Centro de Especialidades Ambulatorias de Cienfuegos: Refugio de vida en epidemia (+Galería)

La mañana en la que este equipo de prensa llegó al Centro de Especialidades Ambulatorias (CEA), hospital para la atención a confirmados de la Covid-19 en Cienfuegos, todos allí estaban consternados; uno de los suyos se debate por la vida en la terapia intensiva, y la tristeza se percibe. En un encuentro multidisciplinario evaluaban el diagnóstico y tratamiento a cada uno de los pacientes al comenzar la jornada.

Durante 77 días la institución funcionó como centro de aislamiento para la atención a sospechosos, desde mediados de marzo de 2020 hasta el 29 de mayo, etapa en la que se diseñaron flujos y un organigrama de trabajo, para no interrumpir el servicio de hemodiálisis que allí se presta, y que no puede detenerse.

Permanecen hospitalizados en el CEA, 93 pacientes, de ellos 16 en edades pediátricas, la mayoría adolescentes ingresados con sus padres, quienes también son confirmados a la Covid-19. Conversamos sobre la dinámica de la institución con su directora, la Dra. Vivian Isabel Chávez.

“Desde el 4 de enero comenzamos a expandir las camas, de 45 a 100, para recibir casos de positivos de Covid-19, destinadas para pacientes que tienen comorbilidades, riesgos y síntomas; y contamos con tres centros anexos: el Hotel Cienfuegos, la Villa Perlazúcar y la Eide Provincial, que ya tuvo su ensayo durante los primeros meses de la epidemia.

“Está dispuesta en el CEA una Terapia, dotada de seis camas para adultos y tres para niños, salones quirúrgicos preparados para cirugías de emergencia, y un riñón artificial, por si es preciso dializar ante complicaciones o gravedad, no interrumpir el servicio de hemodiálisis. Con las lecciones aprendidas de la primera etapa y un nuevo flujo, en el que se observa la bioseguridad en primer orden, estamos aquí, porque para vencer esta epidemia, producida por el SARS-CoV-2, es preciso protegernos y proteger, así como prestar asistencia médica; es bueno que la población conozca que la atención está garantizada”.

Dra. Vivian Isabel Chávez, directora del CEA.

Dra. Vivian Isabel Chávez, directora del CEA. /Fotos: Magalys

El Dr. Julio Jova Dueñas, especialista en Medicina Interna, y verticalizado en Cuidados Intensivos y Emergencias, comenta sobre los medicamentos que por protocolo se administran a los confirmados: “Cloroquina, a razón de dos tabletas diarias; un antirretroviral, caletra, y el heberferón; todos estos son fármacos caros, incluso los producidos en la industria biofarmacéutica cubana, pero disponibles para los positivos a la Covid-19. Y en el protocolo se describen, además, métodos de la Medicina Tradicional, como la administración de ozono en los persistentes a PCR positivos, que hasta ahora no se nos ha dado el caso”.

Mayelín Moreira Almeida, licenciada en Enfermería, trabaja en el Puesto de Mando de la institución, desde donde se coordina todo el trabajo, se hacen los pedidos de medicamentos, y hasta se toma café, en medio de un ir y venir de personas, médicos, enfermeros, técnicos, psicólogos, residentes de varias especialidades, entre otros, todos en función de salvar vidas, curar y sanar, sin distinción, a quienes allí permanecen hospitalizados, confirmados a un virus que puede ser letal y de alto contagio. Confiesa Mayelín, que en la primera etapa se quedó en casa, al cuidado de su hija menor, pero ahora está aquí para colaborar.

Justo cerca de los vestidores, considerados zona restringida, conversamos con Luis Miguel Carbonell Peña, un holguinero-cienfueguero, licenciado en Rehabilitación y trabajador del CEA, quien permanece en la zona roja, “haciendo lo que sea”, y también lo que sabe hacer para salvar vidas y ayudar; acompaña a los pacientes desde que arriban a la institución, les conduce a todos los exámenes y pruebas de diagnóstico y también los despide cuando se les otorga el alta clínica.

Diley Ocampo Moleiro es técnico en Estadísticas, y de un día para otro, comenzó a trabajar largos turnos de 24 horas, en un sui generis oficio que nada tiene que ver con números ni probabilidades; recibe en un ventanillo, observando estrictas normas de protección, los alimentos sellados que se le “pasan” a los enfermos, golosinas o gustos, parte de la idiosincrasia del cubano de que al hospital siempre hay que mandar jugos, refrescos, un dulce, para aliviar el menú en tiempos de difícil economía.

CEA cienfuegos covid-19

Vista del CEA. /Fotos: Magalys

“En la casa mi esposo habilitó un baño en el patio; llego, y tras la desinfección, entonces disfruto de la familia, convivo con mis hijos, nietos y una madre anciana; tengo que cuidarlos. Las personas no siempre comprenden que no se puede dejar ‘pasar’ todo lo que traen, pero siempre tratamos de que regresen satisfechos. También atendemos el teléfono para dar toda la información a los familiares de los enfermos”.

Al momento de nuestra visita esta misma semana, en el centro estaban de egreso personas sobrevivientes a la Covid-19, cuatro en un día; catorce al otro, y en la jornada otro tanto, hecho que al decir del personal, les da una sensación inmensa de placer. Marchan a casa donde permanecen catorce días en aislamiento, hasta tener el alta epidemiológica tras la “prueba de oro”, un PCR de confirmación.

“Es preciso que la población comprenda las consecuencias de esta enfermedad, tome conciencia y asuma responsabilidad, porque solo la protección puede detener el contagio y la transmisión. Se ha trabajado duro en todo el país y no ha bastado. Ahora mismo estamos trasladando enfermos sin síntomas, para dejar libre una cama; Cienfuegos tiene que demostrar que puede controlar la epidemia, y aquí estamos”, comenta la Dra. Vivian Isabel Chávez, quien hace más de 24 horas no va a casa, y carga a sus espaldas un hospital, que guarda tras sus paredes historias de vida y muerte, sacrificio, y lucha. Recordemos eso cada vez que un acto cotidiano signifique peligro de contagio del SARS-CoV-2.

Luis Miguel Carbonell Peña, un holguinero-cienfueguero, licenciado en Rehabilitación. /Fotos: Magalys
« 1 de 4 »

*En coautoría con Juan Ariel Toledo Guerra

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Un Comentario en “Centro de Especialidades Ambulatorias de Cienfuegos: Refugio de vida en epidemia (+Galería)

  • Avatar
    el 25 enero, 2021 a las 8:52 pm
    Permalink

    El mayor respeto y admiración a esos compañeros q trabajan en el CEA ante la covid 19 y en especial Doc Julio Jova ejemplo de especialista y de sacrificio en nuestra provincia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir