Contra viento y marea avanzan las reparaciones del central 14 de Julio en Cienfuegos

En medio de innumerables limitaciones de insumos y otros recursos materiales, además de las restricciones impuestas por la Covid-19, los trabajadores del central 14 de julio, de Cienfuegos, no cejan en el empeño de alistar la maquinaria industrial para iniciar la zafra 2021-2022 en los primeros días del próximo mes de diciembre.

Bajo el techo del ingenio más integral de Cuba, las labores de reparación hoy están centradas en el montaje de una nueva estera de caña en el basculador, tareas para entubar uno de los tachos y el mejoramiento de dos conductores de bagazo, en tanto está prácticamente a punto de concluir el equipamiento de la planta eléctrica, aunque en todas las áreas de la fábrica se realizan acciones restauradoras y de mantenimiento.

Así lo aseguró a 5 de Septiembre el ingeniero Amaury Rodríguez Depestre, director general de la recién creada Empresa Azucarera homónima, quien abunda:

“Resulta oportuno señalar que hemos apelado a las iniciativas del colectivo de mecánicos, paileros, electricistas, soldadores y demás operarios y sus ayudantes, en busca de alternativas para paliar la difícil situación, sobre todo, con las carencias de oxígeno para los equipos de soldaduras, por las razones que todos conocemos. Ello nos ha obligado a emplear varillas en lugar del oxicorte normal”.

Ante el déficit de oxígeno industrial se han utilizado alternativas en las tareas de soldadura. /Foto: Modesto Gutiérrez

A la par, se trabaja intensamente también en los centros de acopio y los talleres de la maquinaria agrícola, a fin de que tanto las combinadas de corte como el resto del parque mecanizado estén de alta con tiempo suficiente al comienzo de la cosecha cañera.

El director general de la Empresa Azucarera 14 de Julio, enclavada en el municipio de Rodas, adelantó que la próxima será una contienda corta y de apenas 23 mil toneladas de crudo, pero con el compromiso de emplearse a fondo en alcanzar altos índices de eficiencia industrial y sacarle a la gramínea que pase por los molinos todo el potencial posible.

El central rondense, evaluado en los últimos años como el mejor de sus homólogos, tiene entre su encargo social garantizar el azúcar ensacada para la canasta básica de la población de Cienfuegos y la del municipio especial Isla de la Juventud, además de tributar parte del dulce de altísima calidad a la exportación, en tanto deben cumplir con la producción de alimento animal a partir de los subproductos miel y bagacillo.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir