El coronavirus, la ceguera y el cubano solidario

¿Quién podía imaginar que con el coronavirus, aquella novela de José Saramago (Ensayo sobre la ceguera) se convertiría en realidad y no precisamente a través de una versión cinematografica? Es que a partir de la “Ceguera colectiva” que el modelo neoliberal ha impuesto a escala mundial como una pandemia, pasada esta crisis, el mundo tendrá que replantearse la adopción de un modelo humanista y solidario: solo así estará preparado para sobrevivir.

Resulta que al observar las reacciones en medio de la crisis, podemos aseverar que el egoismo y la falta de solidaridad es coincidente con la aplicación de políticas que han conducido, no solo a la deslegitimación de todo lo que es público, a través de los recortes indiscriminados a la salud, la educación y a la asistencia social; sino que han provocado la descomposición de la conciencia colectiva y la globalización del egoísmo, imperando una manera individualista de vivir.

Como en la novela de Saramago, los personajes infestados por la Ceguera, luchan por la supervivencia y ponen al descubierto sus peores instintos, trascendiendo así el significado de Ceguera como carencia física. Ante los considerables efectos negativos que se producen sobre la economía global, con afectaciones en las actividades de comercio, transporte, esparcimiento y turismo, así como en otros sectores, los grandes medios muestran extrema preocupación, pero ninguno se pregunta ¿cómo podemos salvarnos con la cooperación?

Recomendamos leer || Rubén Carballo Herrera: “Sin descanso, pero con el honor de poner a Cuba en alto”

Ya el FMI sacó sus cuentas y aseguró que el crecimiento económico estimado en un 3,3por ciento para este año, podría verse recortado entre un 0,1 por ciento y 0,2 por ciento, lo que ha provocado un “frenazo en seco” que puede conducir a una profunda recesión. En respuesta a lo anterior, las autoridades económicas a nivel global adoptan medidas encaminadas a asegurar la liquidez de los mercados financieros, afectados por la Ceguera; pero no hablan de salvar a los más desprotegidos, porque no los ven en sus prioridades. Se reunió la OPEP buscando la solución a los precios del petróleo, pero no se reune nadie para regular el mercado de la industria farmacéutica, sabiendo que antes de la crisis sus ganancias superaban las de las ventas de armas o las telecomunicaciones, y que por cada dólar invertido en fabricar un medicamento, se obtienen mil de ganancia. En varios países, ante la carestía de las mascarillas sanitarias, vitamina C o gel antibacterial, el mercado actúa cumpliendo con sus reglas: cuando aumenta la demanda, entonces se incrementan los precios.

La crisis ha conducido a colas y compras compulsivas. Los consumidores, que se han contagiado con una pandemia de pánico en casi todo el mundo, acaparan y lloran; mientras el mercadogana y sonríe. Millones de personas han inundado lastiendas en busca de provisiones, sobre todo en los Estados Unidos, no solo por los miedos a una larga cuarentena, con escasesde comida, productos de primera necesidad o de papel higiénico; sino que se reporta que no son pocos los que también han decidido comprar armas de fuego.

Horroriza conocer que Trump había ofrecido grandes sumas de dinero para atraer a la empresa alemana CureVac a Estados Unidos y asegurar los derechos exclusivos de una vacuna; o que no hay decisión en la rica nación del norte para decidir entre Medicare para todos o coronavirus para todos. Duele saber que personal médico de siete centros de salud en la región oriental de Santa Cruz, en Bolivia,se negaron a atender a una mujer con coronavirus y que elgobierno de facto, anteriormente había acusado sin pruebas a la brigada médica cubana y prescinde de esos servicios, desconocindo que las familias bolivianas más desprotegidas quedarían sin recibir la atención médica necesaria.

Ante las crisis el mundo ha estado vulnerable por no contar con los medicamentos que eviten los daños físicos en el organismo; pero sobre todo ha demostrado la fragilidad del modelo neoliberal imperante, que se empeña en incentivar el mérito individualista y la carrera por la competencia en los mercados, en la que al final pugnan unos contra otros, sin importar las reglas del juego.

Lea también || Agradecen a Cuba pasajeros de crucero británico con casos de Covid-19 (+Video)

El antídoto de la solidaridad y la cooperación se contrapone, y no es precisamente Interferón. A pesar de la Ceguera de los que calumnian y tratan de desprestigiar a los médicos y a nuestro sistema de salud, que estuvieron en el año 2005 en medio de las montañas de Pakistán, fueron los médicos cubanos, los primeros en llegar a la Haití a salvar vidas después del terremoto de 2010; médicos y enfermeros cubanos se mantuvieron durante casi seis meses de lucha contra el virus del Ébola en Liberia y Sierra Leona en el año 2015. Ahora en Italia, la más golpeada después de China por la Covid-19 hasta la fecha, la cooperación médica de la Mayor de las Antillas brinda la mano amiga, al igual que en otra treintena de países afectados por la pandemia.

Se trata del antídoto contra la misma Ceguera que impidió atracar en varios puertos, incluido los Estados Unidos, a un crucero británico,a pesar de haber solicitado ayuda, debido a la situación y el riesgo para la vida de las personas que se encontraban como casos confirmados de coronavirus y otros que presentaban síntomas. No obstante, en medio de las tinieblas,vuelve a emerge un rayo de luz. Una pequeña isla los acogió y los envió a casa de manera segura, mientras que los isleños masivamente decian a coro: “si no lo hacemos así, entonces no somos cubanos”.

Se requiere por tanto un modelo humanista, que trate la Ceguera del alma, porque como José Saramago:

Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”.

*Director de Economía y Planificación Física en Cienfuegos

Andrés Martínez Ravelo

Andrés Martínez Ravelo

Ingeniero civil. Director provincial de Economía y Planificación en Cienfuegos.

2 Comentarios en “El coronavirus, la ceguera y el cubano solidario

  • Avatar
    el 2 abril, 2020 a las 8:38 pm
    Permalink

    Excelente artículo. Un abrazo al autor que lo conocemos por ser tambien un cubano bueno y solidario. Un aplauso inmenso a los médicos y a todos los que brindan su mano amiga a los mas desposeidos en cualquier parte del mundo, sin pedir nada a cambio. Abajo el bloqueo. El mundo tiene que cambiar y debe ser mejor, se lo merecen nuestros hijos y nuestros nietos.
    Gracias Andresito y tambien al periódico de nuestra provincia.
    Alejandro Amador.

    Respuesta
  • Avatar
    el 31 marzo, 2020 a las 8:32 am
    Permalink

    Buenos días, vivo en la calle 8 entre 89 y 91 en el reparto tulipán, Cienfuegos. Desde el pasado jueves no tenemos agua debido a una ruptura en la tubería principal. Necesitamos solucionen nuestro problema ya que el agua es una
    fuente vital en estos momentos para prevenir y enfrentar el Covid19. En
    espera de una solución inmediata Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir