Buscando justicia: una de Nicolas Cage | 5 de Septiembre.
lun. Jun 24th, 2019

Buscando justicia: una de Nicolas Cage

Buscando justicia (Seeking Justice, 2011), debió provocar cierta congoja a la ciudad cinéfila. El primer arranque nostálgico-penoso provendría del hecho de que su director, el australiano Roger Donaldson, fue capaz de componer en Hollywood uno de los más redondos exponentes del género: Sin salida (No Way Out, 1987) con Gene Hackman y Kevin Costner. Quizá casi ningún jovenzuelo -cuyas predilecciones mueven los molinos de la industria- lo conozca, pero los ejecutivos, aquellos moguls del show business retratados por Elia Kazan en El último magnate, sí conocen su presencia.

El segundo derivaría del olvido absoluto de Nicolas Cage de que alguna vez en su carrera a él le preocupó de veras el Cine. Eso fue, once upon a time, durante los tiempos lejanos Corazón salvaje o Adiós a Las Vegas, en la cual compuso a uno de los mejor configurados dipsómanos de la historia de la pantalla.

Sin embargo -y pese a que el alemán Werner Herzog intentó sacarlo del bache mediante el magnífico remake del realizador al Teniente corrupto de Abel Ferrara, como ya antes lo hiciera el mismísimo Scorsese en Vidas al límite-, hubo un punto del camino donde el sobrino de Coppola perdió su rumbo, se le evaporó el entusiasmo, irrespetó el arte de la actuación y se dejó vencer irremisiblemente por el poderoso caballero Don Dinero. Vengan billetes, dijo Nick, y vayan las obras de autor a la hostia.

La culpa de esto la tuvo, sin quererlo, un notable realizador chino llamado John Woo. Él contrató al viejo Nicolas y a su tocayo Travolta para realizar la que este crítico siempre ha considerado como mejor action movie de los ´90 en EUA: Contracara (Face/Off, 1997). El filme alcanzó extraordinaria recepción de público; la gente no se equivocó, valía su peso en diamante cada uno de sus 24 fotogramas por segundo. El actor de Tresspass amasó un dineral, quizá creyó que todas las películas de acción iban a ser similares, con los mismos directores y respeto de la crítica. Cayó en la trampa. Llegó la época de La roca, su alianza con Michael Bay u otros rentables palomiteros. De ahí en adelante, el hombre rodó a velocidad vertiginosa infinidad de porquerías (Convictos en el aire, Peligro en Bangkok, El motorista fantasma, Infierno al volante, Cacería de brujas…), para alcanzar el despropósito total en bodrios de concurso como Aprendiz de brujo. Esto sobrepasa lo peor jamás imaginado.

Buscando justicia no es lo más malo de esa retahíla comercialista. Tampoco lo mejor. Colócase en plano intermedio, donde Next o Knowing, sin superar la última. La cosa va, cual el título indica, de venganza. Su personaje, Will Gerarld, es un profesor escolar de Nueva Orleáns cuya esposa Laura, violonchelista, es violada de forma salvaje, e internada en un hospital a causa de dicha agresión. Allí le llega al marido Guy Pearce, el actor australiano de Memento y El discurso del rey, quien le propone despacharse al victimario, si después el profe estuviese dispuesto a prestarle cierto favor en un momento dado. Ecos de tal idea fueron tomados sin pagar un euro por el guionista Robert Tannen de una teleserie llamada Los simuladores.

En su desesperación por ver a su belleza rubia (January Jones, la enigmática y rubia esposa del inefable Don Drapper en Mad Men) en cama y amoratada, el inquirido asiente. Cualquiera lo haría. En minutos le entregan la foto del violador ultimado. Nota al aire: El tipo es blanco, para que no acusen al filme de racista, si bien en esta urbe predomina la población afroamericana. Otra prueba más del reinado de lo “políticamente correcto” en Norteamérica. A los seis meses, cuando ya Will creía olvidado el asunto, su “redentor” lo convoca. Se trata la suya, en apariencias, de una sociedad cooperativa para limpiar la escoria de las cloacas sociales en que se han convertido ciertos escenarios domésticos, uno de ellos la ciudad del Katrina. O sea, liquidar, bronsoniamente, a asesinos, pedófilos y toda esa ralea. Sin embargo, el “encargo” mortal encomendado al profesor, sin él saberlo ni querer en caso alguno cometer el crimen, en realidad se trata de un periodista investigativo quien anda sobre la pista de este grupo que extralimitó su fin original y ya no respeta norma alguna.

Gerald es acusado, escapa, corre, investiga, salva a su rubia…. ¿dónde voy a encontrar otra igual, si ya Catherine Deneuve es una anciana, dirá él? Un docente de Literatura, quien enseña a Shakespeare, es puesto por el libro cinematográfico de Tannen a lo usual de estos thrillers de justicia personal. Ni el personaje ni la edad del actor se prestan, pero esto no tiene nada que ver, sabemos. La película no es tan desastrosa como las anteriores de NC porque el director de Trece días se las ingenia para mantener cierto ritmo, no se le va la mano con la violencia (no imagine nadie una violación corte Gaspar Noé en Irreversible; aquí manda Santa Elipsis y no vemos sufrir a January Jones como Mónica Bellucci en aquel túnel infernal), encadena bien las secuencias y su protagonista está algo menos “cara de muñecón bravo” que siempre. Eso sí, cualquier presunta alusión de significantes sociales queda autoneutralizada por el mismo cariz hitmaniano de la historia. Esto no es Spike Lee ni Herzog.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles