Con vivencias: Pared con pared

Dos viviendas vecinas han convivido armónicamente por décadas, “pared con pared”. Con el tiempo, una de ellas pasó del deterioro a la ruina, y de ahí hasta su total desaparición, condición que mantuvo por algún tiempo. Finalmente, los herederos deciden asumir la nueva construcción y entre todo el proceso de licencias y proyectos, encuentran un obstáculo que genera conflicto: una ventana en la pared.

No se trata, ojo, de una pared cualquiera, sino de una medianera, aquellas “comunes a dos edificaciones”, según el glosario de términos de las Regulaciones Urbanísticas, o sea, que está reconocida en la titularidad de más de un inmueble, lo cual implica responsabilidades para sus propietarios.

“Este fue un caso que recibimos en apelación en el Tribunal Popular Provincial (TPP). Empezó el proceso y querían que estas personas cerraran la ventana. Una mera tolerancia del vecino no puede afectar el derecho que tiene sobre su pared, pues en principio esta es de ambos y no puede tener aberturas”, explica Yaisery Brunet Romero, presidenta de la Sala de lo Civil, Administrativo y Laboral del TPP.

“Finalmente no se mandó a cerrar, porque los abogados interponen la prescripción de la acción; tú tienes un tiempo para accionar (5 años), de lo contrario, estas modificaciones adquieren perpetuidad”.

Un total de 39 artículos de las Regulaciones Urbanísticas de la Ciudad de Cienfuegos describen el uso y disfrute de estas estructuras. Sin embargo, el acceso a tal documento hoy es prácticamente nulo, lo cual genera desorientación, incluso, violaciones al orden establecido.

De estas paredes (que igualmente puede ser una tapia o estar entre dos habitaciones interiores de una vivienda), a cada propietario corresponde hasta la mitad; siempre y cuando evite “realizar actos que perturben más allá del límite generalmente admitido, el disfrute de los inmuebles vecinos”, de acuerdo con lo establecido en el artículo 170.2 del Código Civil cubano.

Por eso no deben añadirse cargas, dar golpes, crear aberturas, empotrar vigas, pisos o columnas. Por el contrario, exigen que cada cual colabore en su conservación y reparación, a menos que sea responsable de su deterioro, en cuyo caso responderá a su costo total e indemnizará al otro por los daños. Cada uno de estos derechos y obligaciones tienen carácter flexible y estarán sujetos a cambios si existiera un acuerdo entre los titulares.

En los tribunales populares de Cienfuegos, los conflictos de vecindad relacionados con medianería casi siempre son consecuencia de acciones constructivas sin el consentimiento de la otra parte. Así, adosan a esta pared materiales, escaleras, columnas, se amplían a un segundo nivel utilizando la misma, y crean visuales hacia la otra vivienda, entre otros.

“Se trata de procesos de cierta complejidad y muchas veces requieren pruebas periciales, porque el tribunal necesita criterio técnico, práctico o científico especializado, además de los documentos que precisamos estudiar. En ocasiones solo se determina la medianería con las mediciones precisas de un técnico de Planificación Física o se llega a un acuerdo sobre la solución a partir de la opinión de un ingeniero”, comenta Brunet Romero.

El proceder aquí es igual al descrito en secciones anteriores: se realiza una demanda siempre con asistencia letrada. Aunque la recomendación primera implicará siempre el diálogo y el entendimiento entre las personas.

“Es muy importante que exista claridad en estos asuntos, conocer hasta dónde llegan tus derechos, añade la jueza. Tu vecino de hoy puede no ser el de mañana, y quizás tienen buenas relaciones y acuerdan verbalmente determinada acción, pero si existe consentimiento para que este acuerdo tenga perpetuidad, debe quedar constancia por escrito”.

Hasta aquí el tema de las paredes medianeras. Recuerde, como siempre, que nos interesan sus vivencias, sus opiniones y sus interrogantes. El próximo mes: Guarda, cuidado y régimen de comunicación.

Impactos: 674

Rosa M. Díaz Hernández

Rosa M. Díaz Hernández

Lic. Periodismo Graduada de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas 2012

2 Comentarios en “Con vivencias: Pared con pared

  • Avatar
    el 19 mayo, 2020 a las 8:00 am
    Permalink

    Acuerdo, y dice que tengo que dejarle 75 centímetros, en fin creo que ni a un acuerdo puedo llegar porque son vecinos bien difíciles. Estoy esperando que se restablezca todo para poder solicitar ayuda porque ella me dice que quiere que venga un inspector y se lo diga personalmente. Y si tiene razón, entonces ella cierra la ventana.

    Respuesta
  • Avatar
    el 19 mayo, 2020 a las 7:56 am
    Permalink

    Buenos días, tengo situación similar con el tema de la pared medianera. Brevemente contaré que hice una compra y venta en la cual mi casa tiene una pared colindante con una vecina, la casa es de una planta pero bien pequeña a lo cual solicite licencia de construcción y un proyecto solicitando ampliación y remodelacion. Me fue entregado el proyecto y me dispongo a observar la obra pero me digo wao esto esta mal porque al arquitecto se le olvidó la ventana que está arriba de mi placa que es el baño de la vecina y vuelvo arquitectura y planteo mi inquietud el arquitecto me dice que pasaría al día siguiente a mi casa pues al día siguiente el compañero fue y me dijo el proyecto no esta mal lo que esta mal es la ventana, porque es una pared medianera, y allí comenzó el problema con la vecina. Me decidí hablar con ella y explicarle y no hay manera de que entienda ella solo me dijo que cuando ella fue a vivir ya estaba la ventana y que a nadie nunca le molesto ahora le digo yo para llegar a un

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir