Cienfuegos: El llamado de la tierra

La disyuntiva a escoger entre la “placa” y el campo, al decir de Yudiel Borges Medina, desde el principio estuvo muy bien definida. “Imagínase, soy hijo de campesinos y de niño no había mayor placer para mí que acompañar al viejo al sitio e imitarlo en las labores a realizar en los sembradíos”, confieza.

Cuando con 17 años otros compañeros prefirieron marchar por rumbos más prometedores, según ellos, el actual presidente de la Cooperativa de Crédidos y Servicios (CCS) Patricio Lumumba, del municipio de Aguada, optó por mantenerse firme al arraigo familiar de su estirpe guajira.

“Hoy no me arrepiento de aquel paso inicial. Por experiencia propia se de los rigores del trabajo con la tierra, pero, en cambio, te retribuye con sus frutos cuando realmente le dedicas tiempo y sacrificio”, reconoce el también productor de arroz y cultivos varios.

“Junto a otros tres campesinos de la propia cooperativa , precisa, fuimos beneficiados con 26 hectáreas bajo riego de una máquina Fregat, en lo que antes fue el cinturón hortícola del municipio. La disponibildad de agua permitió lograr muy buenos resultados con el boniato, la col, el tomate, la calabaza y el maíz, aunque lo que más se potencia es el frijol, cuyas cosechas el pasado año, a pesar de las inclemencias del tiempo, superaron los 500 quintales del grano, dirigidos a la sustitiución de importaciones”.

El destino fundamental de las produciones de viandas, granos y hortalizas, tanto de Yudiel como del resto de los asociados a la “Patricio Lubumba”, está en contribuir al autobastecimiento territorial, como parte de sus aportes, aun modestos, pero prometedores, para alcanzar, más temprano que tarde, la soberanía alimentaria que requiere el territorio aguadense.

Acerca de las 63 medidas aprobadas por el Estado cubano y encaminadas a estimular la producción de alimentos, el máximo dirigente de esta CCS tiene palabras de elogios por su impacto en los sectores cooperativo y campesino. “Indudablemente, argumenta, hemos sido favorecidos con el pago de la mayoría de nuestros productos del agro, así como la reducción de los precios de servicios como el agua y la electricidad, además de facilidades de créditos bancarios, de hacernos falta”.

Por lo pronto, a juicio de Borges Medina, ahora solo falta hacer más y ponerle el extra al surco, y de ello también es líder el joven labriego, porque predica con el ejemplo, pues ha sabido compartir sus esfuerzos: conducir las riendas de la CCS y atender su finca, incluyendo las cerca de 30 hectáreas de arroz que cultiva muy cerca de la Ciénaga de Zapata.

A poco de recibir el sello 60 Aniversario de creada la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños en retribución a su relevante trayectoria entre las masa campesina, Yudiel aprecia mucho el reconocimiento por venir de una organización que admira y respeta, y a la que ha dedicado parte importante de sus más de quince años vinculados a ella.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir