El pueblo despide a Rosita Fornés, La Vedette de Cuba (+Fotos)

Dicen que las leyendas no mueren, que se transmiten de generación en generación a través de historias y letras escritas en libros. Rosita Fornés es una leyenda que se forjó y caló en los corazones de su público, con talento y perseverancia.

El pasado 10 de junio falleció a los 97 años de edad Rosalía Palet Bonavía, la reina del arte escénico de nuestro país.

La última voluntad de La Vedette de Cuba, Rosita Fornés, fue descansar en el Cementerio de Colón de La Habana.

Por eso, desde horas tempranas de este martes cientos de cubanos llegaron hasta el Teatro Martí de esta capital para rendir tributo a quien en vida fuera una estrella del espectáculo.

No faltan en la sala lirios y rosas. Una bandera blanca cuida la urna, también blanca.

Familiares, amigos, personalidades de la Cultura y de organizaciones de la Sociedad Civil rinden tributo a la gran artista.

Santiago Álvarez recuerda a Rosita como una diva, un paradigma en la cultura cubana. Sin ella, el espectro cultural cubano no fuera el mismo.

El cortejo fúnebre partió del Teatro Martí alrededor de las 3:00 p.m. y transitará por Prado, Malecón y 23, hasta 12.

El pueblo podrá despedirse de la artista que honró y honra durante ese trayecto. La ceremonia en el Cementerio de Colón será privada.

Indira Fajardo, presidenta del Instituto Cubano de la Música, sintió con pesar esta pérdida para la Cultura nacional, pero considera que el legado de La Vedette de Cuba prevalecerá entre todos los cubanos.

Por su parte, Fernando Rojas, viceministro de Cultura y presidente del Consejo Nacional de Artes Escénicas, la recordó como una mujer de una gran versatilidad.

“Es difícil encontrar a una persona que atesore más de un Premio Nacional. Su trayectoria la hizo incursionar en una cantidad enorme de géneros en el mismo tránsito en que evolucionaron esas artes. Es una pérdida enorme para la cultura”.

Sobre cómo mantener el legado de Fornés, destacó los múltiples homenajes que ha recibido y como este hecho da fe de que no morirá.

“Hay que pensar cómo perpetuar su memoria, mostrando su trabajo y todo lo que hizo por la cultura. Perpetuar su legado de manera física”.

Desde La Víbora, Centro Habana, Plaza de la Revolución y otros puntos distantes de la geografía habanera, incluso Guanabo, llegan a pie los seguidores de la artista cubana para darle el último adiós.

Dirían la frase martiana: “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”.

En fotos, exequias de Rosita Fornés

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir