Bored to Death, una comedia-bisagra

0
640

Serie de tres temporadas de HBO, emitida entre 2009 y 2011, Bored to Death es una comedia-bisagra, en el sentido de entender los derroteros asumidos por el género hoy día, sobre todo en los terrenos del cable y del streaming, donde acontece su ejercicio más interesante.

Bajo la influencia a tres bandas del indie, las pulsaciones de un Wes Anderson in the mood for ligerity y la hilaridad reflexiva antiheroica alla Allen, la obra empero introdujo buenas nuevas en su universo, a la manera del acercamiento a la moral del outsider o personajes tan conflictivos como pat√©ticos, la originalidad argumental, el tono bizarro, los giros sorpresivos, las disrupciones narrativas y esa mod√©lica ambig√ľedad hoy comunes en cierto tipo de exponentes de la propia cadena u otras como FX, Netflix o Amazon, pero a la saz√≥n elementos casi todos echados en falta dentro del ic√≥nico corte de comedia televisiva de ventitantos minutos.

Jonathan Ames, el escritor real, escribe esta serie sobre s√≠ mismo o una variante parecida de s√≠ mismo: Jonathan Ames, un escritor neoyorkino en bloqueo creativo transmutado en investigador privado sin licencia a partir de la lectura de obras polic√≠acas. Lo encarna el actor Jason Schwartzman. Su mejor amigo es nada menos que Zach Galifaniakis (quien llev√≥ al culmen de su expresi√≥n el patetismo desbordado por los vectores humanos centrales de comedias de esta guisa en su Baskets). Zach da vida a un artista del comic aqu√≠, tan inseguro e inmaduro -mega tema del g√©nero en la era Apatow- como su amigo. Tambi√©n apoya a Ames un ricach√≥n dandy y juguet√≥n, suerte de jefe y mentor suyos, asumido con verdaderas ganas por Ted Danson. La convergencia en pantalla de estos tres personajes le funciona muy bien al material, con destaque para el √ļltimo.

Bored to Death se empina, adem√°s, por su frescura y desenfado, a m√°s del tono de irreverencia que ya a la altura de 2016 y la avalancha reciente de producciones de este corte comienza a abrumar fundamentalmente en su juego de espejos alterados con las se√Īales de lo ‚Äúpol√≠ticamente correcto‚ÄĚ, pero entonces no tanto. M√°s pura en tal sentido, la serie de HBO, logra imantar a su universo por la manera tan espont√°nea, directa, como describe la naturaleza de la din√°mica existencial de su antih√©roe protag√≥nico y sus dos compinches.

Pese a ser una comedia muy divertida e inteligente, necesaria de ver a efectos de sopesar cuanto advendría, varios críticos y muchos espectadores despotricaron de Bored to Death. Es de imaginar por consecuencia que sufran a mares con Man Seeking Woman, Master of None, The Last Man on Earth o hasta la misma Girls u otras. Ojalá recapaciten, rebobinen y le concedan otra oportunidad, porque de lo contrario seguirán más perdidos en el espacio que George Clooney en Gravity.

Dejar respuesta