Crecen reclamos contra el proyecto de anexión israelí

Desde manifestantes palestinos hasta el primer ministro británico, los llamados se multiplicaban este miércoles para exhortar al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a abandonar su proyecto de anexión en Cisjordania que movería las «fronteras» de Israel, con el riesgo de un nuevo conflicto.

Israel anexionó Jerusalén Este en 1967 y los Altos del Golán en 1981 y ahora podría escribir una nueva página de su historia decretando que una parte de la Cisjordania ocupada pase a ser «israelí».

En virtud del acuerdo entre Netanyahu y su antiguo rival electoral Benny Gantz, el gobierno de unión se pronuncia a partir del miércoles sobre la aplicación del plan del presidente estadounidense Donald Trump para Oriente Medio, que prevé la anexión de colonias y del valle del Jordán en Cisjordania.

En el primer día de ese calendario, varios ministros estimaron que no se hará ningún anuncio.

Queda por saber si Benjamin Netanyahu optará por anexionar el Valle del Jordán, una vasta llanura acuífera, y un centenar de colonias judías en Cisjordania, o si se decantará por un enfoque minimalista, añadiendo a su territorio un puñado de asentamientos.

Manifestación en Gaza

El primer ministro dispone apenas de unos meses: si en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre ganara el demócrata Joe Biden, opuesto a la anexión, Netanyahu podría perder el apoyo estadounidense a un proyecto criticado por la Unión Europea, la ONU y varios países árabes.

Netanyahu, que se reunió la víspera en Jerusalén con Avi Berkowitz, asesor especial de Trump, y David Friedman, embajador estadounidense en Israel, dijo estar «trabajando estos días» en el tema y que continuaría «en los próximos días».

Los palestinos dicen estar preparados para reanudar las negociaciones bilaterales con los israelíes, pero no a partir del plan Trump. Gigantografía con imágenes del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (D) y del presidente estadounidense Donald Trump, el 10 de junio de 2020 en Jerusalén. /Foto: Ahmad Gharabli
Los palestinos dicen estar preparados para reanudar las negociaciones bilaterales con los israelíes, pero no a partir del plan Trump. Gigantografía con imágenes del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (D) y del presidente estadounidense Donald Trump, el 10 de junio de 2020 en Jerusalén. /Foto: Ahmad Gharabli

Por su parte, el jefe de la diplomacia israelí Gabi Ashkenazi afirmó este miércoles que le parecía «improbable que pase hoy».

El miércoles, el primer ministro británico Boris Johnson era portada del Yediot Aharonot, el diario más leído del país, donde exhortó a Netanyahu a anular su proyecto.

«Soy un apasionado defensor de Israel», pero «espero profundamente que la anexión no siga adelante», escribe en un artículo.

Por su parte el parlamento alemán aprobó una resolución contraria a la anexión, aunque sin aprobar las amenazas de la UE de sanciones contra Israel.

Manifestaciones de palestinos

En el enclave de Gaza, controlado por los islamistas de Hamás, más de 2 mil palestinos se manifestaron en oposición al plan.

Cualquier anexión, sin negociaciones de paz previas, sería una «declaración de guerra», afirmó recientemente Hamás, que, después de haber librado tres guerras con Israel (2008, 2012, 2014) en los últimos años, trata de expresar su oposición al proyecto sin buscar una nueva confrontación, según varios analistas.

Hamas y el movimiento Fatah del presidente de la Autoridad Palestina se reunirán en Ramalá el jueves y efectuarán una rueda de prensa.

«Transparente como el cristal»

Los palestinos intentan recabar apoyos contra el proyecto israelí, que en su opinión hace saltar por los aires los acuerdos de paz de Oslo, que prevén una solución de «dos Estados»: una Palestina independiente y viable junto a Israel.

Desde la firma de estos acuerdos en 1993, la población de las colonias judías en Cisjordania, consideradas ilegales por el derecho internacional, se ha más que triplicado, hasta superar los 450 mil israelíes que cohabitan con alrededor de 2,8 millones de palestinos.

«El derecho internacional es transparente como el cristal: la anexión es ilegal. Si Israel sigue adelante, mostrará su cínico desprecio por el derecho internacional (…) en favor de la ley de la selva», recalca Saleh Hijazi, experto de Amnistía Internacional sobre el conflicto israelo-palestino.

Los palestinos dicen estar preparados para reanudar las negociaciones bilaterales con los israelíes, pero no a partir del plan Trump.

«No vamos a sentarnos a una mesa de negociaciones donde se propone la anexión o el plan Trump porque en ese caso no se trata de un plan de paz, sino de un proyecto para legitimar la ocupación», declaró el negociador palestino Saeb Erakat. (Con información de AFP)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir