, sociales y culturales de nuestras vidas, virtudes que identifican este modo de decir de la décima cubana, argumentos sólidos de identidad válidas para que la Unesco declarara al género Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Del rico patrimonio intangible, como también se le conoce, surge la genial idea para celebrar originalmente este advenimiento y sin precedentes algunos, sus dos siglos de existencia, a través de un libro fruto de la mano de una persona especial: Pablo Peña Martínez, “hombre que ha bebido tanta décima que parecen octosílabos y no sangre las que mansamente han hecho cauce en sus venas”; ha hecho suyo este sueño y las ha compilados con excelencia, líder, promotor cultural natural, de la décima y el punto cubano.

Todo ello fue posible junto a la sabiduría y el entusiasmo contagioso de su grupo asesor, compuesto por los destacados y reconocidos poetas: Alberto Vega Falcón, Ariel Fernández Rodríguez, Jorge Sosa Bermúdez, Lázaro García Gil, Marcos David Fernández y Yusbiel León Valdivié, quienes incorporaron todos sus anhelos y emociones  para que cada perla fuera bien colocada en nombre de aquellos que a lo largo de dos centurias elevaron su amor convertidas en obras poéticas de alto vuelo y sentimiento sin límites.

Todos ellos, cobijados bajo el manto del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Cienfuegos, convocaron  al Concurso “Doscientas décimas por los doscientos años de la ciudad”; es necesario mencionar que en abril del 2018, surgió esta idea maravillosa, desarrollada en los meses siguientes, con el progreso de los procesos iniciales del Proyecto, se tocaron puertas y se fueron incorporando progresivamente en orden creciente lo que nos habla del poder de convocatoria que ha tenido este singular homenaje.

En respuesta al llamado de la madre tierra, del monte, del llano y su encantadora ciudad, como motivo central de inspiración, rápidamente concurrieron 130 decimistas que presentaron sus propuestas; de ellos 35 fueron  mujeres y 95 hombres, todas de gran calidad y belleza. Fueron clasificadas para figurar en el libro en cuestión, por las exigencias del mismo, en cuanto a cantidad y temáticas abordadas para cantarle a la ciudad, 17 mujeres y 50 hombres.

De las 200 décimas convertidas en las perlas de este collar que se entrega en forma de libro, 31 de ellas corresponden a mujeres y 169 a hombres. La convocatoria y selección final de las que se plasman en el mismo, le dio cabida a todas las regiones del país y fuera de él, como una gran familia, representando a las provincias de Pinar del Río, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Ciego de Ávila, Holguín y de cubanos radicados en Estados Unidos.

Este libro nació, con la suerte de ser la voz de quienes habitan y sudan las calles y los campos, para después cantar, motivados y con mucho amor desde lo más profundo de su corazón, cual  custodios de la decima, como arma de combate y de resistencia, del hombre que hace pueblo, se convierte así en su verdadero protagonista. Este muestrario que invitamos a disfrutar está validado por conocedores y especialistas como una verdadera joya que merece la pena atesorar. Siendo un  regalo que ponemos a su consideración, resultado del trabajo desarrollado por poetas amantes de su rica historia y la herencia cultural amasada desde la colonia hasta el Cienfuegos de hoy, que reunidos con sus mejores hijos nos hacen sentir cada día, más orgullosos de esta paradisíaca ciudad, a través de las décimas, su infinito amor para las presentes y futuras generaciones.

Para concluir este homenaje a nuestra fabulosa patria chica, nada mejor que la voz y el sentimiento de los propios poetas que lo han fertilizado para compartirlo con todos: “Cienfuegos ciudad de violines y altar, te hiciste perla marina bajo ordenanzas hispanas y pensamiento francés, gitana peninsular y novia afrancesada, coqueta española tras un galante francés, alabastro marino , jardín de luz, modelo de arquitectura, concha del sur y novia mía, más me gusta a mi Cienfuegos por ser cubano, orilla de mar y asfalto, marinera que te asomas, Castillo de Jagua misterio de un mar de espuma, te besa  canta en el mar la sirena,  perla azulina encima del mar sentada con su cintura de sirena, es una india desnuda, una perla que ilumina, del fondo del mar Caribe, estrella patrimonio universal, ciudad que besa los labios del mar, cuantos sueños han pasado, se rompen chorros de agua, de leyendas y mitos, única perla con cien fuegos encendidos, teatro de tradición y cultura, salve reina de mis sueños, ternura que se hizo flor, hoy antillana extraída de la concha de ilusión, colonia, villa y ciudad, aquí tengo mi lugar, mi son y mi poesía, una perla por la paz iluminada, de una luna, novia helada, cristiana cruz mágica al viento de fe, trabajo y unión, tierra que me crece adentro y que nunca me termina, ante tu vientre de mar praxis leyenda, bembé, linda ciudad hija de mar y la brisa el sur la hospitalidad, la ciudad altar de la belleza francesa y de guajira, dormirme junto a tus flores y despertarme en tus alas, perla sureña, te hicieron crecer de prisa, novia playera del caribeño crisol, mulata, llena de sal y de brida marinera, dos siglos de floración, modernidad y tradición, con más de cien resplandores, de perla y luz por dioses concebidas, mi Fernandina, mi edén, el mar tu cuerpo satura, el Prado es tu arteria aorta, en un muro peculiar viejo cura de cemento que bendice el casamiento con el mar, malecón confidente de cemento, por tu bahía el Juraguá navega, Cienfuegos de juventud, como un encaje dorado, con sombrero y con bastón, la décima campesina es tu novia permanente, la dama azul resucita, de un emperlado collar nacen décimas cubanas, lecho de rosa y bahía, Cienfuegos canto de mar y de monte, de guitarras y laúdes”.

*Conservador de la Ciudad de Cienfuegos.

Noticias relacionadas