El desafío de una Perla

2
511
El prestigio de la Perla del Sur depende de la actuación de sus ciudadanos ./Foto: Internet
El prestigio de la Perla del Sur depende de la actuación de sus ciudadanos ./Foto: Internet

Perla del Sur. Quizás ninguna otra ciudad del archipiélago cubano recibe un calificativo tan deslumbrante como Cienfuegos. No es de extrañar pues, que el Bárbaro del Ritmo dijera de ella, en pleno esplendor de su carrera musical, que era la urbe que más le gustaba.

¿Qué papel juegan en la emoción de quienes pasean por ella, la bahía de bolsa, adornando con la quietud de las aguas y suave azul, el centro mismo de su entorno, y el Paseo del Prado, extendido por más de un kilómetro a lo largo de su más atrayente entrada?

El premio concedido por la Unesco a su Centro Histórico Urbano, de majestuosa arquitectura, el amplio trazado de sus calles y avenidas…, proclamándolo Patrimonio Cultural de la Humanidad, quizás sea el colofón del reconocimiento —dentro y fuera del país— a esta joven coqueta, próxima a cumplir dos siglos de existencia.

Pero de esta ciudad, como de cualquier otra en el mundo, sería imposible hablar con propiedad si a la par no caracterizamos a quienes la habitan, le dan vida y embellecen mediante su pasión e inteligencia humanas.

En tal sentido, nuestra Perla no es la excepción. La mayoría de quienes la pueblan, hacen cuanto de ellos depende para cuidarla, preservarla, tratan de que se mantenga limpia y ordenada. Otros, por su parte, se comportan indiferentes, agreden el entorno y dan a los visitantes, con actitud soez e incivil, una impresión contrastante con la de un pueblo educado que goza de gran prestigio internacional.

¡Cuántas veces nos asaltan esas mesas de dominó en medio de las aceras, a cualquier hora del día, interrumpiéndonos el paso, sin que ninguna autoridad lo impida; las palabrotas indecentes gritadas por personas de cualquier edad y sexo en plena calle o dentro de un ómnibus; la acumulación de jóvenes a plena luz del día en las arterias más concurridas  obstruyendo el paso de los viandantes; la papelería arrojada indiscriminadamente al piso, apoderándose de la ciudad y los barrios!

Cienfuegos no dejará de ser la Perla del Sur. Reafirmará cada vez más su belleza. Mantener el prestigio ganado depende de sus mejores ciudadanos. En nosotros descansa tamaño desafío.

2 Comentarios

  1. Mena, con orgullo los cienfuegueros nacidos y los aclimatados como usted disfrutamos nuestra ciudad, es cierto que ya no se ve el carro grande aquel de limpieza de las calles, pero tampoco se ven las latas de basura en las aceras, hoy existen vertederos y más desperdicios, lógico, la población es mayor, existen más y nuevas opciones para la alimentación, la población es más dinámica, en resumen son nuevos tiempos, por lo tanto las autoridades deben ser más creativas, por costumbre nos comparamos con lo que nos venden las transnacionales de la comunicación, lujosos barrios residenciales donde para entrar se pide permiso con antelación, en Cuba eso no existe lo mismo da pasear por Punta Gorda que por Pastorita salvando los atractivos, repito hay que ser creativos en función de nuestra época, mantener el estatus de la perla pero desde la perspectiva actuar, e importante explotar mas los espacios que tenemos, el malecón, la bahía, el “maleconcito” la rotonda, es bueno conservar lo antiguo pero más importante seria explotar el presente.

  2. Disculpe Jesús Mena. mesas de juego en espacios públicos existen en todo el mundo, mesas de ping pong, domino, ajedrez, etc, donde las personas se reúnen a realizar parte de su vida social, las palabrotas lamentablemente tenemos una PNR que hace rato no cumple bien su rol. Lo más importante y preocupante es que el termino de Perla del sur , así como Linda ciudad del mar, está dado no solo por su arquitectura y por la idiosincrasia o por lo que hemos dado en llamar como cienfuegueridad. También lo es por algo que usted menciona y forma parte, creo, o tal vez formaba, de nuestra identidad como sureños, y es la limpieza de la ciudad, la que parece ya no importarle a muchos representantes de instituciones, ni parte de la población le interesa y lo peor es que no se muestra ningún artículo donde las autoridades se refieran al tema, o que se presenten leyes municipales con respecto al tema que desde la colonia ha sido preocupación de sus habitantes, alcaldes y en este caso de algunos presidentes de gobierno municipal y provincial. Ejemplo de basura en las calles cienfuegueras hay muchos y de personas pisando y acabando con el césped también, pues lamentablemente tampoco se estudian los espacios donde se sitúan las señales de wiffi acabando las personas con el entorno. son muchas cosas, pero realmente.¿ Quién de nuestros dirigentes está preocupado? Esa, es la verdadera pregunta.

Dejar respuesta