“Doctora, sin vocé, no soy nadie”

0
560
Carolina y su tía son integrantes de una familia muy carente y con discapacidad mental. /Foto: cortesía de la entrevistada

Antes de salir para Cuba, los vecinos de la favela de Manguariba, en Río de Janeiro, quisieron que la doctora Yuniely Moré Vázquez trajera consigo una parte de ellos. Cuando supieron que regresaría antes de la fecha prevista, porque el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, dudó de sus capacidades, hubo conmoción general entre la mayoría de los pacientes que atendía la médico general integral.

Entre ellos evoca Yuniely la conmovedora despedida de dos de las más asiduas a su consulta.

Carolina se llama —dice emocionada mientras muestra un dibujo con trazos infantiles. Ella es una paciente de 22 años, con retraso mental. Me dijo que me había pintado, para que la recordara, y que estaba muy triste, porque yo iba embora*, que qué iba a ser de ella… Y me hizo este presente que lo guardaré…”.

¿Qué va a ser de ella ahora?

Yo estoy muy preocupada porque entender a Carolina es difícil, casi no habla, y su mamá me decía que yo, entre risas y con mucha paciencia, era la única que la sobrellevaba, porque había creado con ella mucha afinidad y a su edad no hay instituciones que la acojan; además, las personas que dependen del SUS (Sistema Único de Salud) en ese país, no tienen acceso a ese tipo de atención especializada.

Esa es una familia muy carente y con problemas de retraso mental; su tía Denilse, quien también sufre de discapacidad mental, igualmente me dio como presente un dibujo… y por eso para mí dejarlas ha sido muy duro”.

Dra., regrese, que sin vocé, yo no soy nadie” /Facsímil: de la autora

Más de 3 mil brasileños de la comunidad carioca de Santa Cruz, en Río, además de pacientes, fueron amigos de la doctora cienfueguera, y la protegieron en un ambiente hostil.

Manguariba es una zona dominada por milicias y los traficantes de drogas. El cubano más cercano a mí tenía su puesto a unos 20 kilómetros, 45 minutos en transporte público. Allí se corren riesgos, están los asaltos, los tiros…

En particular me acogió una familia para la que fui como su hija, y me cuidaron en los dos años y dos meses que estuve allí. Nunca me asaltaron, ni fui agredida”.

De esos lazos contó a compañeros y autoridades que acudieron a recibirla en su natal Cienfuegos.

Estoy feliz de regresar con los míos, pero preocupada por esa población que dejé en manos de Dios, como ellos dicen, porque su presidente, se los aseguro, no va a hacer mucho por ellos.

Las ofensivas declaraciones del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, lesivas a la dignidad de nuestros profesionales de la Salud, fue el detonante que motivó la decisión cubana de no continuar participando en el programa Mais Médicos. /Foto: Tomada de Internet

Agradecerles a esos vecinos que hasta que me monté en el avión estuvieron enviándome mensajes de amor, y me lloraron”.

Sobre todo sus dos pacientes queridas, a las que espera un destino incierto en esa favela de Río, una realidad que aún con su candidez, advirtiera Carolina, cuando le escribió al final de la hoja con sus trazos de despedida: “doctora, regrese, que sin vocé yo no soy nadie”.

Trabajo relacionado:

Envía Lula carta al pueblo cubano: “Tengan mucho orgullo de sus médicos”

——-

(*) La palabra embora viene del portugués antiguo y tiene una traducción literal al español, algo así como: “En buena hora”. Es una “frase hecha” que acostumbra a ir unida a oraciones como: “Eu vou-me embora“, y en español se traduciría como: “Yo me voy” o “Me marcho”.

Cada uno de los médicos que regresa, son recibidos por las autoridades del Partido, el Gobierno, y de Salud en la provincia. /Foto: de la autora

Dejar respuesta