Campaña antivectorial: comunicación médico-paciente, método seguro
jue. Nov 21st, 2019

Campaña antivectorial: comunicación médico-paciente, método seguro

Diecisiete años en el consultorio No. 8 del área de salud de Tulipán han convertido a la Dra. Inosbel Espinaco Pérez en figura reconocida y querida en la zona del Bar Pedro. /Foto: Efraín Cedeño

Diecisiete años en el consultorio No. 8 del área de salud de Tulipán han convertido a la Dra. Inosbel Espinaco Pérez en figura reconocida y querida en la zona del Bar Pedro. /Foto: Efraín Cedeño

La Dra. Inosbel Espinaco Pérez le ha dedicado su vida profesional, casi 30 años, a la medicina familiar. Es por ello que cree firmemente que la comunicación médico-paciente resulta el método para realizar con éxito cada proceso que se propongan en la comunidad por la salud de todos.

Es una férrea convencida de que en la atención primaria se previenen las enfermedades y es allí donde resulta propicio desarrollar el manejo clínico epidemiológico de la población ante la proliferación de arbovirosis trasmitidas por el Aedes aegypti.

Llevo 17 años en el mismo consultorio, el No. 8, perteneciente al Área 5, en Tulipán, aunque la zona está ubicada en las fronteras con la barriada de La Juanita; y el conocer bien el territorio que abarcamos y a su población, sin dudas facilita las funciones del equipo básico de trabajo, que lo componen el binomio médico-enfermera.

Al conocer que tenemos a alguien en la comunidad con síndrome febril inespecífico, u otros que pueden resultar sospechosos de arbovirosis, actuamos de inmediato, porque aislar al paciente es la medida que evita la trasmisión epidemiológica, es decir, el contagio por la picada del Aedes aegypti.

El éxito, diagnosticar a tiempo

“A veces cuesta un poco de trabajo convencer, comenta la especialista en Medicina General Integral. A la gente no le gusta ingresar en un hospital, pero esa es, precisamente, nuestra labor, identificar tempranamente a los posibles enfermos, que pasan a ser atendidos en la asistencia secundaria si hay síntomas de alarma, o a los centros de aislamiento disponibles para su vigilancia, tras ser diagnosticados”.

La Dra. Inosbel se conoce la zona del Bar Pedro de “punta a cabo”. Dicho en buen cubano, ella sabe de su área “hasta donde el jején puso el huevo”: los patios que están bien cuidados, qué familia es preocupada, quiénes cooperan con la campaña antivectorial y hacen el autofocal domiciliario, las casas cerradas… Y siempre que acuden a ella, allá va con su enfermera a convencer y tratar de abrir puertas, en el sentido amplio y semántico del verbo, para proteger a la gente con la que tiene la responsabilidad de mantener saludable.

Convocamos a las autoridades del barrio tanto del Poder Popular como a las organizaciones de masas a colaborar, y entre todos formamos un equipo. El trabajo incluye un sistema de aviso para los días en que serán fumigadas las manzanas, con anuncios en sitios comunes: bodegas, placitas, el consultorio, entre otros. Se realizan actividades de promoción y educación en salud; y se toman como marco, ahora que estamos en franco proceso, las asambleas de rendición de cuenta del delegado a sus electores para promover audiencias sanitarias”.

Control por el bien de todos

Un total de mil 200 personas constituyen los dispensarizados que la Dra. Inosbel tiene bajo su égida, y que mantiene controlados desde la salud: hipertensos, diabéticos, encamados, embarazadas, lactantes, niños, adolescentes y hasta a las muchachas en edad fértil, ahora que se promueve la natalidad para contrarrestar el envejecimiento poblacional.

Y como camina y mira por aquí y por allá, conversa con este y con aquel, la Dra. Inosbel asegura también conocer de sobra quiénes son los que con su actuación negligente le hacen un flaco favor a la salud del barrio cuando no permiten la entrada a sus hogares de los trabajadores de la campaña o de los pesquisadores.

Sin lugar a dudas es una tarea ardua, pero reconfortante, porque esa es la verdadera medicina preventiva, la familiar, la que en la atención primaria de Salud permite adoptar métodos y estilos de vida saludables, el conocimiento del medio circundante y las principales problemáticas sanitarias en la zona.

Con la experiencia de sus 17 años conviviendo en la zona del Bar Pedro, de todo ello nos enseña la Dra. Inosbel Espinaco Pérez, una enamorada sempiterna del diario quehacer en pos de ganar la batalla por la salud desde el barrio.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share