Celebran en Cienfuegos 120 años del Botánico más antiguo de Cuba

El Jardín Botánico de Cienfuegos siente el aliento de sus fundadores, pues en su aniversario 120 fulgura como Entidad de Ciencia, Tecnología e Innovación (ECTI) del CITMA y sus intercambios académicos, además de preservar e incrementar la flora local, honran las memorias de Erwin F. Astkin, al exaltar su sentido de pertenencia a este pedacito, del ingenio Soledad, devenido Pepito Tey.

Este noviembre la nueva normalidad posibilitó celebrar el onomástico 120, acaecido en septiembre. El comienzo fue un alegre recorrido por las maravillas del paraíso vegetal, de la mano del técnico Roger Echeverría Gálvez, en representación de los 98 trabajadores del Jardín.

Explicó que a la inicial Estación Experimental de la Caña de Azúcar, de la universidad de Harvard, sumaron poco a poco plantas del anillo tropical y subtropical del planeta, hasta crear un jardín exótico de referencia, que aún mantiene el 83 por ciento de especies raras.

Máquina que hizo las chapillas originales de identificación, de los ejemplares del conocido como el «abuelo» de los Jardines Botánicos de Cuba./Foto: Dagmara Barbieri López

El periplo comenzó por el camino inicial de palmas, donde recibe al visitante la Casa del científico, creada por Catalina, viuda de Astkin, y la posterior caminata donde se pueden apreciar raras florestas, entre ellas el altísimo Árbol de Navidad, el Trampa de mono, el Árbol que camina, así como ejemplares de ébano, bambúes dorados, arbusto de canela, entre muchos otros.

En la segunda parte del encuentro, la Doctora en Ciencias Rosalina Monte Espín disertó sobre la historia del Jardín, con énfasis en los primeros patrocinadores y personalidades que han marcado la historia de esta institución, Monumento Nacional desde 1989.

En la actualidad entre los múltiples logros del Botánico figura el proyecto “Conservación de especies exóticas y amenazadas”, al decir de Niurka Medina Vársega, subdirectora técnica del Jardín.

“El estudio de más de cien especies endémicas acá ha abarcado cinco años e involucra a más de cien instituciones similares, productores particulares y Unidades Básicas de Producción Cooperativas, a fin de introducirlas al medio natural. Este proyecto culmina en 2022 e iniciaremos otro que será el libro rojo sobre la flora de Cienfuegos.

“Así lo presentamos en la décimo tercera Conferencia Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo, realizada de forma virtual este año, de la cual fuimos sede, aportamos once ponencias y obtuvimos nueve premios”.

En el aniversario 120 del Jardín Botánico de Cienfuegos perdura allí el halo de investigación de sus fundadores, la  colaboración y alcance internacional  para que nunca más vuelva a llamarse como en la toponimia de sus inicios: Jardín de la Soledad.

La delegada del CITMA entregó un reconocimiento del ministerio de la ciencia al Botánico cienfueguero en su 120 cumpleaños./Foto: Dagmara Barbieri López

Artículos relacionados

Dagmara Barbieri López

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir