Desaparece un enorme observatorio submarino sin dejar rastro

Desaparece un enorme observatorio submarino sin dejar rastro

El armazón del observatorio submarino de Boknis Eck responsable de la alimentación eléctrica durante la aplicación./Foto: Research Dive Center of the CAU

El armazón del observatorio submarino de Boknis Eck responsable de la alimentación eléctrica durante la aplicación./Foto: Research Dive Center of the CAU

Se trata de una de las estaciones submarinas más antiguas del mundo y su pérdida es invaluable debido a la cantidad de datos recopilados

El observatorio submarino de Boknis Eck, ubicado en el mar Báltico, en las costas de Alemania, ha desaparecido misteriosamente de su posición. Aparentemente, las instalaciones de 550 y 220 kilogramos fueron retiradas forzosamente y no existe rastro alguno de su nueva ubicación, informó este martes GEOMAR, el centro encargado de sus operaciones.

El 21 de agosto alrededor de las ocho de la noche se detuvo el envío de datos. “Al principio pensamos que se trataba de un error de transmisión”, señaló el coordinador del observatorio, Hermann Bange. Sin embargo, al descender a las profundidades del mar la semana pasada notaron la grave situación. “Los dispositivos se habían ido, los buzos ya no podían encontrarlos”, agregó el especialista.

El equipo consta de dos secciones: una parte para suministrar energía, conectada por un cable a la costa, y otra portaba sensores ambientales. Los buzos “solo encontraron el cable terrestre arrancado. Estaba completamente triturado”, comentó el coordinador.

El cable triturado del observatorio submarino de Boknis Eck encontrado por los buzos. /Foto: Research Dive Center of the CAU
El cable triturado del observatorio submarino de Boknis Eck encontrado por los buzos. /Foto: Research Dive Center of the CAU

El mecanismo ha estado al servicio de la investigación científica desde 1957, y desde entonces se han recolectado incalculables datos ambientales como temperatura, salinidad, nutrientes, oxígeno o clorofila del entorno. Los resultados han permitido sacar conclusiones sobre el estado del ecosistema del sudoeste del mar Báltico.

Además, Bange explica que los bastidores y las conexiones de cable son extremadamente pesadas y macizas. Por lo tanto, los expertos descartan que las tormentas, las corrientes o los animales marinos sean los causantes de la desaparición.

Frente a este escenario, el organismo ha hecho un llamado a la comunidad en caso de haber visto algo extraño en la zona la mañana del 21 de agosto o encontrado piezas que puedan ser parte de las estructuras.

El sistema costó alrededor de 300.000 euros. La Boknis Eck es una de las estaciones submarinas más antiguas del mundo y su pérdida es invaluable debido a la gran cantidad de datos recopilados. “Intentaremos que el observatorio vuelva a funcionar lo antes posible”, reiteró el coordinador.

Google maps
Google maps

(Tomado de Rusia Today)

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share