Cienfuegos, más desafiante que el mar

2
706
Este 22 de abril la ciudad de Cienfuegos celebra 198 años de fundada. /Foto: Centro de Documentación

Similar impresión a la de Cristóbal Colón a su llegada a Cuba, provocó Jagua en el teniente coronel Don Luis D’ Clouet. Cinco días lo hicieron rendirse ante la exuberancia del paisaje: bosques tupidos, suelos fértiles y una sábana de agua que parecía dormir siempre, sin reparar en la salida y puesta del sol.

Conmovido, no tardó en escribir su voluntad a José María Cienfuegos Jovellanos, gobernador y capitán general de la Isla: “Precisamos formar en Jagua una colonia de gentes (…), con la imprescindible condición de que sean trabajadores honrados y de mucho espíritu, para lo cual hay que dar toda clase de facilidades, adquiriendo por lo menos 100 caballerías de tierra de buena calidad para asentar en ella al primer centenar de familias que serán los cimientos de la futura colonia”.

Era 1818 cuando comenzó a gestarse aquí la creación del nuevo poblado, idea que enamoró también a otros 46 colonos venidos de Burdeos (Francia), Nueva Orleans y Filadelfia (Estados Unidos). Fue casi como dar a luz, porque apenas un año después, aquel 22 de abril de 1819, nació Fernandina de Jagua.

A la sombra de un árbol (Majagua) crecieron las primeras 25 manzanas del asentimiento, convertido hacia la segunda mitad del siglo XIX en uno de los más prósperos del país. El auge de la actividad portuaria lo llevó a ser un enclave económico de referencia en América.

No es casual que a solo una década de su fundación ostentara el título de Villa, ahora con el nombre de Cienfuegos, en honor al gobernador y capitán general de Cuba. En 1880 alcanzó la categoría de Ciudad, reconocimiento al desarrollo sociocultural de un espacio que construía, a fuerza del progreso, su imaginario e identidad.

La configuración de la urbe abrió una brecha respecto a otras localidades del archipiélago. El trazado en cuadrículas, propio de las concepciones de modernidad y orden impuestas por el neoclasicismo, estableció una pauta en el resto de la arquitectura, percibida en las majestuosas fachadas del Ayuntamiento, el Colegio de San Lorenzo o el Casino Español.

Negarse a su belleza parecía imposible ante el conjunto de farolas, cúpulas, palacios y mansiones; levantados primero alrededor de la Plaza Ramírez (actual parque José Martí) y multiplicados luego a lo largo del Paseo del Prado, Punta Gorda, La Punta.

Con los años, la ciudad continuó elevando cimas, erigiéndose al antojo de la bahía y su gente. Obras como el Palacio de Valle, el Malecón y el Hotel Jagua, junto a la construcción de grandes industrias, marcaron su esplendor en la pasada centuria.

El 15 de julio de 2005, unas 70 manzanas del Centro Histórico recibieron la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad, conferida por las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Tal distinción reconoció el carácter excepcional y único del conjunto arquitectónico, ejemplo del planteamiento urbano desarrollado en América Latina durante el siglo XIX.

Rumbo al Bicentenario, Cienfuegos se debate hoy entre el tiempo que conduce a las ruinas y los deseos de conservación. Desde los bancos del Parque Martí, el mirador del Palacio de Ferrer o el Bulevar de San Fernando, los horizontes cambian, se reducen y expanden, se iluminan y oscurecen. Pero la ciudad sigue en pie, y respira, más desafiante que el mar.

2 Comentarios

  1. QUE TIEMPOS AQUELLOS DEBE HABER SIDO SOLO LA HISTORIA LOS RECORDARA POR LOS AÑOS QUE HAN PASADO SIN EMBARGO EN LA CABAÑA EN EL ACTO DEL CAÑONAZO TE HACEN PENSAR COMO FUE ESA ACTIVIDAD EN AQUELLOS TIEMPOS PUES TE UBICAN COMO REAL CON SU LEYENDA

    • En Cienfuegos, cada 22 de abril igual se simula el acto fundacional de la ciudad, es algo que ya se ha hecho tradición. Gracias a usted por comentar.

Dejar respuesta