Cascos multicolores y un ¡abajo el bloqueo!

0
672
Los jóvenes son una fuerza imprescindible en la Termoeléctrica de Cienfuegos. Foto: Cedeño
Los jóvenes de la Termoeléctrica de Cienfuegos también se pronunciaron contra el bloqueo.

La Central Termoeléctrica de Cienfuegos ha comenzado la mañana de una manera distinta. La rutina se invirtió, cuando sus trabajadores, jóvenes y experimentados, decidieron pedir el fin del bloqueo norteamericano contra Cuba, obsoleta política que impide el desarrollo de la industria entre otras muchas ramas de la economía y la sociedad cubanas.

Arianna Gil Rodríguez habló en nombre de los jóvenes de esa entidad, y ratificó el compromiso de continuar siendo un colectivo unido que ostenta reconocimientos como el del Premio Nacional de la Calidad por su eficiencia y ahorro. Las consignas que por más de 50 años se escuchan en los corrillos, pidiendo el fin del bloqueo, resonaron en el teatro de la fábrica, en boca de quienes nacieron bajo ese cerco.

Yeranys Zurita García, joven ingeniero, subdirector técnico de la planta, trajo a colación esta mañana, los daños que le ocasiona el bloqueo a la industria, el encarecimiento de las piezas de repuesto, la imposibilidad de usar el dólar en las transacciones financieras y las dificultades para realizar los mantenimientos que requieren sus instalaciones tecnológicas.

Por otra parte, Dennis Escalona Tillet, secretario de la Sección Sindical, que agrupa al ciento por ciento de los trabajadores, se quitó su casco de obrero, para pedir a nombre de su colectivo, el cual es Vanguardia Nacional en virtud del trabajo que realizan en aportar energía eléctrica al Sistema Electroenergético Nacional, el cese inmediato del bloqueo, por su ilegalidad como mecanismo y por todo el daño que ocasiona a la vida de los cubanos.

Y en verdad fue una mañana distinta, aquella en la que los trabajadores de la Termoeléctrica Cienfuegos marcharon a sus puestos de labor con los deseos de ahorrar y ser eficientes, en una industria que es vital para el desarrollo del país y pensando en cuánto más aportarían de no existir esa política arbitraria que pone muros y frena la vida de los cubanos.

Dejar respuesta