Dialogan líderes religiosos de Cienfuegos con Pastores por la Paz

Líderes religiosos afrocubanos de Cienfuegos recibieron en la sociedad Santa Bárbara, del municipio cienfueguero de Palmira, a los  integrantes de la trigésima Caravana de Pastores por la Paz, un momento que trascendió por el intercambio cultural y la unión de todas las fuerzas espirituales, más allá del país de origen o la religión  practicante. 

En el encuentro se les dio la bienvenida oficial a los caravanistas que visitan la provincia: «Les deseamos una feliz estancia y que los lazos de amistad sean eternos. Nos da mucha satisfacción recibirlos, porque sabemos de su incondicional solidaridad con Cuba, sabemos de su amor hacia esta Isla. Gracias por todo el apoyo», afirmó Mayrelis Pernía Cordero presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular durante el intercambio.

Historiadores del municipio comentaron sobre los orígenes de las tres sociedades religiosas de Palmira: San Roque, El Cristo y Santa Bárbara, las cuales tienen más de un siglo de existencia y en donde todavía perviven las fiestas legendarias y tradiciones locales.

Además se les explicó que en este territorio persiste una marcada influencia de la cultura yoruba, manifestada a través del culto a los orishas y los aportes a la riqueza idiomática, a la música, la danza, la artesanía, y a las leyendas que distinguen a estas zonas de otras de la región y del país.

«Ustedes han demostrado que, a pesar del recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a Cuba, se pueden romper las barreras y llegar al pueblo cubano con un mensaje de amor, de justicia y esperanza», enfatizó José Borges Soto, presidente de la Sociedad Yoruba de Cienfuegos.

«Nuestra licencia es el amor»

El grupo folklórico Obba-Kosó (Rey de los Tambores) animó el encuentro entre los Pastores por la Paz y los pobladores de Palmira, donde las fronteras se diluyeron en aquel camino descrito por Alejo Carpentier en el prólogo de El reino de este mundo: “La sensación de lo maravilloso presupone una fe”.

«La verdadera razón por la que continuamos viniendo a Cuba año tras año es por todas esas personas que están aquí. Ustedes son nuestras familias. Vamos a venir sin pedir licencia, porque el amor es nuestra licencia», dijo en agradecimiento Gail Frances Walker, directora ejecutiva de la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria IFCO/Pastores por la Paz.

En 1888 fue promulgada en Cuba la vieja Ley de Asociaciones, a cuyo amparo florecieron en la Isla, y Cienfuegos no fue la excepción, un gran número de sociedades, gremios y logias masónicas, las cuales conforman el legado patrimonial intangible de cada una de las regiones del país. En la actualidad la sociedad civil cubana está integrada por más de 2 mil 200 organizaciones, respaldadas legalmente por la Ley 54, Ley de Asociaciones, del 27 de diciembre de 1985.

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir