Cuba cuenta las horas y se prepara para año desafiante

Los cubanos cuentan las horas terminales del aciago 2020 y se preparan para encarar el 2021, cuando esperan quedar inmunizados contra la Covid-19 y afrontar expectantes reformas económicas que incluyen la paridad monetaria, y salarios, pensiones y precios.

Los de la mayor de las Antillas esperan el nuevo año con la fuerza probada en el que trajo la pandemia a la isla, y cuyas secuelas, combinadas con el refuerzo del bloqueo de Estados Unidos, contrajeron la economía hasta el 11 por ciento del Producto Interno Bruto.

Pero Cuba mostró músculos al mantener bajo control la enfermedad y enfrentar excepcionales condiciones en la economía, al tiempo que resistía los embates de una secuela de medidas dictadas desde Washington con el propósito de asfixiarla.

Al respecto el presidente Miguel Díaz-Canel calificó de rotundo y notorio fracaso del gobierno de Donald Trump por tratar de doblegar a los cubanos que, dijo, mostraron heroísmo y resistieron las carencias provocadas por la guerra no convencional y los intentos de los llamados golpes blandos.

Son proyectos de confrontación carentes de base social, centrados en el sector cultural por ser expresión de las esencias de la nación, y acompañados con incitación a actos terroristas, despliegue mediático y financiamiento externo, apuntó ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, reunida los días 16 y 17 de diciembre.

De cara al futuro de las relaciones con Estados Unidos, que estrenará nuevo gobierno, el jefe de Estado reiteró que su país está en disposición de discutir sobre cualquier tema, pero adelantó que los principios y la soberanía nunca serán negociables.

En el nuevo año Cuba continuará el combate a la Covid-19 con la estrategia y los resultados que le sitúan por debajo del promedio de la tasa de letalidad mundial. En 2020 no murió por la enfermedad ningún niño cubano, ninguna embarazada y tampoco miembro alguno del personal de salud.

Más de una docena de biofármacos de producción nacional se emplean en los tratamientos de la Covid-19 y en 2021 deberán fructificar los ensayos de cuatro candidatos vacunales cubanos contra la enfermedad.

La economía será el otro frente de batalla. El 1 de enero la ínsula caribeña eliminará la dualidad monetaria en la que convivían el peso y el peso convertible, lo cual trajo distorsiones contables y estimuló las importaciones, entre otras implicaciones.

El peso reinará tanto para las personas naturales como jurídicas a un cambio de 24 unidades por dólar estadounidense.

A la par llega una reforma de salarios, pensiones y de precios en un proceso en el que las autoridades adelantaron estar alertas para atajar eventuales brotes inflacionarios.

Resultarán medidas complejas pero necesarias para poder destrabar muchos problemas de la economía y dar camino a la estrategia socioeconómica diseñada rumbo a 2030.

Díaz-Canel insistió que no habrá terapias de choque, se atenderán y revisarán las preocupaciones de la población y nadie quedará desamparado.

Ello estará acompañado por un presupuesto del Estado cuyo 52 por ciento irá dirigido a la educación, salud pública y la asistencia social.

El plan de la economía pretende crecer entre el seis y siete por ciento de su Producto Interno Bruto. Empero, tal incremento será respecto a la contracción de 2020.

El viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil, acotó ante el Parlamento que el cumplimiento de esa meta dependerá de la reactivación de la industria turística y del aumento trazado en el 19 por ciento de los ingresos por exportaciones y servicios.

Cuba esperaba cinco millones de turistas para este año, pero durante siete meses debió cerrar las fronteras por la coyuntura sanitaria mundial.

La mayor de las Antillas se propone recibir en los próximos 12 meses 2,2 millones de visitantes, muy por debajo de sus potencialidades que se ampliarán con cinco mil nuevas habitaciones, equivalentes a 17 hoteles en 2021.

A la par el plan económico prioriza la sustitución de importaciones y el encadenamiento de actores productivos, incluidas las formas no estatales y la inversión extranjera.

En el plano institucional el Parlamento cubano aprobó un reajuste del cronograma legislativo afectado por la pandemia.

En tal sentido para el 2021 la ANPP tendrá en agenda una decena de proyectos de normativas, entre estas las leyes de los Tribunales Populares, de Proceso Administrativo, Procedimiento Penal y la de Procedimiento Civil, Laboral y Económico.

También de Seguridad Alimentaria, de Ordenamiento Territorial, Protección de Datos Personales, Código de las Familias, y la Ley de Reclamación de los Derechos Constitucionales ante los Tribunales, entre otras.

Cuba transita hacia el año 63 de la Revolución, que se anuncia desafiante y, para el cual el presidente Díaz-Canel auguró nuevos retos, batallas y victorias para los cubanos. (Prensa Latina)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir