Cienfuegos celebró los diez años de ‘magia’ del Heberprot-P

0
903
El medicamento cubano Heberprot-P evita en un 71 por ciento de los casos la amputación por úlceras en los pies de pacientes diabéticos. Con registro sanitario en 22 naciones y el reconocimiento de propiedad intelectual en otras 47, hoy se benefician en el mundo alrededor de 300 mil personas con el fármaco.
El medicamento cubano Heberprot-P evita en un 71 por ciento de los casos la amputación por úlceras en los pies de pacientes diabéticos. Con registro sanitario en 22 naciones y el reconocimiento de propiedad intelectual en otras 47, hoy se benefician en el mundo alrededor de 300 mil personas con el fármaco.

8:30 de la mañana. El salón de espera del centro de rehabilitación del Policlínico Laboral, a la vera del principal de los accesos al reparto de Pastorita, en la ciudad de Cienfuegos, está repleto. Tiene lugar allí una Jornada de Salud convocada por la Dra. Ivonne Marrero Rodríguez, coordinadora en la provincia del Programa de Atención al paciente diabético y uso del Heberprot-P, un medicamento “mágico”, ciento por ciento cubano que cumple ahora su primera década de uso y resultados. Creado y producido en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de La Habana, previene las complicaciones del pie diabético y evita la amputación de miembros.

A esa hora ya está listo el equipo mutidisciplinario de trabajo, que encabeza la Dra. Ivonne, acompañada de su colega Sahily González Acosta, también especialista en Angiología, además de su promotora Anaisa Del Sol. Se suma el grupo de Atención al diabético en el Área VII de Salud, conformado por la doctora Matilde Rodríguez Stuart, el licenciado Elier Domínguez Sanamé (traumatólogo) y la enfermera Elisa Moreira García. Todos se hallan capacitados para la aplicación y evolución del medicamento, así como para la detección a tiempo de las úlceras en los pacientes.

La consulta, de carácter integral, también acoge a psicólogo, nutricionista, podólogo, estomatólogo y clínico, de modo que los diez años de uso del fármaco resultaron saludados con atención, como debe ser.

Pero la voz se corrió por el barrio y muchos acudieron hasta el centro, incluidas personas ajenas a la diabetes, una señal clara del largo trecho que todavía le queda transitar a la Atención Primaria, en ese caro afán de hacer del Policlínico en las comunidades, la principal unidad asistencial. Angiología ofrece consultas en el Área IV para todos los pobladores de la zona.

Estamos celebrando los 10 años del programa, apunta Marrero Rodríguez. Seleccionamos esta Área de Salud por el número de pacientes dispensarizados acá, además de por su cercanía con el Área IV. Como ya apreciaron, contamos con un grupo multidisciplinario de atención, y en la medida en que los pacientes sean valorados, pues podrían ser derivados a otras especialidades, como la Oftalmología, por ejemplo. Aquí, si es necesario, incluiremos pacientes en el programa de tratamiento con el Heberprot-P, pero además realizaremos pesquisas con otros que no se encuentran en estadios avanzados de la enfermedad y pueden ser atendidos sin hospitalizar.

De izquierda a derecha la Dra. Ivonne Marrero, coordinadora del Programa Provincial de atención al diabético y uso del Heberprot-P; y la Dra. Sahily González, ambas especialistas en Angiología. /Foto: Magalys
De izquierda a derecha la Dra. Ivonne Marrero, coordinadora del Programa Provincial de atención al diabético y uso del Heberprot-P; y la Dra. Sahily González, ambas especialistas en Angiología. /Foto: Magalys

La metodología indica infiltrar el medicamento en las áreas de la úlcera; con ello se logra, mediante la granulación, que cicatrice, evitando la amputación mayor, que ya en el país alcanza un 70 por ciento de efectividad. La jornada comienza con una charla educativa, que parte del control metabólico, lo más importante en el inicio del tratamiento de la úlcera”, enfatiza la Dra. Ivonne.

Para la ocasión, acompañan al equipo los promotores del CIGB Milda Ferrrer Tamayo, que fiscaliza a la provincia de Cienfuegos, y Raudel Sosa Echagarruga, para la Región Central, ambos especialistas con amplios conocimientos en comunicación, promoción y sobre el uso y aplicación del medicamento y sus propiedades, quienes distribuyen plegables entre los candidatos a pacientes, al tiempo que organizan y comparten la jornada.

ATENCIÓN FAMILIAR AL DIABÉTICO

Francisca Sarría tiene 63 años y más de media vida como paciente diabética. Concurre a consulta con una lesión infectada en el pie derecho, que le impide caminar: “me clavé una puntilla en el jardín del edificio, pensé era una bobería, pero ya llevo una semana y la cosa va de mal en peor. Tuve hasta fiebre. Me enteré que venía la Dra. Ivonne y dije, esta es la mía, así no tengo que ir al Hospital”, comenta Pancha, con toda la pierna caliente y adolorida, recostada al sillón de la consulta de Elier.

Ese es el error mayor de un paciente diabético, no acudir a tiempo tras la lesión”, aporta la Dra. Sahily, al tiempo que la examina y detecta, efectivamente, “una afección que debe ser controlada en una institución hospitalaria, para evaluar, administrar antibióticos, compensar el nivel de glucemia, y entonces poder aplicar el Heberprot-P”.

La anciana insiste en que no quiere ser ingresada, pues en casa todos trabajan, quién se va a quedar conmigo”, inquiere. Pero se hace necesario y es urgente. Aquí es donde juega un papel importante la familia, en el apoyo al enfermo, imprescindible en su calidad de vida y sobrevivencia.

Una lesión encontrada en consulta. /Foto: Magalys
Una lesión encontrada en consulta. /Foto: Magalys

Y como buena observadora, pongo atención al calzado que usan, y noto que no es práctico, cómodo ni apropiado para las edades de quienes frecuentan la consulta, ni de quienes sufren padecimientos angiológicos. Y ya había escuchado antes, en una cita de la ACLIFIM, algunas quejas sobre la calidad de los zapatos ortopédicos. ¿Es que acaso el mercado no tiene en cuenta el envejecimiento poblacional a la hora de comprar para la venta? Aunque sí, en las boutiques, he visto sandalias apropiadas, pero tendrían que juntar 3 o 4 chequeras para poderlas comprar.

Regreso tras una digresión necesaria, y converso con Milda, promotora de CIGB: “Otro de los propósitos de jornadas como estas, y Cienfuegos las desarrolla con frecuencia, es acercar los servicios a las comunidades; por lo general los pacientes diabéticos son ancianos con lesiones que les dificulta el traslado a otros centros. Estamos tratando de establecer, en un trabajo conjunto con Salud, este tipo de consulta allí en el médico de la familia, en consultorios con condiciones para su funcionamiento. Esta es una de las estrategias del programa tras cumplir sus primeros 10 años”.

Resultó una mañana provechosa, sin dudas, en la que compartí con tanta gente preocupada y ocupada por la salud y la calidad de vida de sus coterráneos; en la que no dejó de atenderse a paciente alguno, incluso a los que nada tenían que ver con úlceras o lesiones del pie diabético, porque así son nuestros profesionales, quienes suman mayoría y no se descalifican.

Atrás dejo a ese equipo humano, y las imágenes que se me quedaron grabadas, porque nunca será suficiente la divulgación de temas como estos, para que la calidad de vida y el cuidado sea la máxima de quienes tenemos en nuestras manos las herramientas de la comunicación.

Los promotores de Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, institución creadora del Heberprot-P, reparten plegables con información. /Foto: Magalys
Los promotores de Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, institución creadora del Heberprot-P, reparten plegables con información. /Foto: Magalys

Dejar respuesta