Deporte cubano lamenta fallecimiento de Giraldo “Maravilla” González

Las principales autoridades del deporte cubano lamentaron este sábado el fallecimiento del pinareño Giraldo González, gloria del béisbol cubano, debido a complicaciones derivadas de la COVID-19.

Nacido en el municipio vueltabajero de Los Palacios, contaba al morir con 63 años de edad, y más de 50 dedicados al béisbol.

El presidente del Comité Olímpico Cubano, Roberto León Richards también ofreció sus condolencias:

“Duele conocer que perdimos físicamente a Giraldo González. Su trayectoria como atleta y entrenador deja una huella imborrable, aplaudida por un pueblo que siempre agradeció su modestia y entrega a la causa defendida”, publicó el perfil del Inder en esa red social.

El Inder de Pinar del Río comentó en Facebook: “Aún no lo cree la afición pinareña, pero es real. Se nos fue Giraldo….’El giri’, para su familia, amigos, todo el pueblo vueltabajero y los amantes del béisbol. Perdemos un grande entre los grandes”.

González brilló como torpedero de los equipos Pinar del Río y Cuba, destacando especialmente por sus habilidades defensivas, que le encumbraron entre los mejores exponentes de esa posición.

Estuvo activo durante 15 Series Nacionales, en las que conectó 1219 hits, entre ellos 186 dobles; 21 triples y 61 jonrones. Además, impulsó 482 carreras y anotó 513 veces.  A la defensa fildeó para .963 y estuvo en 767 doble plays, jugando 11 812 entradas.

Giraldo participó en eventos internacionales como los Juegos Centroamericanos y del Caribe 1982, los Panamericanos de 1987 y la Copa Intercontinental de Béisbol, de ese propio año.

Luego del retiro dirigió la selección vueltabajera en la 52 Serie Nacional de Béisbol.

En video, Giraldo explica detalles de la posición del campocorto

Giraldo González: Adiós maravilla
Giraldo González. Foto: D´Deportemundial.
Giraldo González. Foto: D´Deportemundial.

La noche no pudo ser peor en agosto: ciclón, apagón, muchos amigos enfermos de COVID-19 y la noticia de que Giraldo González decidió pasar a otro equipo me quitaron el sueño.

En un juego tenso, a la altura del noveno inning, “El Giri” pifió sobre un rolling que no vio venir y ese error le costó el partido.

Saludó a los contrarios de una manera elegante y casi sin tiempo para despedirse de su afición entró al dogout de los inmortales.

La maravilla se fue sin avisar, se fue y todavía le quedaban muchas cosas por hacer.

Artemisa y Lázaro Arturo Castro lo esperaban para un nuevo reto, en Italia también contaban con su habitual presencia y los pinareños no encontraremos la forma de tapar ese vacío.

Esa es la vida, unos van y otros vienen. La ida siempre es dolorosa y más cuando se trata de alguien querido, admirado y respetado por todos.

Hoy tengo que decir que la vida fue muy injusta, como otras tantas veces.

Se llevó muy pronto a un padre, esposo, a una gloria, a una leyenda. Toda Cuba llora su partida.

Ya no coincidiremos más en el patio de Abelito, ese que sábado tras sábado servía de plaza para debatir de pelota y cualquier otro tema relacionado con el deporte.

Lazarito y Erick ya no tendrán quien los lleve al terreno del Pedagógico a fildear, aunque según él ya estaban listos para la pelea.

Qué decirte hermano: Me dejas con un amigo menos, ya no tendré a quien llamar para salir de dudas cuando discuta sobre torpederos.

Al final no me diste tiempo para sacar aquella larga entrevista, aunque en estos días la publicaré y todos la leerán.

Escribir sobre ausencias nunca se me ha dado bien, mucho menos sobre la falta de alguien especial. Espero me entiendas.

No te demoro más que es tarde. Juan Castro, Fernando Hernández y todo el piquete te esperan para jugar.

Mis condolencias a todos sus familiares y amigos. Descansa en paz, campeón.

(Con información de JIT y D’Deportemundial)

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir