Día Mundial Sin Tabaco: la mirada de Cuba | 5 de Septiembre.
jue. Nov 21st, 2019

Día Mundial Sin Tabaco: la mirada de Cuba

Autoridades sanitarias en Cuba toman medida ante el incremento de los fumadores en la población juvenil. /Foto: Internet

El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco con la finalidad de exponer los riesgos del tabaquismo para la salud y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo.

Este 2017, preside la campaña el lema “El tabaco, una amenaza para el desarrollo”, pues la lucha antitabáquica está incluida en la Agenda para el Desarrollo Sostenible y desde la OMS se insta a los gobiernos de todos los países a actuar en favor de dicho propósito y al mismo tiempo alcanzar una meta adicional: potenciar la aplicación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Cuba se cuenta entre las naciones con mayor prevalencia de tabaquismo, hecho que la ubica en el tercer lugar en la región de las Américas en ese indicador. De ahí la necesidad de reforzar las medidas encaminadas a revertir tal situación.

De acuerdo con la Dra. Elba Lorenzo Vázquez, jefa del Programa Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo, todavía queda mucho camino por andar, sobre todo en lo referente a concientizar a las personas.“El 24 por ciento de la población mayor de 15 años fuma, mientras lo hace también el 10 por ciento de los adolescentes. A ello debemos añadir que la mortalidad atribuible al tabaquismo es elevada, o sea, cada día 36 cubanos mueren por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco”.

Según la Dra. Elba Lorenzo Vázquez, jefa del Programa Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo, todavía queda mucho camino por andar para reducir esa adicción. /Foto: Yuliet

Una medida poco costosa y eficaz para reducir el hábito —comentó la galena— radica en la promoción de “ambientes libres de humo”. “Esta iniciativa protege a un gran número de ciudadanos, pues los no fumadores somos mayoría. Por tanto, tenemos que reducir la aceptación social de otros que fuman a nuestro lado, debemos exigir respeto a nuestro derecho de respirar aire limpio.

“En Cuba existen diferentes regulaciones que controlan el tabaquismo, prohíben fumar en espacios cerrados. Constituyen normas dispersas, adoptadas por los diferentes organismos de la Administración Central del Estado. Sin embargo, a veces lo que falla son los mecanismos de control y, por consiguiente, se resquebraja su cumplimiento. Ahora trabajamos en una nueva regulación, que sea más unificadora, abarque a toda la sociedad e imponga una sanción más fuerte a las personas que las infrinjan, pues hoy son muy leves”, precisó la galena.

Desde el propio lema nacional: “Evitemos el tabaco, avancemos hacia el desarrollo” y el impulsado por la OMS, se ve una estrecha relación entre el hábito de fumar y el desarrollo sostenible, ¿cómo se percibe desde la perspectiva cubana?

“Si no tenemos una población sana, si la generación que debe caminar hacia el progreso de la sociedad no está sana, tiene discapacidad, muerte prematura, entonces no podemos hablar de desarrollo y en eso estamos trabajando, pues los jóvenes de hoy, que tienen una alta prevalencia de tabaquismo, van a ser los enfermos del futuro, y eso afectará a la sociedad, tanto económicamente como desde el ámbito académico y científico”.

Se insiste en la educación sobre los daños aparejados al hábito de fumar, pero ¿hay en nuestro país mecanismos para controlar la actuación de la industria tabacalera?

“Dentro de las medidas recomendadas por la OMS está el incremento de los precios y de los impuestos. Cuba tiene un nivel alto de impuestos dentro del rango propuesto para lograr una reducción en la producción, pero todavía el aumento de los precios es ínfimo. Como nuestro Programa es multisectorial, de conjunto con el Ministerio de Finanzas y Precios estamos analizando la manera de establecer, dentro de la normativa, un incremento de precios de forma sistemática, que pueda influir en la disminución del consumo de tabaco”, manifestó Lorenzo Vázquez.

Según expresó, Cienfuegos ostenta resultados alentadores en el movimiento de “Ambientes Libres de Humo” y los servicios de cesación tabáquica, aunque todavía resulta necesario intensificar el trabajo para fortalecer todas las acciones y estrategias en la prevención y el control.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share