Acometen labores de remozamiento en Academia Provincial de Remo de Cienfuegos

Desde hace buen tiempo en las aguas de la pista acuática de Revientacordeles reina una tranquilidad no habitual. La Covid-19  provocó el descanso de los botes, y que los atletas buscaran otros medios para tratar de mantener su forma deportiva.

Pero la Academia cienfueguera de remo no ha quedado de brazos cruzados, pues el aparente tiempo muerto se aprovecha al máximo para devolver a la instalación todo su esplendor.

Así lo atestigua Juan Alfonso Armenteros, comisionado provincial de la disciplina.

“Desde el primer momento nos dimos a la tarea de reparar, en la medida de lo posible, nuestra instalación, aprovechando que los muchachos estaban en sus hogares. Se contrató a una brigada de la Construcción y llevamos a cabo acciones de albañilería y pintura en todas las áreas de la Academia. Hay que destacar que nuestros trabajadores se sumaron al trabajo, y también nos hemos dedicado a ‘pasarle la mano’ a los botes, los cuales tienen muchísimos años de explotación”.

Aunque ahora las tareas de reparación constituyen prioridad, no se descuida la preparación de los muchachos.

“Por intermedio de llamadas telefónicas los entrenadores han estado al tanto de lo que están haciendo los atletas. Lo más importante es que hagan algo, así sea sencillo, pero que no lleguen en cero a la hora de reiniciar los entrenamientos”.

A pesar del tiempo perdido, Cienfuegos mantiene sus aspiraciones de mantenerse en la élite del país.

“Nuestro objetivo es el mismo: ganar, ganar y ganar”, asevera Juan.

Ojalá pronto esas aguas vuelvan a ser testigos de su habitual rutina, la que ha convertido a la Academia de Cienfuegos en uno de los principales exponentes del remo cubano.

Artículos relacionados

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir