Cienfuegos y el cierre inmunológico

Mientras en el mundo aún es dispar el acceso a las vacunas contra la Covid-19, incluso, mientras en algunos países se promueven movimiento antivacunas, Cuba encabeza hoy la lista de naciones de América Latina con el mayor porcentaje de población (80,9) que recibió al menos una dosis de alguna vacuna contra la mortal neumonía.

Datos recientes publicados en el sitio web del Ministerio de Salud Pública (Minsap) dan cuenta de que, hasta el 26 de septiembre último, “se acumulan en el país 20 millones 298 mil 170 dosis administradas con las vacunas cubanas Soberana 02, Soberana Plus y Abdala. (…) Han recibido al menos una dosis de una de las vacunas cubanas Soberana 02, Soberana Plus y Abdala, 9 millones 048 mil 689 personas. De ellas, ya tienen segunda dosis 6 millones 293 mil 860 personas y de la tercera dosis 4 millones 955 mil 621 personas. Tienen esquema de vacunación completo 5 millones 019 mil 799 personas, que representa el 44.5 por ciento de la población cubana”.

Dichos guarismos, que a no dudarlo cambian por días en la misma medida en que avanza el proceso de inmunización, es muestra elocuente de la prioridad que se le brinda, sin dejar de lado el cumplimiento de los protocolos higiénico-sanitarios previstos.

Cienfuegos, y eso también se ha reseñado ampliamente, ha sido polígono de la vacunación. A saber, los niños perlasureños han sido los primeros en vacunarse con las Soberanas (dos dosis de Soberana 02 y una de refuerzo con Soberana Plus). Sin estridencias ni fanfarrias protagonizamos un hito mundial.

Relacionado 👉 Cienfuegos marca hito mundial en vacunación pediátrica

Pero también, y al decir del Dr. Salvador Tamayo Muñiz, director provincial de Salud, un concepto novedoso se va concretando en el territorio y en Cuba: el cierre inmunológico.

¿En qué consiste, a qué se debe su novedad? Compartimos con los lectores del “5” algunos de los argumentos ofrecidos por el Dr. Salvador, como todos le conocen.

“Este cierre inmunológico permitirá tener un control sanitario del coronavirus o de las próximas variantes que pueda tener. El resultado es solo posible por la innovación cooperada; es decir, la cooperación de muchas instituciones científicas, entre ellas el IFV, el instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), además de la voluntad política del Partido y el Gobierno, así como la participación el pueblo, principal artífice, capaz de acoger con beneplácito la vacunación con diferentes inmunógenos.

“El cierre inmunológico apunta a no dejar brecha, lo cual se traduce en que todas las personas tengan una oportunidad de vacunarse, y eso lo vamos a lograr. El hecho de que ya se están inmunizando a los niños alérgicos al tiomersal y a las personas convalecientes de Covid-19, es una muestra elocuente de ello”.

Es un proceso continuo que posibilita la incorporación de grupos etarios o de las personas independientemente de su condición inmunológica y además, se estudia la pertinencia de la reactivación en períodos que serán definidos según los resultados de las investigaciones. “Esa reactivación cierra las dudas que podamos tener muchos de cara a las nuevas cepas del coronavirus”.

Artículos relacionados

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir