Contrastes que confirmó el coronavirus

Un virus invisible, surgido acaso por la agresión del hombre al planeta, ha traído el caos. La pandemia desatada lo ha revuelto todo, o ha puesto las cosas del género humano en su lugar. Esa partícula imperceptible al ojo humano ha proyectado como en inmensa pantalla mundial, la realidad de los regímenes sociales en que viven.

Dos de ellos resultan contrastantes. Deshumanizado uno: el capitalismo en todas sus formas y manifestaciones, pero en las que resalta el Imperialismo; la más degradante y poderosa, al punto que puede resumir los sucios capitales de todo el planeta en una formación global, invisible como un virus y no menos mortal para los desposeídos del globo terráqueo. Ellos lo concentran todo, riquezas inconmensurables, en el FMI y el Banco Mundial (son los banqueros ¡bandidos!, como los describió Martí), a la par que maldades y vicios, mentiras y desprecios a la humanidad. Generalmente olvidan la verdad de la frase latina del Génesis: Memento homo, quis pulvises et in pulverem reverteris (Recuerda hombre, que polvo eres y en polvo te convertirás).

Por eso vemos en estos días que el poder en los Estados Unidos continúa exacerbando el odio a los negros, como desde hace siglos; podemos contemplar a gobernantes de turno, como el multimillonario Donald Trump, en USA; el fascista Jair Bolsonaro, en Brasil; o como el traidor Lenín Moreno, en Ecuador, por citar solo tres tipos diferentes de sociedades capitalistas que concentran las mayores cantidades de muertes, por el colapso de instituciones de la salud, servicios funerarios y cementerios, que han privatizado; y que ahora se preocupan por reabrir las producciones que engrosan capitales,porque lo primero es el Señor Dinero y lo último sus despreciados pueblos a los que niegan el presupuesto salvador y los resultados de la ciencia que no han dedicado al servicio de la salud popular, para atender primero la producción de riquezas que irá a parar a sus bolsillos privilegiados.

En evidente contraste, que hoy puede percibirse bien, en la Cuba socialista, agredida, asediada e injuriada; la Cuba de Martí, de Fidel, de nuestros queridos gobernantes legítimamente continuadores, la atención primera es para la salud, la educación, la cultura, el deporte, la ciencia, la producción de bienes y servicios fundamentales en beneficio de las masas. Y lo que hoy contemplamos con orgullo: el pueblo educado en las virtudes socialistas, la solidaridad, el amor al ser humano, distribuyendo con honor lo que tenemos para ayudar a la humanidad que sufre, y pueblo en fin de científicos, de hombres y mujeres de ciencia y virtud, de ideología humanista, sale a prestar ayuda y a demostrar el respeto y el amor por la humanidad que el capitalismo pervierte.

Sí, esta pandemia vino a evidenciar los contrastes entre dos sistemas sociales bien distintos. El futuro dependerá de cómo lo perciban todos los habitantes del planeta. Ayudémoslos a entender a través de nuestras redes sociales, a veces tan mal utilizadas. Contémosles cómo Cuba lucha contra la Covid-19. Cada uno de nosotros dispone ahora de evidencias suficientes para hacer comprender la verdad.

Andrés García Suárez

Andrés García Suárez

Periodista, historiador e investigador cienfueguero. Fue fundador de 5 de Septiembre, donde se desempeñó como subdirector hasta su jubilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir