Cuesta arriba pese al bloqueo | 5 de Septiembre.
sáb. Ago 24th, 2019

Cuesta arriba pese al bloqueo

El prestigio alcanzado por Cuba en el campo educacional, reconocido hasta por los organismos internacionales, como la UNESCO, adquiere para los nacidos en esta Isla especial connotación, pues las excelencias en esta esfera de la vida nacional han tenido lugar muy a pesar de las limitaciones causadas por el bloqueo económico que el gobierno de los Estados Unidos ha impuesto a nuestro país desde los primeros tiempos posteriores al triunfo revolucionario.

Para la máxima dirección cubana siempre ha sido una prioridad la educación de sus ciudadanos, de ahí que su obra en esta rama se magnifique cada vez más y hoy seamos paradigma ante las naciones del Tercer Mundo, e incluso, para los países desarrollados.

Sin embargo, para estos logros el país ha debido sortear múltiples dificultades acarreadas por esta guerra económica. La base material de estudio y otros útiles escolares se han visto limitados en estos años. En la nación no pueden producirse la totalidad de los libros de textos y la bibliografía complementaria necesarios. No contamos con el adecuado suministro de lápices, libretas y papel en general, pues las compras deben hacerse en países distantes y a precios nada ventajosos.

Otra de las aristas donde el cerco económico que nos ha impuesto el gigante del Norte ha perjudicado el proceso de enseñanza aprendizaje es en la referida a las prácticas de laboratorio. La escasez de reactivos y de ciertos instrumentos de trazado han azotado al nivel técnico laboral.

Por otra parte, la confección de los uniformes escolares ha sido también golpeada. Para ello es menester importar tejidos, colorantes y otros insumos que, a causa del bloqueo, deben ser adquiridos en el continente asiático, con el consiguiente costo que supone la transportación desde lugares tan distantes.

Los centros de educación superior tampoco han salido ilesos de los desmanes de este mecanismo de opresión. Gracias a él, las universidades no disponen de muchos más recursos, especialmente en las carreras técnicas y de ciencias naturales.

A pesar de eso, la Educación en Cuba ha sabido pasar por encima de los obstáculos establecidos por el bloqueo genocida y marcha cuesta arriba hacia la excelencia. Hoy el país vive una revolución sin precedentes en esta esfera, con la finalidad de hacer de la nuestra una nación de hombres verdaderamente cultos. Los educandos de este archipiélago caribeño tienen garantizada la instrucción desde los primeros años de vida y todos, aun los que habitan en zonas intrincadas, cuentan con medios audiovisuales que mejoran con creces el proceso de aprendizaje.

El gobierno de este país no escatima esfuerzos en la preparación del personal docente, que se distribuye en el presente en uno por cada 15 y 20 estudiantes en la Secundaria Básica y en la Primaria, respectivamente. No obstante, las restricciones económicas, un gran número de escuelas a lo largo de la Isla han sido reparadas, para viabilizar las transformaciones que se están llevando a cabo y para que nuestros niños y adolescentes cuenten con centros acogedores.

La Universidad ha trascendido las puertas de las tradicionales casas de altos estudios y ha llegado hasta los municipios, donde se forman los jóvenes egresados de los diferentes cursos propiciados por los programas de la Revolución. Hasta las personas de la tercera edad han hallado un pupitre en las aulas de nivel superior gracias a la implantación de las Cátedras Universitarias del Adulto Mayor.

Es por todo cuanto se ha alcanzado, saltando por encima del cerco económico en que vive Cuba desde hace más de 40 años, que la obra de la Revolución en materia educacional alcanza dimensiones colosales y es orgullo de todos los que en este diminuto punto del orbe gozan de los privilegios de una instrucción garantizada y de máxima calidad.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles