Biblioteca de Cienfuegos enfrenta plaga de golondrinas

Atenuar las afectaciones generadas por las golondrinas en la Biblioteca Provincial de Cienfuegos Roberto García Valdés, es el objetivo fundamental de la restauración de este inmueble, que deberá iniciarse en los próximos días.

“Primero trabajaremos en la parte eléctrica y la carpintería, aunque lo más apremiante resulta la rehabilitación del segundo piso, apuntó Neify Castellón Vega, directora de la Biblioteca. Allí evaluamos cómo evitar la entrada de las aves, que tanto perjudican la belleza de nuestra institución.

“Las golondrinas han creado un hábitat en el edificio y sus heces fecales han contaminado, principalmente, la Sala General. Las mallas que deben impedirles el paso están rotas y las paredes se encuentran sucias. El ambiente es poco higiénico y con la reparación queremos limpiar y sanear”.

Según los  directivos del centro, las acciones constructivas no paralizarán el servicio bibliotecario. Solo algunas salas se verán limitadas de manera momentánea, pero existe la intención de continuar con la dinámica habitual hasta el término de las labores en diciembre de 2017.

Aun cuando la restauración podría aliviar el problema, “deben buscarse otras soluciones: aditamentos que las ahuyenten por el sonido, la colocación de mallas en los ventanales, porque no podemos matarlas ni mucho menos (…) Ellas anidan en los capiteles e interiores del inmueble; son aves migratorias y hace tiempo están aquí de forma permanente”, sostuvo Natalia Guillén Guillán, técnica de la Sala de Arte.

“Han acabado con la instalación. Sus excrementos deterioran las sillas, las mesas, las paredes y los estantes de libros, agregó Olga María Sarría Smith, técnica de la Sala de Hemeroteca. Incluso, los usuarios han sido afectados directamente y ya llevamos años en esta situación”.

La fumigación mensual del centro con el asesoramiento de especialistas en Veterinaria ha favorecido la conservación del fondo bibliotecario, pese a los daños visibles que presenta el edificio por la invasión de las golondrinas.

“Nosotros comenzaremos la reparación y haremos cuanto se pueda para que la Biblioteca Provincial de Cienfuegos sea ese lugar bonito y elegante, a donde muchos asisten para refugiarse en los libros”, concluyó Castellón Vega.

Guardar

Share
Roberto Alfonso Lara

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

3 Comentarios en “Biblioteca de Cienfuegos enfrenta plaga de golondrinas

  • Avatar
    11 mayo, 2017 en 3:45 pm
    Permalink

    Ese tema de las golondrinas en la biblioteca no es nuevo, recuerdo cuando estudiaba en la decada del 90, ya las golondrinas hacian de las suyas alli, por favor, poner mallas plasticas en las ventanas y puertas, evitando asi que aniden en el interior, o inventenle un lugar en la azotea donde ellas puedan proquearse y continuar su vida, ojo nada que atente contra el bienestar de las golondrinas, con ellas tenemos que convivir siempre en paz, ojala lo logren y solucion un problema de mas de 25 años…..ya debia haber sido resuelto, lo que nadie se ocupa, pregunten quien es el que debe responder y veran que no hay nadie, asi no avanzamos en nada

    Responder
    • Avatar
      18 mayo, 2017 en 1:20 pm
      Permalink

      Concuerdo plenamente contigo Delvis Toledo.

      Responder
  • Delvis Toledo desde Cienfuegos
    10 mayo, 2017 en 12:29 pm
    Permalink

    El tema “golondrinas” ha sido un tema bastante delicado desde el poco tiempo que llevo asistiendo a la instalación. Sin embargo, he podido sacar mis propias conclusiones al respecto, teniendo en cuenta los comentarios de otros operadores de la biblioteca.
    1. Sin dudas, estas hermosas avecillas han arruinado el panorama interno de la biblioteca, mas no debe apreciarse esta acción como rara o extraña, ya que la “Petrochelidon fulva cavicola” más conocida como Golondrina de las cuevas tiene como hábito anidar en los salientes de las edificaciones altas (tratándose por supuesto del espacio urbano) y por supuesto, en lugares apartados como cuevas y riscos de nuestros campos. Estoy seguro que hay otras instalaciones que presentan golondrinas en su interior; “invasión” me suena a culpa, sin embargo ellas sólo han actuado de acuerdo a su instinto natural.
    2. Lo anterior no soluciona el problema de la biblioteca, sin embargo, corresponde ahora a otros organismos como el CITMA o Flora y Fauna en la provincia, atender directamente este asunto. Esto es obvio; nadie más calificado que sus operadores para investigar, indagar y buscar una solución que no afecte ni a las aves ni al local. Resulta patético, a mi modo de apreciar las cosas, que aun no se haya puesto sobre la mesa una solución decorosa a este asunto por parte de estas entidades.
    Aun no sé cuál será la técnica que se empleará para que los encargados de la restauración no afecten los nidos de las aves (lo único que se me ocurre es la utilización de algún sonido determinado, no lo sé) Lo que sí me queda claro es que estas aves son las mejores ingenieras y arquitectas (sin haber asistido a la universidad); con esto digo que sería un verdadera atrocidad destruir uno de sus nidos aun estando ellas aquí.
    Esto lleva, como dije, una investigación. Si cualquier ecologista innato como yo puede hacerlo. ¿Por qué no se estudia a esta golondrina profundamente para poder evacuarla sin daños fuera de la Biblioteca? Más aun sabiendo que la “golondrina bibliotecaria” de Cienfuegos es una subespecie endémica del país, dato importante que nos dice que “no emigra hacia otras latitudes.”
    ¿Seguirá o no seguirá siendo un ave “bibliotecaria” nuestra golondrina? Esa es la cuestión.

    Responder

Responder a Danays Toledo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share