Carta abierta del hijo de Martí a Machado

5
1317
De izquierda a derecha, José Martí Zayas-Bazán, su esposa María Teresa “Teté” Bances, y Carlos Manuel de Cespedes Quesada en foto tomada en 1917 a la entrada de la Legación de Cuba en Washington, Estados Unidos, nación a la que viajó el hijo de Martí en calidad de Secretario de Guerra y Marina, con grados de General, bajo el gobierno de Mario García Menocal. /Foto: Biblioteca del Congreso de EEUU
De izquierda a derecha, José Martí Zayas-Bazán, su esposa María Teresa “Teté” Bances, y Carlos Manuel de Cespedes Quesada en foto tomada en 1917 a la entrada de la Legación de Cuba en Washington, Estados Unidos, nación a la que viajó el hijo de Martí en calidad de Secretario de Guerra y Marina, con grados de General, bajo el gobierno de Mario García Menocal. /Foto: Biblioteca del Congreso de EEUU

No es muy conocido en la historia de Cuba el valiente alegato que José Martí Zayas-Bazán escribiera al tirano Gerardo Machado y publicaron los periódicos habaneros el 23 de junio de 1931. También en general ha sido poco divulgada su participación en la Guerra de Independencia en 1895.

Ya hacia ese año estaba ocurriendo en la Isla un verdadero combate popular contra el régimen machadista. La intelectualidad revolucionaria era encabezada por el profesor universitario Enrique José Varona, y la posición más vertical la mantenía el joven poeta Rubén Martínez Villena, dirigente comunista entregado a la organización del proletariado cubano.

El claustro universitario se adhería a las posiciones revolucionarias del Directorio Estudiantil, organización que en Cienfuegos dirigía el joven Carlos Rafael Rodríguez. Así estaban las cosas cuando el déspota hizo procesar, en el mes de febrero, a 89 dignos profesores universitarios, lo cual provocó el repudio en masa de los estudiantes del país, fundamentalmente en el más alto centro de estudios habanero, justo cuando en la provincia de Oriente Guiteras organizaba un alzamiento.

En abril, Machado intentó obtener una tregua en el enfrentamiento popular contra él. Para ello restauró formalmente las Garantías Constitucionales y liberó a algunos presos políticos, pero esas medidas no engañaron a nadie. Es entonces que en el mes de junio, en medio de ese contexto político convulso, aparece un Manifiesto titulado Ante Cuba, de notable repercusión porque estaba firmado por el hijo del Héroe Nacional.

Aquel a quien su padre llamó Ismaelillo en sus Versos Sencillos, había terminado la guerra con el grado de Capitán y el título de Héroe de la toma de Las Tunas, pero era solo un modesto empleado de Aduanas en La Habana que sentía en carne propia la ignominia ya insoportable para el pueblo cubano de la dictadura que asesinaba jóvenes en las calles, como años más tarde haría otro tirano: Fulgencio Batista.

José Martí Zayas-Bazán, hijo del Apóstol, alzó su voz, escribiendo una carta pública contra Machado, que los diarios publicaron, y emplazó al tirano a renunciar y cesar la traición a su pueblo y a los sueños de José Martí Pérez.

Tenía alta moral para solicitarlo, porque el hijo del Maestro vivía modestamente, con su escaso salario de empleado, no pudo estudiar Derecho por la falta de recursos económicos, siempre estuvo apartado de la politiquería corrupta y estaba felizmente casado con María Teresa Bances, con quien mantuvo esa relación amorosa durante 23 años, hasta su muerte ocurrida en 1945.

Machado había declarado públicamente —precisamente durante una visita realizada a Cienfuegos—, que él “gobernaría con la misma honradez que lo hubiera hecho el propio Martí”, lo que era una descarada comparación con el Héroe Nacional, y por eso lo denunció, lo desenmascaró, señaló su deshonestidad y lo llamó asesino.

Fue la carta abierta un documento devastador para el tirano, que resultó como bofetada en pleno rostro de aquella bestia que Villena llamó “asno con garras”.  Ese Manifiesto fue una fuerza más que hizo que la dictadura fuera derrocada en 1933. Por eso es bueno sacar a la luz estos hechos luminosos casi inéditos de un hombre que supo honrar a su extraordinario padre.

5 Comentarios

  1. Aunque fue un valeroso acto la carta que escribió el tambien conocido Ismaelillo, digno de reconecer, no estoy de acuerdo con el rol que este tubo en la historia cubana, pero el hecho de que como a mi, al parecer, tampoco le gustara a los que rigen, por decirlo de alguna forma, la educación de la historia de Cuba en la isla, no es motivo para que se diera a conocer tan poco de este hombre, que es parte de nuestra historia.
    Si pudieras escribir mas artículos de el, sus pensamientos, sus actos… Por fatalidad geográfica muchos de los cubanos, no tenemos acceso a fuentes realmente confiables para investigar por nuestro propios medios, nuestra Histora.
    De María Mantilla tambien se ha dicho poco, ella tambien escribió cartas que seria bueno el pueblo cubano las conociera.
    Gracias por aportar a mi conocimiento y cultura.

  2. Pienso lo mismo que Carlos, sería muy bueno poder leer la carta, hace unos días comenté un trabajo sobre la participación de los cienfuegueros en la Lucha contra bandidos y dije que a muchos nos interesa que se divulguen este tipo de hechos, por varias razones, así algunos jovenes y otros no tan jovenes(como yo, tengo casi 50) enriquecen sus conocimientos sobre hechos históricos que de verdad son muestras de los valores y actitudes de nuestros antepasados, conocemos que los mas jovenes buscan otros sitios y es poco probable que lean esto pero al menos sus padres (nosotros) tendremos nuevas armas para cuando conversemos con ellos sobre diferentes temas.
    Gracias Andrés,
    Iron

  3. Moyapilongo:
    Magnifico articulo histórico investigativo, que devela un pasaje histórico, casi olvidado, en el que ante la grandeza del padre, majestad inalcansable por el Ismaellillo, éste supo honrarlo, empinandose, y con su ejemplar denuncia ante el tirano que enlodaba una Republica que no era ni podia ser, el sueño por el que ofrendó su vida el Apóstol, ofreció un ejemplo paradigmático de cuánto necesita el pais de que sus jovenes, en las actuales circunstancias, honren la gloria que les legan sus padres, con un pais pobre, pero digno, y como decia el Maestro, la pobreza pasa, pero no la ignominia de la deshonra.

  4. Muy interesante el artículo pero por el título pensé podria leerse el documento de marras, la carta abierta del hijo de Marti a Machado!

    • Carlos: Ante todo mi ofrecimiento de discilpas por la demora en respuesta. Imponderables me impidieron hacerlo antes y me apena. Le agradezco mucho su comentario al respecto. Lectores interesados en estos temas, como ud., resultan muy estimulantes. De la carta tengo anotaciones, ahora lamentablemente no tengo a mi disposición el texto completo, al que accedí aquí en la Biblioteca provincial de Cienfuegos, mi ciudad natal. Existe también en la Universidad Central de Las Villas, al menos existía hace un tiempo. Se trata, como refiero, de una carta fuerte, valiente, que denunciaba los asesinatos del régimen contra sus opositores, jóvenes en su mayoría, así como la corrupción administrativa, etc., y comenzaba repudiando aquella frase que fue titular de los periódicos locales El Comercio y La Correspondencia, tomada de una entrevista que le hicieron al sátrapa cuando sin haber tomado aún posesión de su cargo presidencial, visitó Cienfuegos en campaña politiquera y afirmó: “Juro que gobernaré con la misma honradez que lo haría José Martí”, expresión que seguramente indignó a “Pepito” como a muchos en el país, por la comparación que se hizo a sí mismo con el Maestro. En realidad Machado fue muy despreciado por los cienfuegueros, mucho más después de comenzar a gobernar, y en agosto de 1933 la huelga general que lo derrocó fue en Cienfuegos una de las más largas y efectivas del país, organizada por el Partido Socialista Popular y secundada por todos los sindicatos, sector estudiantil y pueblo en general, pues se creó un “soviet” (gobierno local) que mantuvo la ciudad paralizada totalmente por más de diez días. Pero, en relación con su decepción por no poder suministrarle el texto, le explico que actualmente la sala de Fondos Raros y Valiosos de la Biblioteca Provincial donde se encuentra la colección de los periódicos locales está acometiendo la difícil tarea de restaurar esa valiosa propiedad intelectual social que no está guardada con los procedimientos modernos de digitalización, y no permiten por el momento buscar en esos archivos. Le reitero mi agradecimiento por su acceso a nuestro espacio. Un saludo afectuoso. El autor.

Dejar respuesta