Diana y todas en los días más duros

Dónde estar, cómo actuar y qué hacer son claves en la brújula de ella ante la vida. Diana Lázara Pedraza Alejo suma a sus roles de madre, esposa y núcleo de familia, el cargo de vicedirectora de Higiene y Epidemiología del Área I, del municipio de Cienfuegos. Y por supuesto, no ha sido fácil. Tras más de un año de pandemia, con la Covid-19 a cuestas, el peso de esta batalla cansa hasta a sus atuendos y únicamente el propio desafío la anima a emplearse a fondo.

Es una situación que nunca habíamos afrontado, a pesar de poseer en  Cienfuegos una historia bastante rica en el enfrentamiento a las epidemias. Pero ninguna se comportó como la del coronavirus, en la que confluyen no solo la virulencia y agresividad del germen, sino también la conducta social de las personas ante la enfermedad.

“No nos deja descansar, asegura Diana. Toca estar siempre un paso adelante para definir las brechas y tener la oportunidad de aplicar acciones de control. Para la epidemiología representa un reto y ahora más en medio del proceso de vacunación, que ha contado con el apoyo de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en cada uno de los centros habilitados. Allí su papel deviene protagónico, a la par del sistema de Salud”.

Si ella así lo dice no es solo por su condición de mujer. Ni siquiera por ser una entre las 160 mil federadas que hoy existen en Cienfuegos. Esa motivación nace de los hechos y de las experiencias acumuladas en horas tan difíciles. “Frente a este escenario —afirma—, ha primado la solidaridad y el humanismo de las mujeres, presentes en la zona roja de los hospitales y en los centros de aislamiento, donde, con independencia de sus profesiones u oficios, limpian, cocinan, recogen basura, sirven comida y asisten a los pacientes.

“Otro rol fundamental desempeñan en los barrios a través de los grupos de trabajo comunitario, agrega. Todavía en estos lugares la FMC tiene mucho para aportar, a fin de contribuir al fomento de los mejores valores y virtudes de nuestra sociedad. Es una tarea indispensable y otra manera de hacernos sentir como mujeres, federadas y patriotas”.

Las palabras de Diana exhalan el aliento de quien dirige. Durante un lustro ha asumido esa responsabilidad y ello, pese a los avances de la Revolución en la lucha contra la violencia y discriminación de género, demanda mayores esfuerzos a la mujer. “Todo ahora es el doble, sostiene en alusión al marcado rebrote de Covid-19 que vive la provincia. Las jornadas laborales ya no son de ocho horas y tampoco las guardias de 24. Empatamos un día con otro, una semana con otra, de domingo a domingo… Y esto solo resulta posible por el apoyo incondicional de la familia, de los colegas y hasta de los vecinos. Tenerlos me ha permitido dedicar más tiempo al trabajo que a la casa. En los momentos actuales no puede ser de otra forma. Como médico tengo que estar donde requieran mis servicios”.

Tal arrojo ha distinguido el quehacer de las federadas cienfuegueras durante 2021, quienes arriban al aniversario 61 de su organización —este 23 de agosto— con resultados significativos a nivel de país. La entrega de Diana y de muchísimas otras matizan esos logros, mientras ellas procuran, en los días más duros, no dejarse vencer por el cansancio.

Artículos relacionados

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir