El Grupo Ismaelillo y las vivencias contadas por sus primeros músicos (+Fotos y video)

A propósito del  aniversario 40 del Grupo Ismaelillo, fundado el 10 de octubre de 1980 por el profesor Gonzalo Bermúdez. Cuatro décadas de labor avalan el poder transformador del arte. Varios integrantes del grupo fundacional comparten sus vivencias con 5 de Septiembre

Padilla*

“Tengo un recuerdo que voy a llevar siempre conmigo. Cuando comienzo en el grupo Ismaelillo, a mi madre le habían practicado una radical de mama para extirpar un cáncer. Entonces ella cayó en un estado profundamente depresivo; nada la levantaba. Sin embargo, el maestro la acogió en el grupo; se la llevaba con nosotros para todas las actividades… y mi madre, a partir de que se incorporó con nosotros, del ambiente con el grupo, del trabajo que el maestro hizo con ella…

“Porque el maestro no solo trabajaba con los alumnos, sino también con los padres; les daba consejos cuando veía que algún padre estaba haciendo algo erróneo.

“Tuve esta experiencia, que fue muy bonita, y se lo voy a agradecer toda la vida. Él sacó a mi mamá de esa depresión profunda en la que se encontraba y hasta que falleció, ella fue una persona totalmente diferente. Recuperó la alegría, el buen ánimo. Eso lo voy a llevar siempre en mi corazón”.

Rafael Padilla tocaba la guitarra acústica. Trabaja actualmente como músico profesional y dirige su propio proyecto.
Duilio*

“Mis inicios fueron en la Escuela Pedro Romero. Allí llega el maestro Gonzalo y comienza a buscar a los alumnos con mayores problemas. Yo era muy hiperactivo, sobretodo, a la hora de las clases.

“Para mí ‘Ismaelillo’ significó disciplina; disciplina que me ha ayudado toda la vida, en mi centro de trabajo, con mis compañeros y con todo”.

Duilio Herrera tocaba el trombón. Trabaja actualmente en el Centro Provincial del Libro.
Damián*

“La esencia de la Semilla Escondida es esa: la vida de unos alumnos llenos de las inquietudes más diversas, con carencias varias, que encontraron sus caminos a través de la música.

Yo estaba en quinto grado y mi hermano en tercero, cuando comenzamos. Se estaba terminando el curso escolar y formamos una comparsa para los carnavales y también una banda rítmica. Entonces él se pregunta: cuando acabe el curso, ¿qué hacemos? Es ahí cuando surge el grupo Ismaelillo.

“Significó todo; lo más valioso de nuestras vidas. Nos formó como estudiantes; hizo que viéramos la vida desde una perspectiva diferente a la que teníamos en aquel momento. Principalmente, porque él nunca ha formado a los alumnos para músicos, sino para hombres y mujeres de bien”.

Damián López (extremo izquierdo) tocaba la batería. Su hermano Daniel (extremo derecho) era el pianista del grupo.
Daniel*

“Para hermano y para mí, ‘Ismaelillo’ llegó en un momento muy triste. Nuestra madre estaba muy enferma y el grupo nos dio un motivo, fuera de casa, para que nos centráramos. Incluso nos unió más a mi hermano y a mí. Luego mami falleció y aunque uno nunca olvida completamente el dolor ante una pérdida como esa, ‘Ismaelillo’ nos ayudó a sobreponernos, a seguir adelante.

“Entonces comenzamos a dedicarle más tiempo al grupo y a prestar mayor interés y atención en la escuela. Gonzalo nos llevaba muy recio; eso no tiene discusión. Pero gracias a él, tengo la educación que tengo. Hasta el hecho de cómo ubicar los cubiertos en la mesa… yo siempre trato de explicar a mis niñas cómo se ponen los cubiertos; cómo se utilizan… quién soy, la familia que tengo, todo eso se lo debo a ‘Ismaelillo’”.

Gonzalo*

“En principio fue una necesidad de la escuela. La escuela Pedro Romero era un centro de nueva creación que se había surtido de los alumnos de las escuelas Mariana Grajales y Camilo Cienfuegos. Era un tipo de alumnado con características especiales: desamor a la escuela, falta de constancia educativa y estaban en juego los resultados docentes de ese año. Era una promoción que iba a ser muy difícil.

“Entonces se me ocurrió crear todo un movimiento sociocultural dentro de la escuela, de tal manera que los alumnos estuvieran más tiempo en allí para promover estudios independientes, repasos etc.

“Iniciamos con un coro polifónico, pero los muchachos no querían cantar. Entonces continuamos con un trío, una banda rítmica, porque ya se terminaba el curso y yo no quería que los muchachos volvieran a sus barrios donde las condiciones podían ser desfavorables para su desarrollo, y se creó entonces la comparsa para arrollar en los carnavales.

“Cuando terminan los carnavales se me ocurrió decirles que íbamos a formar un grupo musical. El objetivo, por mi parte, era nuclear a los alumnos más difíciles de la escuela.

“No teníamos instrumentos. En la Casa de Cultura había una orquesta, Melodías Cubanas, que estaba sin pianista; yo tocaba el piano, así que me acerqué a ella. De esa manera yo estaba integrado y ellos me prestaban los instrumentos. Ese fue el arreglo.

El 10 de octubre de 1980 no había clases; yo invito a estos muchachos para que vieran los instrumentos que se necesitaban para formar un grupo musical. Nos fuimos a la Casa de  Cultura; cada cual escogió el instrumento que le gustó y marcamos ese día como fecha de fundación del grupo Ismaelillo.

“Hasta ese momento yo había sido director de coro polifónico, pero no tenía ninguna experiencia con instrumentos musicales. Ahí me acerqué al director de la Banda Provincial de Conciertos en aquella época, para que me ayudara, y que los propios músicos profesionales de la Banda me dijeran cómo se tocaban los instrumentos musicales.

“Yo escribía en una libreta todo lo que ellos me decían desde el punto de vista técnico, pero a la hora de dar las clases a los muchachos, estos no me entendían por la falta de base musical de ellos y mía. Es entonces que, como pedagogo, me veo obligado a recurrir a los números y símbolos matemáticos, y sin querer, estaba creando un sistema nemotécnico que, hasta nuestros días, 40 años después, he utilizado no solo aquí, sino en los más de 20 países del mundo donde he podido trabajar. No fue algo que me propuse. La necesidad del trabajo me fue llevando a ese sistema.

“Hoy me siento feliz, realizado, porque creo que contribuí en algo a formar una familia, no solamente de músicos, porque pienso que para formar músicos están las escuelas de arte. Contribuí a formar una familia, hasta el día de hoy con diez generaciones de hombres y mujeres de bien”.

Gonzalo Bermúdez es el creador del proyecto Ismaelillo, y continúa con este formando niños y jóvenes para la vida a través de la música.
Jorge*

“Yo no me puedo aguantar. Veo a alguien tocando un saxofón y casi le lloro a esa persona para que me preste el instrumento y yo poder tocar algo. Algo que nunca me va a salir perfectamente; todo el que sepa un poquito de música puede darse cuenta, porque ha pasado mucho tiempo, pero toco y me ha sucedido que hay gente escuchando a la que le gusta. A veces me aplauden un poco más; quizás para premiar el esfuerzo que uno está haciendo. Y es algo muy bonito: recordar, revivir esa historia. Para mí, ‘Ismaelillo’ tiene un significado inmenso.

Jorge Cabrera tocaba el saxofón. Actualmente trabaja en la Empresa Municipal de Transporte de Cienfuegos.
Marcos*

“Cuando comencé en ‘Ismaelillo’ tenía diez años. Yo tocaba la guitarra desde los ocho. Sin embargo, a pesar de ser aficionados, el nivel profesional del grupo me dio la cobertura para hacer un rompimiento con la guitarra y trabajar canciones instrumentales para un repertorio específico.

«Para mí, ‘Ismaelillo’ no se quedó en el simple grupo que echó a andar mis expectativas musicales, sino que abrió un espectro para que de ahí nacieran los proyectos que he emprendido en mi vida.

“Todo lo que soy en la actualidad se lo debo al grupo Ismaelillo y al maestro Gonzalo, como todavía hoy lo seguimos llamando.

Marcos Sánchez tocaba la guitarra. Trabaja actualmente como músico profesional.

Artículos relacionados

4 Comentarios en “El Grupo Ismaelillo y las vivencias contadas por sus primeros músicos (+Fotos y video)

  • el 12 octubre, 2020 a las 1:55 pm
    Permalink

    Todos los cienfuegueros tenemos recuerdo de “Ismaelillo” El movimiento cultural infantil de aquella epoca yo creo que fue unico en el pais, ademas del Ismaelillo estaba el grupo Cielito Lindo, La edad de oro y Coral.
    La labor del maestro Gonzalo es unica. Tube la oportunudad de compartir mi infancia con muchos de sus integrantes.
    Felicidades Ismaelillo y muchas Gracias Gonzalo

    Respuesta
  • el 11 octubre, 2020 a las 1:12 am
    Permalink

    Es una etapa de mi juventud que nunca olvidaré. Soy de la habana y en cada concierto que ofreció Ismaelillo en esta provincia yo estuve presente. Mis 15 años los celebré en Cienfuegos y visitamos la casa del maestro Gonzalo Bermúdez y nos invitó a asistir a los ensayos, ahí los conocí a todos. Gratos recuerdos.

    Respuesta
  • el 10 octubre, 2020 a las 9:37 am
    Permalink

    Hermosa historia de bien y humanismo

    Respuesta
  • el 10 octubre, 2020 a las 7:02 am
    Permalink

    Tuve la oportunidad aunque mayores que yo entre 4 y 7 años, conocer a todos estos muchachos que fundaron Ismaelillo, nuestra generación no se perdía nunca un concierto de ellos en el teatro Terry. Fue una época muy linda, dónde logramos interactuar también con la 2da generación.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir