Cuba expresa en Tokio el resultado de otra de sus grandes conquistas

Orgullo, un orgullo inconmensurable corre jubiloso entre el pecho y el cerebro de quienes amamos a nuestro país.

La bloqueada con saña; la Numancia de la actualidad; el punto negro en el mapa expansionista de EE.UU.; la atacada hasta el delirio por imperialistas, siervos anexionistas, cubano-americanos de retórica sangrienta a favor de una invasión a su propio país, “confundidos”, cobardes y tontos útiles a la Casa Blanca que pululan en el escenario digital, le ha demostrado otra vez más al planeta que más que un “estado fallido” esta es una Isla gigante e incomparable.

En vez de encontrarse deshonestamente incluida en listas manipuladas hechas por su enemigo eterno, Cuba -de existir justicia en un mundo que parece perderla entre las aviesas decisiones y mentiras continuadas de los poderosos-, debía estar situada en todas las listas de mérito de la historia y del presente.

Los atletas antillanos han situado al país, nuevamente, a la vanguardia de la élite olímpica; y ello en medio de una pandemia atroz que en el caso de este país acosado, tercermundista y de herencia neocolonial afectara con fuerza a su economía, e influyera además en el escaso fogueo internacional de sus deportistas.

Cuba, por arriba en el medallero de potencias y naciones desarrolladas, confirma en Tokio el éxito de una política gubernamental, de una voluntad política instaurada por Fidel y continuada por Díaz-Canel.

La nación expresa, a los ojos del mundo, otra de sus grandes conquistas sociales a través del deporte. A través del deporte revolucionario al servicio de todos: de blancos, negros, sin distinción alguna de raza o de nada. A través del deporte como posibilidad real de superación del ser humano, al alcance de toda una sociedad.

Orgullo, infinito orgullo nos abraza a quienes amamos y no odiamos, en este minuto de gloria para la Patria, para los nuestros. Lo conseguido en los Juegos Olímpicos de Tokio constituye una heroicidad, pero también la consecuencia de quiénes somos.

Artículos relacionados

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir