Cementos Cienfuegos aporta otra vez a los programas sociales y de la economía cubana

Luego de más de cuatro meses paralizada, la Fábrica de Cemento Karl Marx, de Cienfuegos, reinició operaciones el pasado 18 de mayo. Con el encendido de los hornos, comenzó la carrera para revertir las consecuencias del largo impasse productivo: la ausencia del producto en el mercado nacional y que se dejaran de exportar unas 100 mil toneladas de clinker.  

“Arrancamos el 18 y ya el día 20 se estaba enviando cemento para nuestros destinos principales”, asegura Ernesto Gálvez Suárez, gerente de producción. En las últimas semanas se han comercializado ya alrededor de 15 mil toneladas del rubro. Las entregas se organizan en función de las prioridades del país. “Obras como el trasvase de Oriente, la construcción de fábricas de cemento en Santiago de Cuba, las inversiones en el turismo”, refiere el gerente de despacho Benito López Turiño.

Como parte de una nueva estrategia, desde el 26 de mayo el producto se oferta a clientes nacionales en tiendas que comercian en MLC. “Se decidió convertir en cemento las 100 mil toneladas de clinker destinadas a la exportación y comercializarlas por esa vía”, acota López Turiño.

Para equilibrar el mercado, se atienden también las ventas en CUP. Juan José Hernández Puerto, especialista de la Empresa Comercializadora de Cemento (Ecocen) afirma que, al tiempo que tienen lugar las ventas en la red minorista de la Corporación CIMEX SA, Ecocen distribuye por bolsas y a granel en unidades del Comercio Interior para los programas constructivos de viviendas “Célula Básica Habitacional” y “Por esfuerzo propio”. “Tenemos planificado llegar a la Cadena de Tiendas Caribe en sus dos modalidades: MLC y CUP”, afirma.

fábrica de cemento cienfuegos
Fotos: Dorado

Sin embargo, el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba agudiza el escenario en el que se mueve esta empresa. La industria estuvo detenida, en primer lugar, por falta de petcoke.

“No se concretó la llegada al país de este combustible procedente de nuestro proveedor principal, Petróleos de Venezuela SA (PDVSA)”, asevera Gálvez Suárez. “No encontramos buques, las navieras se cuidan mucho, porque el origen y el destino de la carga son dos países bloqueados. Las aseguradoras, que casi todas tienen relaciones con bancos estadounidenses, no aseguran el producto y las navieras no transportan mercancías no aseguradas, que además, son de alto riesgo y de elevado costo. Traer el petcoke de Venezuela a Cuba cuesta alrededor de tres millones de dólares”.

De acuerdo con el directivo, algo similar ocurre con las transacciones de pago. “La OFAC (Office of Foreign Assets Control), del Departamento del Tesoro, trata de agarrar el dinero cuando pasa por un banco con el que tiene vínculos. Por eso fallaron las tentativas con otros suministradores”, precisa.

fábrica de cemento cienfuegos
Fotos: Dorado

La política estadounidense, recrudecida durante la administración Trump, impide asimismo la llegada de piezas de repuesto, lubricantes y laminados. De acuerdo con los expertos, más del 80 por ciento del equipamiento tecnológico de la planta es de importación.

Afortunadamente el flujo de petcoke se normaliza. Los inventarios garantizan más de dos meses de actividad fabril y “están en proceso otras entradas que sostendrán la producción durante lo que resta de 2021”, informa el gerente de producción.

Este año, se espera que la fábrica cienfueguera, la mayor de su tipo en Cuba, obtenga 560 mil toneladas del polvo, alrededor del 56 por ciento de la producción total planificada en la Isla. Garantizará además el clinker para sus similares Siguaney, en Sancti Spíritus y Nuevitas, en Camagüey.

Para la gerente de calidad, Odalis Sánchez, la manera más eficaz de recuperar el atraso parte de la elaboración de cementos con adiciones. “Que se haga del tipo p35 lo que imprescindiblemente debe hacerse; que el resto sea de cementos con adición. El incremento de estos constituye una necesidad por razones de protección ambiental, de la sostenibilidad del país y de hacer más con menos gastos de recursos y menor desgaste industrial”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir