Brigada de Cienfuegos del Ejército libertador

1
597
Los patriotas cienfuegueros habían manifestado su impaciencia en 1893 y se alzaron en Lajas con el apoyo de los conspiradores de Ranchuelo, de Cruces y de la propia ciudad cabecera de Cienfuegos./Foto: Archivo

Al día siguiente de la llegada a la cordillera de Guamuhaya (hoy más conocida como del Escambray), en Las Villas, del Generalísimo Máximo Gómez con su columna invasora, se le presentan las fuerzas de la Brigada de Cienfuegos del Ejército Libertador. Es el primero de noviembre de 1895. Ésta ha sido organizada por el General “Mayía” Rodríguez, y la ha colocado en manos del Coronel Alfredo Rego, recién ascendido a ese grado militar. Son tropas bien organizadas que serán las que apoyarán a la Invasión. Cumplen lo que había ordenado Gómez: que se concentraran en las montañas y se le unieran en el Escambray al paso de la columna invasora. Aunque no estaba bien armada, sí la organización de esa Brigada fue valorada por el Generalísimo.

También los patriotas cienfuegueros se aprestaron antes a secundar la orden de alzamiento de 1895, firmada por Martí y Gómez. Así ya estaban listas las fuerzas mambisas del centro de la Isla al mando de José González Planas (que no debe ser confundido con José González Guerra, que había caído en la contienda de los Diez Años), y las que dirigía Vicente Suárez. También estaban funcionando los Clubes patrióticos de Cienfuegos, que dirigen Lino Hernández, Francisco Nothel, Rafael Carreras y la más conocida Rita Suárez del Villar, “La Cubanita”, que son grupos que prestarán notables servicios al mambisado insurrecto en el territorio.

Los patriotas cienfuegueros habían manifestado su impaciencia en 1893 y se alzaron en Lajas con el apoyo de los conspiradores de Ranchuelo, de Cruces y de la propia ciudad cabecera de Cienfuegos, pero fueron contenidos y criticados por José Martí, que contactó con ellos a través de su enviado, el tabaquero Agapito Losa, y les expresó que esa desobediencia afectaba a la sublevación general que al unísono se preparaba en toda la Isla. Así que ahora, ya con la orden de alzamiento, se aprestaron a combatir.

La Brigada de Cienfuegos que se unió a la columna invasora estaba integrada por cuatro escuadrones de Caballería y uno de Infantería al mando de González Planas. En total eran 800 efectivos, de los que sólo la cuarta parte tenía fusiles, todos los demás, solo machetes y la inmensa decisión de entrar en combate. Avanzan al Oeste, pasan cerca de Cumanayagua, sitian el ingenio Cantabria e incendian sus plantaciones cañeras. Enfrentan a una columna española a la que ocasionan 9 muertos, 7 heridos y les ocupan abundantes armas y municiones, todo tras sucesivas cargas al machete. Los 15 prisioneros que les toman, son entregados esa misma noche por el Coronel Rego, en el cuartel de Hanabanilla. Va solo con su escolta, ante el asombro del enemigo porque ese gesto no resulta usual por las tropas hispanas que dan muerte a los prisioneros cubanos.

La Brigada de Cienfuegos tomará parte junto a la columna de Gómez y Antonio Maceo en la Batalla de Mal Tiempo el 15 de diciembre, de la que trataremos en su oportunidad, y después, cuando la Invasión prosigue a Occidente, Gómez dispone que permanezcan combatiendo en territorio del centro-sur villareño donde sólo habían quedado puñados de insurrectos. Ahora, bajo la dirección del Coronel Higinio Esquerra, después ascendido a General de Brigada, aumenta su poder con el Regimiento de Yaguaramas y sostiene una exitosa campaña en esta jurisdicción cienfueguera.

El aporte de la Brigada de Cienfuegos a la Guerra de Independencia es considerable. Tendrá 288 caídos en combate y numerosos heridos, los cuales son el aporte sureño, su cuota de héroes y mártires, entre 1895 y 1898, a la Guerra de Independencia. Que así son de cruentas las luchas por la libertad de los pueblos, y de infinito el cariño y agradecimiento a los caídos por la Patria a los que rendimos honor en el 150 aniversario del inicio de esta lucha que continuamos hoy.

1 Comentario

  1. Soy descendiente de Sixto Roque, fue tío de mi padre. La familia vivió en la finca Codicia, en Cumanayagua llegué a ver una foto de él, rodilla en tierra, con un grupo de mambises detrás, cuyo pie de firma decía “…el teniente coronel Sixto Roque y su escolta”.
    Nunca lo he oído nombrar cuando relatan los hechos de la guerra del 95 en la zona de Cienfuegos, incluso por estos días han salido varios escritos sobre el tema.
    Por la misma línea tengo entendido que también era familia de Roque, el del yate Granma.

Dejar respuesta