¿Disponible yo?

Acercamiento periodístico a procesos laborales complejos que requieren de la mayor atención por parte de las organizaciones sindicales, fundamentalmente en la base

“¿Disponible yo?”, preguntó con cara de asombro Manuel Fernández, trabajador de un centro de servicios en la ciudad de Cienfuegos. Y afirmó: “Pero si llevo 25 años aquí y he sido cumplidor, disciplinado, respetuoso…, y me falta poco para jubilarme”. Quien la dio la infausta noticia solo se encogió de hombros. “Pues voy a reclamar”, apuntó el afectado.

Los procesos de interrupción y disponibilidad laboral, provocados fundamentalmente por la difícil situación económica que afronta el país, siempre resultan traumáticos porque no solo queda afectada la persona, sino también su familia, máxime en momentos donde los precios andan galopantes y el poder adquisitivo del dinero se reduce cada vez más, sin aún poder “ver la luz al final del túnel”.

Si a eso se le suma que no todo es ejecutado con el rigor necesario y las administraciones violan pasos y orientaciones, y no tienen en cuenta o han dejado de realizar la evaluación periódica del desempeño y además, la dirección sindical se desentiende o despreocupa en demasía, el asunto se hace más complejo aún.

Las consideraciones al respecto son múltiples y diversas. Vale la pena tenerlas en cuenta para poder hacer un razonamiento lo más adecuado posible. Con estas líneas, 5 de Septiembre buscó un acercamiento periodístico a tan complicado tema.

Garante

El objetivo número 8 del XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), plantea: “Prestar especial atención al tratamiento de las interrupciones laborales y exigir la reubicación de los trabajadores afectados”.

¿Se cumple ese propósito?

Carlos Rafael Quintero Cabrera, secretario general del buró sindical de la Empresa Termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes y miembro del Secretariado Provincial de la CTC, consideró que “cuando se llega al Órgano de Justicia Laboral algo se hizo mal anteriormente. Hoy es extraordinario para cualquier familia que uno de sus integrantes quede interrupto o disponible. El sindicato no puede estar ‘fuera de frecuencia’. Hay que preguntarse: ¿pueden evitarse los errores? Deben analizarse a profundidad las posibilidades. En fin, hay que conocer para evitar problemas”.

“Resulta imprescindible cumplir adecuadamente cada paso establecido”, señaló Esperanza Suárez Argudín, también miembro del Secretariado de la CTC en esta provincia. “Al sindicato le corresponde estar al tanto del proceso para influir. Existen entidades que han ejecutado los proceso de manera correcta, pero otras no”, agregó.

Las deficiencias principales detectadas durante el desarrollo de los procesos han sido: inadecuada planificación, organización y control; falta de capacitación de los comités de expertos; expedientes laborales desactualizados; baja o nula calidad de las evaluaciones del desempeño, lo que impide contar con la información adecuada para proponer a los más idóneos, e insuficiente información a los integrantes de los colectivos, lo que propicia la desmotivación y el malestar.

Sentir confianza

Mayté Yera Santana, secretaria general de la CTC en Cienfuegos, precisó que “disponible significa quedarse sin trabajo, y eso hay que entenderlo de esa forma. Por las características de esos procesos hay que fortalecer la atención, evaluación y exigencia por parte del sindicato, en su papel de representante de los trabajadores y defensor de sus derechos. Donde se han hecho mal es porque ha faltado influencia y control de la dirección sindical. Los trabajadores tienen que sentir confianza en que se ha actuado de forma adecuada. La evaluación del desempeño es una fortaleza importante, pero muchas veces se desatiende su realización. Resulta imprescindible preparar más a los especialistas en recursos humanos”.

En la búsqueda de otras consideraciones tuvimos la de José Caballero González, subdirector de la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, encargado de atender el empleo.

Expresó que el presente año y el anterior no son medidores de ningún indicador, debido a las razones harto conocidas. En este territorio muchos centros laborales tuvieron que cerrar, con la consiguiente afectación a una numerosa cantidad de trabajadores. Manifestó que aún sigue siendo compleja la situación.

Agregó que la mayor cantidad de plazas vacantes están en el sector agrícola, pero existen dificultades objetivas para que quienes residen en las localidades urbanas se trasladen a los polos productivos existentes.

Como puede apreciarse, la ejecución de los procesos de interrupción o disponibilidad laboral tienen muchas aristas de influencia, por un lado, y por otro, no siempre el sindicato desempeña el papel que le corresponde, lo cual agudiza los problemas. Por tanto, debe dársele, por todos los elementos actuantes, la mayor atención para evitar errores.

Una muestra de ello es que Manuel Fernández apeló al Órgano de Justicia Laboral y posteriormente a la sala de lo laboral del Tribunal Municipal. Y dieron con lugar su reclamación.

A buen entendedor, con ese ejemplo basta.

Artículos relacionados

Ramón Barreras Ferrán

Periodista. Corresponsal en Cienfuegos del periódico Trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir