Danza Contemporánea de Cuba y la ovación de Cienfuegos | 5 de Septiembre.
vie. May 24th, 2019

Danza Contemporánea de Cuba y la ovación de Cienfuegos

Escena de Matria-Etnocentra, de George Céspedes. /Foto: Zulariam Pérez Martí

Escena de Matria-Etnocentra, de George Céspedes. /Foto: Zulariam Pérez Martí

El público se paró de los asientos y aplaudió. Aplaudió por el dominio escénico, la limpieza del programa concierto, el derroche de sincronía entre los bailarines, la belleza del espectáculo en sentido general. Danza Contemporánea de Cuba bailó y todo parecía detenerse en el teatro Tomás Terry de Cienfuegos durante este fin de semana.

Bajo la dirección de Miguel Iglesias, la compañía presentó Reversible, de Anabelle López Ochoa; y Matria-Etnocentra, de George Céspedes. En ambas obras resucita la corporalidad como columna vertebral, como fuerza y espíritu a la misma vez, como un mundo donde todos aportan al equilibrio final.

Si en Reversible lo carnal discurre entre diversas realidades cotidianas, y la atención creativa grupal se centra en el drama de los impulsos pasionales, Matria-Etnocentra nos sentó a hablar sobre nacionalidad cubana a través de su trilogía.

El discurso danzario de Annabelle López Ochoa tuerce el estigma machista de la mujer sometida, ajena, atrapada… En esta obra será ella quien cautive y arrastre, quien desafía y triunfa sobre el hombre conquistado.

“Provoca, apasiona y desencadena las fuerzas masculinas, potenciándolas. No pretende provocarle un sometimiento conducente al dolor. Une a su complacencia sexual la satisfacción psicológica de saberse energizante, estimuladora de las energías y emociones vigorosas en el hombre”, ya había reseñado Roberto Medina en La Jiribilla.

Mientras, Matria-Etnocentra emociona en la manera de reinterpretarnos, de dejar en claro lo importante de lo colectividad, y a su vez, la fuerza del individuo como centro de empuje y energía.

“Elimina Matria Etnocentra toda conflictualidad respecto a lo que a bailes populares se refiere, Pienso inevitablemente en esa poética/pacifista que establece José Martí en Abdala y que de alguna forma me recuerda el solo del bailarín, mientras Bola de Nieve canta Vete de mí, para nada casual que esta sea la única pieza musical que no ha sido reapropiada por el dúo de Nacional Electrónica”, dijo antes la critica Mayté Madruga Hernández.

Danza Contemporánea de Cuba recibió aplausos en Cienfuegos y esos aplausos fueron en recompensa poética a tanto buen baile, a tanta fuerza escénica, a tanto buen arte y defensa cultural cubana.

Reversible de Anabelle López Ochoa, tuerce el estigma machista de la mujer sometida, ajena, atrapada. /Foto: Zulariam Pérez Martí
Reversible, de Anabelle López Ochoa, tuerce el estigma machista de la mujer sometida, ajena, atrapada. /Foto: Zulariam Pérez Martí
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles