Ni colillas ni cabos: ¿dónde están los cigarros en Cienfuegos? (+Infografía)

Alrededor del tabaquismo se teje una amplia gama de paradojas y controversias. Pujan como boxeadores de un mismo cuadrilátero los intereses de la salud pública y los bienes que anida la industria tabacalera cada año en Cuba, ya sea por ingresos netos o en términos de fuente de empleo directa e indirectamente.

La identidad cultural cubana tiene el habano entre sus egocéntricas maneras de definirse a nivel mundial. Esa unión autóctona encuentra definición en palabras del escritor Miguel Barnet a finales de los noventa: «fumar tabaco es de hombres serenos…, el tabaco es como la novela a la literatura; y el cigarrillo es como el cuento, tan seductor».

La ausencia de ambos productos en el mercado nacional deja en blanco a sus consumidores, mutila esa relación añeja y nos ubica ante una problemática que no deja de tener cabos sueltos.  Hoy los precios de estas mercancías se han duplicado en el llamado mercado negro, y cuando salen a la luz en el sector estatal las colas doblan más allá de las esquinas.

POR DEBAJO DEL TELÓN

El consumo anual en la población cubana (a partir de los 15 años) es de mil 612 cigarrillos per cápita, según un estudio realizado por la Revista Cubana de Salud Pública. De cada 100 cigarrillos vendidos, 26 fueron adquiridos en moneda nacional y 74 en libremente convertible, y es Criollos la marca más consumida entre los fumadores nacionales.

Desde septiembre de 2019 existen reportes de baches productivos en las principales industrias del cigarro en la Isla, ya sea en la de Holguín o en la de Ranchuelo, en Villa Clara. No obstante, durante los últimos meses acá en Cienfuegos la escasez se ha hecho notar mucho más, sobre todo, los expendidos en los espacios del comercio minorista.

falta de ciagarros cienfuegos

En Cienfuegos se reciben cigarrillos de Ranchuelo, en Villa Clara, y de Holguín, en menor medida.

La Empresa Mayorista de Productos Alimenticios y Otros Bienes de Consumo (EMPA) reconoce durante el mes de agosto de 2020 dificultades en el arribo del producto a la provincia, determinado porque los proveedores presentaron problemas con el embalaje.

«Sin embargo, las cifras en los planes para este mes están todas cumplidas, pues antes de que concluyera comenzó a entrar el cigarro. En septiembre se ha mantenido estable…”, agregó Jorge Félix Sierra Liriano, comercial de la Unidad Básica Mercado Pararelo de la EMPA.

«Hace cuatro meses que no se venden prácticamente en las bodegas ni en los bares, pero a los revendedores no les falta. Ahora en la calle una cajetilla de Popular de siete pesos es a doce, o la de quince pesos a 20; una de Criollos de siete pesos es a 12,50 y el Criollos de Holguín de siete pesos a quince (…) El tabaco de un peso, a dos. Mucha gente viviendo de ese negocio», afirma el lector Efraín Cedeño.

Por su parte, una vendedora ilegal describe el fenómeno como un resultado del acaparamiento y de que las cajas no llegan siempre a su destino. «Quien me suministra me trae ahora el triple de las pactadas, porque son a doce o quince pesos, da un margen de ganancia mucho mayor para ambos (…). Yo no te puedo decir cómo se entra al negocio, tienes que averiguar por ahí con los que suministran», reconoce en entrevista informal.

En un recorrido por varios puntos de La Calzada y casas que promueven la venta de estos productos, se comprobó la alteración constante de los precios, además de estar casi siempre abastecidas. Sin embargo, en las redes del comercio estatal la palidez de los estantes revela una situación diferente.

Cienfuegos falta de cigarros

Baches productivos por falta de materia prima en las fábricas determinan en meses puntuales el desabastecimiento

Según datos de la EMPA el 24 de septiembre pasado, por ejemplo, al municipio de Cienfuegos se les vendieron 60 mil cajetillas; a Abreus unas 50 mil, y durante ese mes no se registraron afectaciones en ningún municipio.

Aun cuando los números del suministro no parecen variar en las entregas, lo cierto es que en apenas unas dos horas, como por arte de magia, los cigarros y tabacos de “esfuman” de las unidades habilitadas para su expendio y —lógicamente— una buena parte de los “seguidores” se quedan sin el producto.

OTROS AIRES AL HUMO…

Durante un reciente intercambio con representantes de los municipios en la provincia, Alexandre Corona Quintero, gobernador de Cienfuegos, ofreció coordenadas sobre el tema: “independientemente de las dificultades que existieron en el mes de agosto con el arribo de cigarros a la provincia, han existido comunidades a las cuales hace más de dos meses que no les llega el producto, lo que demuestra una mala distribución en la red, pues se está concentrando la venta en unos pocos lugares y se dejan otros desprotegidos.

“Un asunto que debe revertirse en favor del pueblo.  No solo se distribuyó a pocos lugares, sino que tampoco se puso una regulación para que mayor número de personas accedieran a este».

Tales campanas ilustran que no todo el trabajo está bien hecho por estos parajes al sur de Cuba y que detrás de la negligencia estatal vienen actos de acaparamiento que no siempre son tan espontáneos, sino inducidos desde el desorden administrativo.

Pero como dice el refrán no hay mal que dure… y sobre esas ruedas el Grupo Empresarial de Comercio ha dispuesto acciones para darle un mejor movimiento a las demandadas mercancías.

“De tal suerte y como una alternativa a esa problemática se ha decidido vender el cigarro y el tabaco de manera controlada, tomando como base los núcleos familiares. Se distribuirán ocho cajetillas de cigarros y tres tabacos por núcleo. En la medida en que se recuperen las producciones se incrementarán esas cifras”, explicó Águedo Madruga Torreira, director comercial del Grupo Empresarial en Cienfuegos.

infografía daños del cigarro

Diseño: Fidel Alejandro Conde Ravassa

En un primer momento se distribuirá el cigarro a los municipios, y en un nuevo envío se garantizará el municipio de Cienfuegos. “Se trata de llegar a cada una de las 434 bodegas de la provincia, y consideramos que dicha acción permitirá cerrar el paso al acaparamiento y la reventa. Hay que seguir estudiando el comportamiento de la demanda”, acotó Madruga Torreira.

Actualmente en Cuba se producen cuatro tipos de cigarros: Titanes, Popular y Criollos (fuertes o negros), y Aroma (suave o rubio). Criollos se produce en las fábricas de Holguín y Villa Clara. El Popular, en La Habana y Sancti Spíritus; el Titanes, en Ranchuelo, y el Aroma, igualmente en Holguín.

Un ojo avizor, acciones oportunas y seguimiento constante permitirán que el río de la venta de cigarros no se revuelva más por asuntos que pueden acorralarse a tiempo. Se impone que todo el cigarro que se reciba llegue, en efecto, a cada consejo popular, a las bodegas, para que no se repitan situaciones como las narradas y los fumadores de Cienfuegos dejen de estar en apuros continuos…, aunque siempre será mejor opción dejar de fumar.

*En coautoría con Tay Toscano Jerez

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir