Cuando la constancia deja saldos positivos en la comida en Cienfuegos

Desde hace tres años, en el municipio de Abreus funciona la minindustria La Constancia.  Allí 12 trabajadores, en su inmensa mayoría mujeres, se encargan de transformar en dulces, jugos, mermeladas y esterilizados, productos que proporciona la madre tierra.

En un ambiente de limpieza que se refuerza aún más en las actuales circunstancias, el olor del tomate, la frutabomba y la piña se entremezclan con el ir y venir de su colectivo y el sonido peculiar de los equipos que hacen posible la transformación.

Yamila Yadira López Pérez, es una de las “muchachitas”  que laboran en la minindustria; tiene dos niñas que están al cuidado de la abuela, lo cual le posibilita trabajar. “Ahora estamos aquí todos los días; cada vez que haga falta venimos, no tenemos horario. Empezamos a las siete de la mañana y salimos a las cinco de la tarde, pero si hace falta venimos por la noche”.

Valga decir que normalmente establecen turnos rotativos, pero ahora se han readecuado para poder procesar la mayor cantidad de materia prima posible.

Caridad Peña Morales es la administradora de la unidad: “Hemos incrementado las producciones y tenemos un poco más de habilidad en el proceso y el conocimiento de los trabajadores, porque hayalgunos nuevos, pero se han capacitado”.

¿Qué tal las producciones y los destinatarios?

“Tenemos muy buena aceptación en el pueblo. Apoyamos mucho los consejos populares del municipio de Abreus, así como los asentamientos más alejados y también al municipio de Cienfuegos.

“En esta circunstancia tan difícil por la que atravesamos, y dando respuesta al reclamo del Presidente de la República llevamos las producciones hasta las casas; trabajamos duro sábados y domingos para que continúe la disciplina de la población y no salga nadie a la calle”, añadió.

Puré de tomate, dulce de frutabomba y de coco, jugos y mermeladas son algunos de los productos que llegan a la geografía abreuense y un poco más allá, observando todo lo dispuesto para garantizar la higiene: “Tenemos en cuenta todos los requisitos, tanto para el carro, el chofer y para mí”, dice Cachita como es conocida la administradora de “La Constancia”, quien agrega que “se lavan las bolsas en agua con cloro cuando salen de aquí y eso asegura la inocuidad”.

Con una producción diaria de aproximadamente 400 a 500 kilogramos de producción según la materia prima a procesar, la minindustria cuenta también con un punto de venta.

¡El dulce dede frutabomba aquí…!
Diversas materias primas son procesadas: piña y frutabomba. /Foto: Tay Toscano
Diversas materias primas son procesadas: piña y frutabomba. /Foto: Tay Toscano

Así hace saber Juan Carlos Garrido López, chofer, comercial y comprador de “La Constancia” de la presencia en los asentamientos. Bien sabe cuánto se ha modificado la comercialización: “actualmente vamos a los asentamientos y vendemos allí; para que no se hagan aglomeraciones ubicamos a las personas a dos metros del carro y así vamos vendiendo. También alcanzamos la mercancía a los adultos mayores en sus casas.

“Cada semanas vendemos en todos los asentamientos: Abreus, 14 de julio, Guasimal, Charcas, Horquita.  Producimos un día y vendemos al otro, que es nuestro objetivo”, agrega.

Cuando los pobladores del municipio de Abreus saboreen cualquiera de los productos que salen de la minindustria La Constancia se estarán acercando al denuedo de hombres y mujeres que se esfuerzan para hacer realidad una mayor y más variada producción de alimentos.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir