Biden camino a COP26 sin plan doméstico para reducir emisiones

El presidente estadounidense, Joe Biden, parte hoy hacia Europa para asistir a un encuentro de líderes mundiales en Escocia con el objetivo de crear políticas definitivas que frenen el cambio climático.

En la cita que se celebrará en Glasgow hasta el 12 de noviembre, el mandatario intentará probar que su país retomó la lucha contra el calentamiento global tras la gestión de su antecesor, Donald Trump (2017-enero 2021), quien se retiró de todo compromiso mundial relativo al clima.

Sin embargo, los disensos internos y el continuo regateo en el Congreso sobre la legislación que hará avanzar sus objetivos climáticos amenazan con socavar ese mensaje en el escenario mundial.

Biden esperaba presentar en la conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático, conocida como COP26, el proyecto de ley que persigue reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su país hasta un 52 por ciento en 2030.

Pero hasta el miércoles por la noche el Partido Demócrata aún no había llegado a un acuerdo sobre la iniciativa, lo que obligó a Biden a abandonar Washington sin un pacto en la mano.

El plan incluye cientos de miles de millones de dólares de inversión en energías limpias, pero el programa que premiaría a las compañías eléctricas por invertir en renovables y penalizaría a las que no lo hicieran, fue recortado del proyecto.

Relacionado 👉 Financiación del clima es tema polémico en COP26

Aunque los demócratas son optimistas y esperan conseguir un acuerdo en los próximos días, la falta de legislación podría dificultar que Biden convenza al mundo de que puede cumplir sus promesas.

‘Cumplir es fundamental para mantener la credibilidad en la escena mundial e influir en otros países para que tomen medidas igualmente ambiciosas’, dijo el director asociado de cambio climático de Oxfam America, Tom Damassa.

La administración de Biden intentó poner fin a las antiguas exenciones fiscales a los combustibles fósiles, que los analistas estiman que cuestan entre 15 y 20 mil millones de dólares al año, pero ese esfuerzo también quedó engavetado.

Se espera que uno de los proyectos de ley amplíe los créditos fiscales para determinadas industrias, como la eólica y la solar, e incluya subvenciones y préstamos para que los agricultores se pasen a la energía limpia.

A inicios de su gestión, en enero pasado, Biden devolvió a Estados Unidos al acuerdo climático de París y anunció el objetivo del país de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir