Científicos de EE.UU. y Cienfuegos estudiarán microalgas tóxicas

0
956
En el verano de 2015 un inusitado crecimiento de algas tóxicas impidió que esta fuera la imagen de las playas de la margen oeste de Punta Gorda, siempre animadas por la presencia de bañistas. /Foto: Internet
En el verano de 2015 un inusitado crecimiento de algas tóxicas impidió que esta fuera la imagen de las playas de la margen oeste de Punta Gorda, siempre animadas por la presencia de bañistas. /Foto: Internet

Fenómenos como el crecimiento masivo (Bloom) de algas tóxicas reportado el verano de 2015 en áreas de baño de la bahía de Jagua, podrán ser estudiados de conjunto por expertos cienfuegueros y de Estados Unidos.

El primer taller de intercambio académico entre investigadores del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos, al centro sur de Cuba, y de varias instituciones científicas de Estados Unidos, así lo confirmó.

Convocados por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el encuentro se inscribió en el Proyecto Regional RLA 7020: Establecimiento de una Red Regional de Observación en el Caribe para la acidificación de los océanos y su impacto en el Florecimiento de Algas Nocivas (FANS), utilizando técnicas nucleares e isotópicas.

Es financiado por la OEIA desde 2014, para fortalecer las capacidades investigativas en la región del Caribe en la evaluación ese fenómeno, causado por las emisiones de CO² que el mar absorbe y la disminución del pH*, lo cual hace aumenta su acidez”, especificó el Doctor en Ciencias Carlos Alonso Hernández, Investigador Titular de la institución anfitriona.

Por los visitantes encabezaba Donald Anderson, Investigador Titular del Instituto Oceanográfico de Woods, acompañado de especialistas del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de Texas, la Universidad de la Costa del Golfo de la Florida, el Departamento de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Alabama y del Centro de Estudios Marinos y Medioambiente de las Islas Vírgenes, precisa el comunicado de prensa del CEAC.

Compartimos el mar y problemas ambientales como los florecimientos de algas nocivas que han ido en aumento en ecosistemas acuáticos, tanto marinos como de aguas dulces, causantes de la muerte de peces y ostiones, también lesiones en la piel, con impactos negativos en las economías, el ambiente y la salud pública de ambos países. En particular, enfatizó, nos interesan las indagaciones en ciguatera, provocada por un dinoflagelado bentónico (microalga): el Gambierdiscuss spp”.

En la provincia se han registrado florecimientos masivos de diversas especies en 2005, 2009 y más recientemente durante el verano de 2015 con reportes de lesiones dermatológicas en más de un centenar de personas.

Los especialistas que nos visitaron han desarrollado técnicas moleculares —de las que no disponemos en Cuba— para identificar y evaluar la toxicidad de estos microorganismos, y están en disposición de transferirnos sus know-how y tecnologías”, agregó el experto.

Por la parte cubana participaron el Dr. C. Augusto Abilio Comas González, Investigador Titular; el Dr. C. Alain Muñoz Caravaca; la M.Sc. Lisbet Díaz Asencio; e investigadores auxiliares, entre otros con la categoría de agregados y reservas científicas de la institución.

Durante las tres jornadas de trabajo se diseñó una propuesta de investigación conjunta, por ahora en la búsqueda de financiamiento. Con intereses en las costas norte y sur, será un proyecto nacional en el que además del CEAC, participarían el Instituto de Oceanografía, la Universidad de Oriente y el Centro de Investigaciones Pesqueras.

En diciembre próximo, será puesto en funcionamiento en la playa de Rancho Luna un observatorio para estudiar variables oceanográficas que influyen en la acidificación de los océanos. Financiada por la OIEA, la instalación aportará datos sobre corrientes, salinidad, oxígeno disuelto, presión de CO², pH, temperatura, con el propósito de desarrollar modelos de comportamientos, diseñar acciones preventivas, evaluar riesgos y emitir alertas.

Para abril y noviembre de 2017 están anunciados muestreos cubano-estadounidenses en la zona de Rancho Luna y en Cayo Santa María, contribución a un inventario de microalgas que habitan en esas zonas.

En un futuro próximo se prevé además la creación en el CEAC de un laboratorio de biología molecular, para la identificación de especies mediante esas técnicas avanzadas, que arrojarían más luz sobre eventos como el que mantuvo a los cienfuegueros alejados de las playas en el verano de 2015.

(*) Medida de acidez o alcalinidad de una disolución. El pH indica la concentración de iones hidrógeno [H] presentes en determinadas disoluciones.

Dejar respuesta