De Capa Blanca: el pedido de Illundain

La sección De Capa Blanca recreará, durante los meses del verano, varios hechos vinculados a personalidades del ajedrez que estuvieron en la Perla del Sur y cuyas anécdotas son recogidas por René Fernández Vidal en su libro Caissa en Cienfuegos

0
347

Aconteci√≥ en la clausura del Capablanca in Memoriam de 1996. Seg√ļn explica el MN Ren√© Fern√°ndez Vidal, √©l y el MN Luis Fuentes compart√≠an la mesa durante un almuerzo con el GM espa√Īol David Garc√≠a Illundain.

Fue uno de los jugadores m√°s carism√°ticos del panorama espa√Īol de los a√Īos 90. Ten√≠a un estilo propio muy s√≥lido, con una fuerte comprensi√≥n posicional. Consideraba el ajedrez como un arte y, para √©l, lo importante no era ganar partidas sino jugar bien. Como coment√≥, durante a√Īos aprendi√≥ de memoria miles de partidas, pero se dio cuenta que no serv√≠a de nada y empez√≥ a estudiar el ajedrez en sentido abstracto. Sus aperturas preferidas eran el Gambito de dama, la Defensa siciliana y la Defensa escadinava.

Tampoco fue partidario de los ordenadores pues apreciaba m√°s el ajedrez sobre el mismo tablero. Falleci√≥, prematuramente (31 a√Īos), v√≠ctima de un tumor cerebral. En su pa√≠s natal se han celebrado varias ediciones de un torneo ajedrec√≠stico en su memoria.

‚ÄúRecuerdo que, para agilizar la actividad, la comida era dirigida y el plato fuerte era escalope de cerdo, explica Ren√© Fern√°ndez Vidal. Entonces el espa√Īol solicit√≥ la presencia de la joven que nos atend√≠a y le pidi√≥, por favor, que sustituyera la carne por dos huevos fritos.

“Transcurri√≥ un tiempo considerable, detalla Ren√©. Incluso nosotros ya hab√≠amos terminado nuestra comida y los huevos solicitados por el ib√©rico todav√≠a no aparec√≠an‚Ķ Recuerdo que en ese momento Illundain, despu√©s de dibujar algo en su servilleta, llam√≥ a la camarera y entreg√°ndole a esta su obra pict√≥rica le dijo:

‚Äú-‘Por favor, ll√©vese esta gallina a ver si logra que ponga los dos huevos que le ped√≠ hace una hora'”.

Dejar respuesta