De Capa Blanca: Fumadas tablas

La sección De Capa Blanca recreará, durante los meses del verano, varios hechos vinculados a personalidades del ajedrez que estuvieron en la Perla del Sur y cuyas anécdotas son recogidas por René Fernández Vidal en su libro Caissa en Cienfuegos

0
399
Foto: Internet

El XVI Capablanca in Memoriam, celebrado en 1980 en la ciudad de Cienfuegos, marc√≥ un hito en el ajedrez cubano: por primera vez un jugador criollo se proclam√≥ campe√≥n absoluto del evento dominado, desde 1962, por trebejistas internacionales. Fue el GM villaclare√Īo Guillermo Garc√≠a Gonz√°lez el protagonista de tal haza√Īa, al imponerse de manera solitaria en el grupo Premier de aquella justa.

Casi a punto de concretarse la corona de Guillermo, y ante la expectación generada por el hecho, la Dirección de Deportes en la provincia organizó una simultánea en el Paseo del Prado, a la cual invitaron el eventual campeón. De lo allí acontecido, nos cuenta el MN René Fernández Vidal.

“Héctor García Rivera, un asiduo a la Academia, llegó entre los primeros, comenta René. Recuerdo que al iniciar la octava jugada por la primera mesa, donde estaba Héctor, el GM le extendió la mano, intercambiaron unas palabras y terminaron dividiendo el punto. El GM Guillermo García luchó todas las partidas hasta el final, no propuso tablas a nadie más, por eso me acerqué a Héctor y le pregunté sobre lo sucedido.

‚Äú‚ÄėNo me digas nada; he pasado tremenda pena‚Äô, me respondi√≥. ‚ÄėT√ļ sabes que en una partida de ajedrez yo me fumo hasta dos cajas de cigarros y con el apuro de llegar a tiempo a la simult√°nea, no compr√© por el camino. Cuando comenc√© a jugar, solo me quedaban dos cigarros y me los fum√© al momento. Entonces not√© que el GM hab√≠a dejado sobre una mesa su caja y una fosforera, y comenc√© a coger de los suyos; pensando que pasar√≠a inadvertido para √©l‚Äô.

‚Äú‚ÄėEn la jugada ocho, al realizar su movimiento, me propuso las tablas y yo acept√© de inmediato. Cuando estrech√≥ mi mano, le pregunt√© el por qu√© del ofrecimiento, si era por encontrarme yo en una mejor posici√≥n. Me dijo que no, que la partida todav√≠a estaba en la apertura y quiz√° √©l estuviera en condiciones m√°s ventajosas; pero no pod√≠a correr el riesgo de llegar a la partida 20, pues se quedar√≠a sin cigarros‚Äô‚ÄĚ.

Dejar respuesta