Compañía Carnival dispuesta a reiniciar cruceros a Cuba

La compañía Carnival Corporation anunció que está preparada para reajustar sus cruceros a Cuba, tras las nuevas reglas que puedan surgir con el cambio de Gobierno en Estados Unidos.

Al informar sobre los resultados de la empresa en fin de año y el cuarto trimestre de 2020, su director general, Arnold Donald, ratificó que la isla caribeña fue un punto focal tras el llamado deshielo que tuvo lugar durante la administración del presidente Barack Obama (2009-2017).

Veremos qué pasa con la administración entrante del mandatario electo, Joe Biden, que tomará posesión el 20 de enero, obviamente estaremos bien preparados para operar en ‘cualesquiera que sean las pautas, reglas y regulaciones’, dijo Donald.

En 2015, como resultado de la concesión de licencias por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos bajo la administración de Obama, se permitieron los cruceros después del cese de más de 50 años.

El buque Adonia, operado por una marca Carnival, fue el primero en zarpar desde el puerto de Miami hacia La Habana en 2016.

Estaremos preparados para, nuevamente, ayudar a las personas que realmente quieren ir a Cuba, verlo de la mejor manera que sentimos, que es llegar al crucero y luego experimentar lo que ese país tiene para ofrecer, explicó Donald.

En junio de 2019 la administración del presidente Donald Trump emitió nuevas restricciones para Cuba, lo que anuló la medida de su antecesor en la Casa Blanca y prohibió los viajes de los cruceros a la nación antillana, como parte de una extensa lista de medidas para arreciar el bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla.

Biden, quien se desempeñó como vicepresidente durante el mandato de Obama, insinuó durante su campaña que revertirá la política de Trump hacia Cuba, calificándola de fallida y que ‘infligió daño a los cubanos y sus familias’.

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir