“Cienfuegos es de esos equipos destinados a ganar”

0
244
Yordan Santa Cruz anotó los dos goles en el partido final, que era de vida o muerte. /Foto: Juan Carlos Dorado
Yordan Santa Cruz anotó los dos goles en el partido final, que era de vida o muerte. /Foto: Juan Carlos Dorado

Sin duda alguna la noticia deportiva del momento en estos predios del centro sur de la Isla es la clasificación (agónica, pero clasificación al fin) de los Marineros de Cienfuegos a la fase final de la I Liga Nacional de Fútbol.

Al instante de conseguir el ansiado boleto habíamos conversado vía telefónica con el debutante DT Frank Pérez Espinosa, quien en medio de un ómnibus convertido en manicomio dio las primeras impresiones. Pero era lógica la posterior entrevista formal, ya con la cabeza más fría y las ideas en su justo orden. A la misma accedió sin reparos, y en la tranquilidad del hogar conversamos por largo rato.

¿Qué siente ahora mismo Frank?

“En primer lugar alivio. Se trata de un equipo muy joven al cual se le exigió un resultado, y casi todo el tiempo estuvimos, como se dice, contra la pared. Estoy contento, porque aunque he vivido estas emociones varias veces, nunca lo había logrado con la primera categoría”.

Mucho se habló de la sede en Santiago de Cuba y su “hospitalidad”…

“Realmente fue bien difícil. En el Hotel Deportivo vivíamos en condiciones de hacinamiento, con un baño para más de 20 personas, diez atletas por cuarto, la segunda vuelta sin transporte para trasladarnos a la cancha, no había terrenos de prácticas definidos. Incluso, en la primera fecha ni agua tuvimos durante el desafío. Ante muchas protestas nos mejoraron la estancia en alguna medida, pero siempre bien lejos de lo indispensable para un torneo de este tipo”.

Avanzaba el calendario y Cienfuegos no ganaba. ¿Qué ambiente reinaba en el grupo?

“Estoy contento, porque aunque he vivido estas emociones varias veces, nunca lo había logrado con la primera categoría”, dice el debutante DT sureño Frank Pérez Espinosa. /Foto: Carlos E. Chaviano
“Estoy contento, porque aunque he vivido estas emociones varias veces, nunca lo había logrado con la primera categoría”, dice el debutante DT sureño Frank Pérez Espinosa. /Foto: Carlos E. Chaviano

“Imáginate. Nos golpeó la desesperación, que se hizo evidente en el terreno. Pienso que de ahí la cantidad de fallos a la hora de marcar goles, pues el equipo, aunque los resultados dijeran lo contrario, jugó muy bien. Profundizábamos pero no podíamos finalizar las jugadas. Se notaba una enorme presión y los errores eran increíbles, al punto que en ocasiones se obviaban principios tácticos básicos del fútbol. Creo que tenemos que reforzar el trabajo psicológico y también la atención individualizada con cada atleta”.

Por todas estas limitantes, ¿pudiera hablarse de una alegría doble?

“Sí, sobre todo por haber conseguido el resultado en esas condiciones adversas”.

¿Individualidades?

“Este es un logro del colectivo y todos hicieron lo suyo. Por ejemplo, Yordan (Santa Cruz) anotó los dos goles en el partido final que era de vida o muerte, pero en sentido general opino que nuestra línea defensiva se comportó a gran altura, a pesar de la juventud de sus integrantes. Todos se entregaron y a la postre se cumplió el objetivo”.

Luego de un inédito y absurdo sistema de competencia, ¿cómo anda el tema de las lesiones?

“Aunque parezca increíble, terminamos muy bien físicamente. Estoy asombrado por la preparación extrema que demostraron los muchachos. No tenemos lesionados, mientras en el resto de los planteles la situación fue diferente”.

Tema obligado, el arbitraje…

“Malísimo, no tengo otro calificativo. En el último choque nos favoreció con un penal, pero a la vez nos expulsaron sin razón a dos jugadores que fueron agredidos por sus rivales. Incluso, par de atletas de la capital que se encontraban amonestados, supuestamente en las gradas, irrumpieron en la grama para agredir a los nuestros, ante la mirada de todos, y de ahí salimos nosotros perjudicados”.

Ahora hay borrón y cuenta nueva. ¿Vamos por más?

“Te dije que estaba contento, pero no satisfecho. Ahora es pensar en el partido diario. Para mí no hay favoritos y cualquier cosa puede pasar. Pero recuerda esto: la historia demuestra que Cienfuegos es de esos equipos destinados a ganar”.

 

Dejar respuesta