Cantar a la imaginación: la música infantil desde la perspectiva de Roberto Novo

Por: Ángel Bermúdez

Hace muy poco hablamos de su nueva producción musical. Las mariposas y los abuelos recoge casi totalmente su obra para niños, esta vez, cada tema con un nuevo diseño de orquestación. Y después de la primicia, quedó en pie la invitación a un diálogo con más calma.

Los cienfuegueros Roberto y Pedro Novo, el Dúo Los Novo, se han ganado con creces el epíteto de “Cronistas de la Ciudad”. Sitios y personas emblemáticos, amores y leyendas que han transitado estas calles o que aún lo hacen, aparecen en sus canciones, en las que más de uno se encuentra, se reconoce.

Por eso, de la trayectoria musical de Roberto Novo, como parte del Dúo los Novo, me resultó tan interesante esta faceta, la de escribir y componer para los más pequeños.

La música infantil es una muy noble y muy difícil de hacer porque cuando tú le vas a cantar a los niños; cuando te adentras en ese mundo, tienes que ser muy cuidadoso. Por una parte, no puedes caer en el extremo de las ñoñerías, del lenguaje fútil; por la otra, debes lograr que no se te vaya la mano y emitas un mensaje que al niño no le llegue que es lo que pasa hoy cuando algunos compositores quieren llevar la música de géneros complejos, que son un poco más de adultos, y no se dan cuenta que tienen que hacer esa traslación, ese acomodamiento del lenguaje…”.

Así me dice Roberto y yo apenas lo escucho. Su voz queda casi totalmente por debajo de los sonidos de toques de tambor y cantos a los Orishas que provienen de una casa cercana. “El ensayo para una próxima presentación”, comenta cuando lo menciono y pienso que, de todos los creadores, el músico es quien necesita, quizás, mayor aislamiento sonoro, acústico, durante el nacimiento de su arte. De cualquier manera, a lo qué íbamos…

¿Cómo comenzó tu acercamiento a la composición de música para niños?

En mis inicios en el ´84, cuando llegué a Cienfuegos, yo me había licenciado del ejército y no había forma de evaluarme como trovador. Así que me buscaron un arreglo y entro en el Teatro Guiñol de Cienfuegos a trabajar como asesor musical. Eso fue definitorio para mí. Me enseñó mucho… yo agradezco mucho haber pasado por ahí… a partir de entonces nunca paré de hacer música infantil e incluso cuando ya no estaba trabajando oficialmente para el Guiñol, continuamos musicalizando obras infantiles.

Yo creo que somos los únicos músicos de Cienfuegos que obtuvieron un premio Caricato de Música. Lo ganamos en el Festival de Teatro de Camagüey por la obra Hansel y Gretel. Después eso te digo que continué porque me dedicaba a orquestar la música de Rosa Campo, nuestra Tía Rosa, de Belquidia Fundora y de otros compositores infantiles. Por eso te digo que nunca me he salido de ese mundo…. Bueno hace poco Rosa Campo me llamó para una colaboración a propósito de un nuevo programa de TV que promociona su música y ahí también tengo una participación…”.

Un trabajo importantísimo, sin dudas, en la preservación del patrimonio musical como legado a las nuevas generaciones, constituye la iniciativa Los niños cantan a la Trova…

Si, los discos de los niños cantándole a la trova, que ya vamos por el quinto disco, son frutos del concurso que lleva este mismo nombre… lanzamos el concurso y uno de los reconocimientos es grabar ese disco, y de esta manera se nos ha permito hacer tiradas reducidas pero que son muy importantes desde el punto de vista de la conservación de esa música”.

En el período entre 1990 y 2004, el Dúo Los Novo mereció varios premios en el Festival de la Canción Infantil Cantándole al Sol. Podría afirmarse que Pedro y Roberto Novo alimentan una de las tradiciones que más sensiblemente dibujan la cultura cienfueguera y cubana.

Sin embargo, la creación de música infantil atraviesa hoy un escenario complejo. Cuando hablamos del tema es evidente que esa preocupación alcanza también el pensamiento de Roberto Novo.

¿Qué opinas de la producción de música infantil en la actualidad?

Yo creo que, como ocurre en todo momento de cambio, estamos cambiando muchas cosas a una velocidad vertiginosa. Todo está sufriendo eso, no solo la música infantil sino también la de adultos. Pero la música infantil, que es más sensible, lo sufre mucho más… lo compositores, creo yo, no han encontrado todavía la brújula de por dónde tiene que ir eso… al menos aquí en Cienfuegos. Y es una pena que no se acabe de encontrar la brújula porque el niño es el público más sincero que hay. Al niño tú no lo puedes engañar. El niño es un producto de lo que está escuchando continuamente y de los ritmos que le están llegando. De nada vale que le hagas una nana hermosa y apacible con acordes delicados si después el oído se lo bombardean con todos estos ritmos que son los que reinan; yo creo que salud, no es que la tenga mala, pero no la tiene buena. La gente que hace música infantil tiene que ponerse al día en ese tema; ponerse al día con mucho cuidado porque es algo muy sensible. No se trata de meterle un ritmo de reguetón abajo para que entonces tenga pegada y enganche a los niños. Yo no tengo nada contra el reguetón es solo un ejemplo. En la música infantil hay que ser muy cuidadoso porque el daño es doble y a veces, irreversible”.

Y las políticas de difusión musical, ¿ayudan?

Creo que las mismas políticas están sufriendo el embate de la promiscuidad de medios que tenemos. Es que cualquiera desde un teléfono, en su casa, graba un concierto y lo hace público en internet. Así que, yo creo, de nada vale que se le diga al director de una emisora de radio o de un canal de televisión qué se debe y qué no se debe transmitir porque hasta lo institucional está sufriendo eso…. Esto es un fenómeno que es arrasador”.

¿Ves la continuidad de la creación de música infantil en las jóvenes generaciones de cienfuegueros?

En Cienfuegos no creo… que yo haya visto, nadie está volcado a ese tema. Los veo más tratando de sobrevivir en su propia lucha y creo que ni siquiera les queda tiempo para preocuparse por algo como lo que estamos hablando”.

Y lo afirma con pesar sincero, puedo verlo en su rostro. A Roberto Novo la música le nace de ese universo oculto que sólo puede encontrarse en unos pocos. Será, como dijo un amigo, que en los trovadores confluyen muchas vidas y ellos viven para cantarlas.

Y casi intuyendo el final me cuenta su buenísima noticia. “Me llamó la maestra Carmen Rosa López, la directora del Coro Diminuto. Ella quiere que ex integrantes del coro, artistas ya de reconocida trayectoria como Diana Fuentes y otros, como regalo por su cumpleaños 60, canten Canción a la imaginación. Me dice que ya están trabajando en el arreglo musical y quería saber nuestro parecer como autores de la canción. ¡Qué cosa! ¡Cómo no vamos a estar de acuerdo! …”.

Cuando nos despedimos, no se escuchan ya los toques de tambor ni el canto a los Orishas.

*Periodista cienfueguero. Colaborador de 5 de Septiembre.

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir