Coincidencias históricas de febrero: Antonio Hurtado y Manuel Matienzo | 5 de Septiembre.
vie. Ago 23rd, 2019

Coincidencias históricas de febrero: Antonio Hurtado y Manuel Matienzo

Manuel Matienzo fue uno de los 35 dirigentes del M-26-7 que la policía apresó en una casa del barrio Buenavista en Cienfuegos el 27 de mayo de 1957, cuando estaban acuartelados allí en espera de acudir al Distrito Naval de la Marina de Guerra, en Cayo Loco, para desarrollar el alzamiento de esta ciudad, que en definitiva pudo ocurrir, meses después, el 5 de septiembre./Ilustración: Arí

Coinciden en el calendario el 9 de febrero, el nacimiento de Antonio Hurtado del Valle, en 1841, fue poeta y periodista cienfueguero; y el fallecimiento en esta ciudad del combatiente sagüero, ligado a acciones rebeldes en Cienfuegos, Manuel Matienzo Abuela.

Hurtado del Valle fue redactor de los dos primeros periódicos que se editaron en Cienfuegos en imprenta y dio esplendor a la poesía revolucionaria.  Todo lo abandonó para ocupar su puesto en la lucha revolucionaria en el territorio y acudió a la cita de los villareños para comenzar la lucha armada contra el colonialismo español. Fue un miembro destacado de la Junta Revolucionaria sureña.

Se presentó en la cita del Escambray llevando consigo sus instrumentos de labor, papel, plumas, tinta y una imprenta manual. Y cuando cienfuegueros y trinitarios eligen a Federico Fernández-Cavada para dirigirlos con el grado de General, éste designa a Hurtado del Valle, director del primer periódico clandestino que tuvo el Ejército Libertador, “La Estrella de Jagua” y cumplió su misión cabalmente. Como combatiente de filas que era también ganó los grados de Comandante. Cuando caídos los Fernández-Cavada y sin armas, los restos de sus fuerzas acudieron a Camagüey, allí el Gobierno eligió a Hurtado, Diputado a la Cámara y luego Sub-secretario de Relaciones Exteriores. Posteriormente, cuando venía con la Invasión a Las Villas, cayó de su cabalgadura enfermo de fiebres y fue sepultado en lugar ignoto de la sabana camagüeyana cerca del límite con Las Villas. La Unión de Periodistas de Cuba en Cienfuegos fundó el Premio “Antonio Hurtado del Valle” para valorar la obra de la vida, en la profesión, de quienes así lo hayan merecido.

La vida revolucionaria de Manuel Matienzo Abuela, nacido en Sagua la Grande y fallecido en nuestra ciudad en el 2007, está muy vinculada a Cienfuegos. Integró desde muy joven las filas del Movimiento 26 de Julio y sirvió a la Patria en toda la isla. La amaba demasiado como para fraccionarla en territorios. Y aunque creció y se desarrolló revolucionario en Sagua, entregó también a Cienfuegos mucho de lo bueno de su apasionada vida. El fue uno de los 35 dirigentes del M-26-7 que la policía apresó en una casa del barrio Buenavista en Cienfuegos el 27 de mayo de 1957, cuando estaban acuartelados allí en espera de acudir al Distrito Naval de la Marina de Guerra, en Cayo Loco, para desarrollar el alzamiento de esta ciudad, que en definitiva pudo ocurrir, meses después, el 5 de septiembre, cuando por el silencio de los 35 jóvenes apresados, a pesar de las bárbaras torturas infligidas en el cuartel militar de Cienfuegos, solo quedó pospuesta la acción y los esbirros nunca supieron por qué estaban reunidos aquí.

Al año siguiente, Manuel Matienzo, actuando en la clandestinidad, será uno de los organizadores de la huelga revolucionaria del 9 de abril en Sagua, donde se desarrollaron  una de las más importantes acciones guerrilleras urbanas  ese día, y mantuvieron la ciudad alzada y libre durante 24 horas. Residió clandestinamente en varias ciudades y pueblos de la isla y en todos actuó con su ejemplar heroísmo y dedicación.

Al triunfo de la Revolución vino a residir a Cienfuegos cuando fue nombrado director de los Ferrocarriles de esta región y participó en múltiples tareas en nuestro territorio. Aquí falleció, ya jubilado y enfermo en el año 2007 y trasladados sus restos a su Sagua natal donde permanece descansando en el panteón de los héroes y recordado en muchos otros lugares de la Patria a la que dedicó sus mejores empeños.

Otro 9 de febrero, en 1959, la Patria amaneció con la noticia de que le había sido otorgada la condición de Ciudadano Cubano por Nacimiento, al Comandante Ernesto Che Guevara, nacido en Argentina, pero ciudadano del mundo revolucionario. Es una condición que para otorgarla fue necesario aprobar  un nuevo acápite a nuestra Constitución. Y era justo. Martí lo definió diciendo que… “La Patria es de quien le sirva con mayor desprendimiento e inteligencia”.  Y así lo hizo Che.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles