Dos hombres extraordinarios en el recuerdo histórico

0
251

Dos hombres extraordinarios concurren hoy en el recuerdo histórico. José Maceo Grajales, caído en combate el 5 de este mes, en 1896 y Bonifacio Byrne, poeta de la libertad, fallecido este propio día, en 1936.

En Loma del Gato, Santiago de Cuba, una bala española tronchó la vida del Mayor General José Maceo Grajales, quien por su audacia y combatividad era llamado “el león de 0riente”.  En 1868 comenzó su carrera militar junto a su hermano Antonio. Discriminación por el color de la piel, prisiones, destierros, persecuciones e intrigas le forjaron un recio carácter que puso a prueba durante las tres guerras de independencia.

De José Maceo escribió Máximo Gómez: “Rara vez en nuestra vida militar se encontrarán unidos en un hombre los nobles dones del sentimiento, desinterés, lealtad y abnegación y las grandes virtudes marciales: el valor, la subordinación, la hidalguía… Nunca faltó a sus deberes como cubano. Después de a su hermano Antonio, fue a mí al que más quiso. Murió derribado de su caballo para aparecer mañana más alto y hermoso en la historia de la Patria”…

José Maceo, el León de Oriente; Bonifacio Byrne, el poeta de la Bandera.
José Maceo, el León de Oriente; Bonifacio Byrne, el poeta de la Bandera.

Bonifacio Byrne nació en Matanzas en 1861 y de poeta intimista evolucionó hacia la poesía al servicio de la independencia cubana, expresando en hermosos versos sus más íntimas convicciones y sentimientos.

La más famosa obra poética de Byrne es el poema “Mi Bandera”. Al regresar de un forzado exilio al que fue condenado por los españoles por sus expresiones independentistas, Byrne en 1899, desde el barco que lo traía de vuelta a la Patria, divisó la bandera norteamericana en lo más alto del Morro habanero. Fue entonces que surgieron las dolientes estrofas impactantes, con su magnífica imprecación: ¡Que no deben flotar dos banderas / donde basta con una: ¡la mía! /

Ahora que vemos a personas que proclaman su personal estulticia vistiendo como ropajes la bandera del país que durante siglos ha ultrajado y afectado al nuestro y a tantos del mundo, vale la pena recordar algunas de las estrofas de “Mi Bandera”, la última de las cuales Camilo Cienfuegos, declamó en su último discurso público.

A los jóvenes cubanos dedico fragmentos de estos versos imperecederos de Bonifacio Byrne.

MI BANDERA

Al volver de distante ribera / con el alma enlutada y sombría

afanoso busqué mi bandera   /   y otra he visto además de la mía.

¿Dónde está mi bandera cubana / la bandera más bella que existe?

Desde el buque la ví esta mañana / ¡y no he visto una cosa más triste! / Con la fe de las almas austeras / hoy sostengo con honda energía / que no deben flotar dos banderas /   donde basta con una ¡la mía! (…) /   ¿No la veis? Mi bandera es aquella   / que no ha sido jamás mercenaria / y en la cual resplandece una estrella / con más luz cuando más solitaria. (…)   / Si deshecha en menudos pedazos /   llega a ser mi bandera algún día,   /   ¡nuestros muertos alzando los brazos   /   la sabrán defender todavía…!

Dejar respuesta