Comercio global, gran perdedor en guerra tarifaria de China y EE.UU.
jue. Dic 5th, 2019

Comercio global, gran perdedor en guerra tarifaria de China y EE.UU.

El intercambio de bienes es a todas luces el mayor de todos los perdedores de la guerra tarifaria que en la actualidad sostienen China y Estados Unidos, desatada por el proteccionismo comercial desplegado por Washington.

Al tratarse de dos de los más grandes consumidores de materias primas del mundo, tiemblan aún más que ellos sus proveedores pues, si a las mayores economías del mundo importar les cuesta cada vez más, es predecible una demanda global más laxa y una considerable reducción de los pedidos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió recientemente que una guerra comercial amenaza la perspectiva de crecimiento económico para 2019 y 2020.

Según datos de la OCDE, el comercio mundial crecerá 2,1 por ciento este año, su ritmo más bajo en una década.
Esto tendrá un impacto negativo en las manufacturas, perturbará las cadenas globales de valor y generará una incertidumbre que pesaría en las decisiones sobre inversión, adujo.

A juicio del secretario general de la organización, Ángel Gurría, dicho escenario minará el bienestar de la gente: afectará a los empleos y la capacidad de compra de los consumidores se verá perjudicada.

‘La economía mundial está en un lugar peligroso a menos que haya una reducción de las tensiones comerciales’, remarcó.
Por su parte, en horas recientes, el secretario general de la Organización Mundial del Comercio, Roberto Azevedo, sostuvo que el pronóstico de crecimiento del comercio para el año en curso es de 2,6 por ciento.

El dato representaría cuatro décimas menos que el registro de 2018, año en el que el comercio cayó dramáticamente en el cuarto trimestre, puntualizó el directivo.

Informó que, tras un análisis del comportamiento del primer trimestre de este año, se comprobó que los indicadores de pedidos de exportación, el transporte aéreo internacional, las materias primas agrícolas, los componentes electrónicos y la producción y venta de automóviles están firmemente por debajo de la tendencia.

Estamos en una situación de gran incertidumbre, dijo, a la vez que afirmó que esta coyuntura favorece la reducción de la inversión y el consumo, golpeando duramente al comercio y, potencialmente, perjudicando el crecimiento económico en todas partes.

Otro de los organismos que vaticina perjuicios considerables para el intercambio global por la pugna entre China y Estados Unidos es el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el análisis de la entidad, la escalada más reciente entre ambas economías podría mermar significativamente la confianza de los mercados financieros y empresariales, interrumpir las cadenas de suministro y poner en peligro la recuperación proyectada del crecimiento global en 2019.

A nivel mundial, el impacto adicional de los nuevos aranceles anunciados y previstos recientemente por los Estados Unidos y China, restará alrededor del 0,3 por ciento del Producto Interno Bruto mundial a corto plazo, remarcó el FMI.

Igualmente, añadió, la no resolución de las diferencias comerciales y una mayor escalada en áreas como la industria automotriz, podría afectar aún más la confianza de las empresas y los mercados financieros, impactar negativamente en los diferenciales y las divisas de los bonos de los mercados emergentes, y frenar la inversión y el comercio.

Además, las mayores barreras comerciales interrumpirían las cadenas de suministro globales y reducirían la expansión de las nuevas tecnologías, lo que en última instancia disminuiría la productividad y el bienestar global.

El reporte sostuvo asimismo que una mayor restricción de las importaciones también haría que los bienes de consumo comerciables sean menos asequibles, perjudicando a los hogares de bajos ingresos de manera desproporcionada.

Los consumidores de Estados Unidos y China son los inequívocos perdedores de las tensiones comerciales que actualmente protagonizan sus gobiernos, consideró el FMI.

Desde mediados del pasado año, Estados Unidos anunció la imposición de aranceles a las importaciones chinas.

El primero de los montos anunciados ascendió a 34 mil millones de dólares, al segundo correspondieron 16 mil millones más y, recientemente, gravó otros 200 mil millones.

Washington reveló su intención de hacer patente este último monto aún cuando no culminaban las negociaciones que ambas naciones entablaron al respecto.

Tras la decisión de Estados Unidos, China anunció otro tanto a las importaciones del país norteño por un monto de 60 mil millones de dólares.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share