¿Cómo controlar el trips de las flores del frijol y minimizar sus daños?

Por Delvis Subit Lamí*

El trips de las flores del frijol (Megalurothrips usitatus) apareció en la provincia de Cienfuegos, causando daños económicos como plaga a partir de enero de 2020, campaña en la cual afectó unas 670 hectáreas de ese cultivo tan importante en la mesa de los cubanos.

Desde aquella fecha comenzaron las investigaciones en el territorio y en Cuba, llegándose a establecer un grupo de medidas destinadas a reducir el impacto de esta terrible plaga. Entre estas destacan las siguientes, recomendadas a los productores antes de comenzar la presente campaña 2020-2021:

1.- Realizar una correcta preparación de suelo, eliminando todos los restos de malezas.

2.- Evitar colindancia con cultivos de la misma especie.

3.- Realizar tratamiento de desinfección de la semilla, en el caso de los productores potenciados, con Gaucho MT FS 390 o Imigo Plus FS24,6. En el caso de los productores no potenciados, entonces con Trichoderma harzianum cepa A34, a la dosis de 8 Kg/ha, para el control de hongos de suelo.

4.- Mantener el monitoreo en todos los cultivos.

5.- Mantener un correcto régimen de riego en el cultivo.

6.- Mantener el cultivo libre de malezas.

7.- Empleo o siembra de barreras vivas de maíz o sorgo, que favorecen la presencia y desarrollo de biorreguladores (Crysopas y Orius), y como desorientación del trips y otras plagas.

8.- Empleo de trampas de colores, fundamentalmente azules y blancas, con grasa, melaza u otro material adherente.

9.- Aplicación sistemática de agentes de control biológico y alternativas donde se incluyen:

– Dos tratamientos de Nicosave, a la dosis de diez litros por hectárea, para el control de ácaros, trips y salta hojas.

– Dos tratamientos de Beauveria bassiana, a la dosis de 2 kg/ha, para el control de trips y crisomélidos.

– Dos tratamientos de Metarhizium anisopliae, a la dosis de 2 kg/ha, para el control de trips, salta hojas y crisomélidos.

– Dos tratamientos de Bacillus thuringiensis Cepa 13, a la dosis de 2 kg/ha, para el control de ácaros.

– Dos tratamientos de Lecanicillium lecanii, a la dosis de 2 kg/ha, para el control de trips, áfidos, salta hojas y crisomélidos.

– Dos tratamientos del nemátodo Heterorhabditis amazónica, a la dosis de 20 millones/ha, para el control de las pupas y prepupas de trips y minador.

Existen experiencias en el caso de los productores que han cumplido disciplinadamente las medidas indicadas en el manejo del cultivo, quienes lograron mantener la plaga por debajo del umbral económico de daños, y como resultado, alcanzaron buenos rendimientos.

*Director de Sanidad Vegetal en Cienfuegos.

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir