Cerrar las comidas con broche de fresa

4
674
Deliciosa fruta tanto en su estado natural como en reposteria

“Fresa y chocolate” es el título de una famosa y multipremiada película cubana. El filme, dirigido Tomás Gutiérrez Alea, Titón, y Juan Carlos Tabío resultó nominada para el Premio Oscar de la Academia de Hollywood. El nombre, alegórico por cierto, lo toma de los sabores más populares del helado ofertados por el mundialmente reconocido Coppelia de La Habana. La historia, en cuestión, trasciende porque rompe tabúes en la época sobre la orientación sexual y el complejo mundo de las relaciones interpersonales, prejuicios y necesidad de comunicación.

Imágen de la película Fresa y chocolate

Empero, trama de la cinta aparte, la fresa, o fragaria por su nombre científico, es una de las frutas más apreciadas ya desde la antigüedad. Se puede caracterizar como pequeña delicia que destaca por su intenso sabor y sus excelentes propiedades nutritivas, como también destaca su uso en la medicina natural y tradicional.

Según los especialistas posee más cantidad de vitamina C que muchos cítricos. Constituye el complemento ideal para acabar con un broche de oro una suculenta comida, ya sean solas, con nata, con leche o en postres más elaborados. Además, tienen un importante valor industrial, ya que se utiliza para elaborar otros muchos productos como batidos, helados, mermeladas, yogures o gelatinas.

Luego, vale la pena conocer más sobre uno de los más populares alimentos que le proporciona al hombre la madre natura. Sepa que, entre otras cualidades, poseen grandes cantidades de elementos muy necesarios para nuestra salud. Sobre todo, la ya mencionada vitamina C, una sustancia antioxidante que, además, protege al cuerpo fortaleciendo el sistema inmune.

Sus ácidos orgánicos poseen efectos desinfectantes y antiinflamatorios.
Entre sus características botánicas puede mencionarse que es una planta perenne que produce brotes nuevos cada año. Presenta una roseta basal de donde surgen las hojas y los tallos florales, ambos de la misma longitud.

El fruto, que conocemos como ” fresa”, es en realidad un engrosamiento del receptáculo floral, siendo los puntitos que hay sobre ella los auténticos frutos. Las cultivadas proceden de especies silvestres cruzadas con las variedades americanas.

Hay una quincena de especies aceptadas de Fragaria – de las casi 75 descritas, que varían en cuanto al número de cromosomas, mostrando una importante poliploidía. Las especies silvestres más comunes son diploides, exhibiendo dos juegos de siete cromosomas; otras son tetraploides o hexaploides, y los híbridos más resistentes son octoploides y aun decaploides.

El botánico George M. Darrow ha señalado que las especies con más cromosomas tienden a ser más robustas y producir frutos de mayor tamaño. De entre las fresas y los fresones más comercializados, encontramos tres tipos:
-La fresa, caracterizada por su pequeño tamaño, con un diámetro de sección ecuatorial alrededor de 20mm.-

-El ‘fresón camarosa’, de origen californiano, muy precoz y caracterizado por su gran tamaño, firme y rojo. Destaca por su buena calidad y su resistencia.- El ‘fresón douglas’, caraterizado por su tamaño más grande y en forma de globo, deformado en su cresta. Tiene un color rojo intenso y brillante, a menudo con la punta rosada.

Gastronomía aparte

Las fresas se cultivan sobre todo por su uso en la gastronomía. Es una fruta del bosque adecuada en regímenes dietéticos, dado que tiene escasa concentración de glúcidos.

Con el fruto de esta planta se hace una bebida alcohólica compuesta de aguardiente denominada licor de fresas. También algunas industrias dedicadas a este alimento confeccionan un sirope concentrado para elaborar refrescos o utilizar como almíbar en la dulcería.

Destaca la corteza de un rojo brillante

Y para que vea, las hojas tiernas se pueden consumir como verdura, aunque es infrecuente ese uso. No obstante, es bueno aclarar que en este caso le estamos proporcionando al organismo numeroso nutriente, principalmente rico en vitamina C y minerales.

Las hojas deben recogerse cuando la planta esté bien florida; las raíces, cuando se encuentre a punto de secarse; y los frutos bien maduros, de color rosado intenso. Siempre se debe conservar a la sombra y en un lugar resguardado del calor y de la humedad.

Como dato curioso, desde hace pocos años se introdujo en Cuba el fomento de la fresa en cámaras del llamado cultivo semiprotegido. La experiencia, a instancia del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, ha sido muy halagüeña, y aunque no tiene la calidad de la obtenida en otras regiones del planeta, sí muy buena aceptación por parte de la población cubana.

Nada despreciable resultan sus beneficios para la salud desde el punto de vista medicinal. Son diversas sus aplicaciones en la farmacopea, en tanto las propiedades curativas, e incluso en la prevención de determinadas enfermedades y dolencias.

Si la va a utilizar en función diurética o antirreumática, apele a tres a cuatro tazas diarias de la infusión de las hojas y las raíces. Tal pócima nos ayuda contra el ácido úrico, gota y artritis.

En tanto, el consumo del fruto deviene anticolesterol por excelencia. Lo anterior se explica por la gran cantidad de ácido ascórbico, así como de lecitina y pectina contenida en sus frutos, la hacen ideal para disminuir el nivel de colesterol de la sangre.
Por su lado, una infusión de las hojas es beneficiosa para disminuir considerablemente las inflamaciones del intestino. Mientras, la cocción de las raíces ayuda a reducir las inflamaciones artríticas. Como también es usada de laxante.

La acción astringente la encontramos en este vegetal cuando bebemos tres a cuatro tazas diarias del hervido de sus hojas, útil, en ese caso, contra la diarrea. Las infusiones de hojas secas son muy astringentes y pueden utilizarse para curar las llagas de la boca.

Otro de los beneficios es el aporte vitamínico, dado que sus frutos son muy ricos en vitamina C, tienen virtudes antianémicas y reconstituyentes. Resultan muy adecuados en la época de crecimiento.

Y consejo adicional, de las tantas ventajas también destaca el uso externo pues las hojas de la planta machacadas y aplicadas sobre la piel constituyen un buen remedio para evitar las arrugas, según los entendidos en la materia.

4 Comentarios

  1. Ja ja ja….. me da risa los precios en que la venden, porque algunos organopónicos en Cienfuegos hace el intento de sembrarlas, se dan pero pequeñas y muy ácidas, pero vale la pena probarlas, la latica de leche condensada a 15.00 pesos y la mayoría de las veces el tamaño no alcanza una moneda de 20 centavos. es muy beneficiosa para los que padecemos de gota, deberían sembrarla con beneficio como hacen con el tomate y presentarla con precios que equiparen su calidad porque vale la pena poderla tener mas a menudo en las comidas.

  2. Hace par de meses llevé a Cuba dos libras de fresa para que mis familiares y amigos la vieran y probaran por primera vez, pues es muy raro un cubano, que la haya comido, la repartimos con recelos para que llegara a la mayor cantidad de amistades. Aunque el artículo en sí está muy bueno, no entiendo cual es su objetivo. ¿Existirá alguien en Cuba que pueda terminar su comida con broche de fresa?
    Cordiales saludos

    • Como se sabe, la fresa no es tropical, se da en clima templado y frío. En Cuba se han hecho varios intentos por cultivarlas y se ha logrado en organopónicos una fruta pequeña y ácida, como bien señala uno de los comentarios. Recuerdo en la zona de Topes de Collante se daban silvestre, pero también pequeñas y ácidas. No son proclives a nuestras altas temperaturas. En Cauba no queda otra que saborearla procesada en helado, dulces, natillas, siropes, etc. Pero, aclarar que no son solo lectores cubanos los asiduos a esta sección que la siguen en todo el mundo. Gracias por todos los comentarios.

Dejar respuesta